07 de agosto de 2022

Soldados rusos muertos Ucrania

Los cuerpos de 11 soldados rusos muertos en combate en la región de JarkovAFP

131 días de guerra en Ucrania

Los 400 cuerpos de soldados caídos en combate que Putin oculta a Rusia

Vladimir Putin sostiene su farsa. El hombre que ordenó invadir Ucrania el 24 de febrero, se esfuerza hasta el infinito y más allá para que los ciudadanos rusos no vean un cadáver de sus soldados.
Las tropas del Kremlin los han dejado tirados en el campo de batalla. En algunos casos, han llegado a rematarlos para no tener que cargar con los heridos y en otros, los enterraron de mala manera para negar su muerte.
Poco a poco se ha ido descubriendo la barbarie de las fuerzas de ocupación con los ucranianos, pero también con los suyos. Salieron a la luz los engaños a sus propios hombres y jóvenes reclutas que pensaban que iban a realizar maniobras y se encontraban en la guerra.
A medida que se sumaban los días en la invasión que no cesa, se sucedían las deserciones, el paso adelante de la conquista y la retirada forzada por la resistencia del más débil. Con éstas quedaban al descubierto las pruebas que ponían sobre la mesa del Tribunal Penal Internacional, quien es quién en esta tragedia.

Los rusos también mueren

Diferentes estimaciones hablan de miles de caídos en combate. La cifra podría rondar los 40.000. Difícil de demostrar, lo cierto es que los rusos también mueren y su jefe de Estado les oculta.
El gobierno de Ucrania ha entregado hasta la fecha -informa Efe- los cuerpos sin vida de más de 400 soldados rusos caídos en combate y Rusia «los recoge en secreto», evitando hacerlo públicamente para que la población no lo vea.
Iryna Vereshchuk, viceprimera ministra responsable de la reintegración de los territorios temporalmente ocupados de Ucrania, facilitó esta información. Lo hizo en el espacio conjunto de noticias que emiten las cadenas de televisión locales y que difunden las agencia del país.

Hemos devuelto más de 400 cuerpos. Son muy pocos porque sabemos que hay muchos másIryna Vereshchuk, viceprimera ministra ucraniana

«Ya hemos devuelto más de 400 cuerpos... Definitivamente son muy pocos, porque sabemos que hay muchos más», explicó la ministra de Volodimir Zelenski.
Rusia «no quiere que sus ciudadanos vean que se entregan grandes cantidades de cadáveres. Entiende lo explosivo que sería esto», así que « lo están haciendo casi en secreto, no públicamente, y están tratando de no entregarnos ningún cuerpo a nosotros», precisó.
Para Vereshchuk, la falta de acuerdo con los rusos en esta cuestión va a plantear problemas en el futuro.

En busca del ADN

«Estamos realizando la identificación y el análisis genético de acuerdo con los protocolos europeos. Rusia no apoya los europeos por principio. Se apega a sus prácticas bárbaras medievales y a sus propios protocolos», lamentó.
«En el futuro, esto será un problema importante porque los exámenes que ellos hacen, sus análisis genéticos, definitivamente no cuadrarán, y es posible que no coincidan los cuerpos que nos entregan con los de nuestras listas (de soldados muertos). Es un problema al que nos enfrentamos, pero estamos pensando en cómo podemos resolverlo», añadió.
Según el gobierno ucraniano, cerca de 36.000 soldados rusos han muerto en territorio ucraniano desde que comenzó la invasión. El Kremlin, como no podía ser de otro modo, lo niego todo, incluido que esté en guerra.
En casi cuatro meses de invasión, los rusos han logrado hacerse con el control, prácticamente, de todo el este de Ucrania. Esto es, de la región del Donbás y de otras del sur próximas a la península de Crimea, que ocuparon en 2014. Este precedente, sin consecuencias graves para el Kremlin, quizás fue el que le hizo pensar a Putin que la historia, con esta nueva invasión de Ucrania, iba a repetirse. Se equivocó.
Comentarios
tracking