01 de diciembre de 2022

El expresidente Luis Ignacio Lula da Silva en plena campaña

El expresidente Luis Ignacio Lula da Silva en plena campañaMiguel Schincariol / AFP

La sombra de un posible fraude electoral eclipsa la campaña de Brasil

Los fraudes electorales en Hispanoamérica son muy comunes, pero en algunos países como Brasil, la transparencia y la limpieza electoral parecía ser un debate superado, hasta que en julio el presidente Jair Bolsonaro criticó la fiabilidad del sistema electoral brasileño durante una reunión con un grupo de embajadores extranjeros.
En esa comparecencia, el mandatario dedicó gran parte del tiempo a explicar los riesgos de las urnas electrónicas. Bolsonaro también sugirió que algunos miembros del Tribunal Supremo Electoral (TSE) «conspiran» para favorecer en las elecciones del próximo 2 de octubre al expresidente Luis Ignacio Lula da Silva.
Tras dos semanas de dar inicio oficialmente la campaña electoral, el tema ha tomado protagonismo eclipsando una de por sí muy polarizada contienda en la que el presidente Bolsonaro busca su reelección frente Lula da Silva.
El candidato izquierdista, favorito según las encuestas, esta semana trató de comprometer a Bolsonaro ante la opinión pública. Lula aseguró ante periodistas extranjeros que «el ciudadano puede estar seguro de que se van a acatar los resultados de las elecciones».
Lula recordó que en la historia democrática de Brasil nunca hubo un caso de que un candidato derrotado no haya reconocido los resultados de las elecciones y agregó que «lo importante» es conseguir hacer unas «elecciones civilizadas, llenas de esperanza y de propuestas» y que «la polarización no sirva para el odio».
El expresidente izquierdista, procesado por actos de corrupción y absuelto por la justicia brasileña, lidera las encuestas de intención de voto con alrededor del 45 % de la intención del voto, mientras Bolsonaro logra un 30%.

Respetará los comicios «si son limpios»

En una entrevista al canal Globo, en el informativo de mayor audiencia de Brasil, el presidente Bolsonaro, afirmó esta misma semana que respetará el resultado de las elecciones de octubre si los comicios se realizan de una forma «limpia y transparente».
«Sea cual sea el resultado, con elecciones limpias y transparentes, los resultados tienen que ser respetados», declaró el mandatario al tiempo que evitó prometer que reconocerá el resultado electoral si pierde las elecciones, como indican todas las encuestas.
Desde al año pasado, Bolsonaro ha estado criticando el actual sistema de votación electrónica, implementado en el país desde 1996 y que nunca tuvo fraudes comprobados.

Intento de atajar a Bolsonaro

La Justicia electoral de Brasil determinó el miércoles que deben ser retirados de internet los vídeos en los que Bolsonaro criticó la fiabilidad del sistema electoral frente a embajadores extranjeros el pasado julio.
La decisión fue leída por el magistrado Mauro Campbell Marques, del TSE, quien determinó que los vídeos debían ser retirados de internet en un plazo de 24 horas, en referencia a las redes sociales, como Facebook y Youtube, y el canal estatal EBC.
Para Campbell Marques, la declaración de Bolsonaro ante el cuerpo diplomático «parece configurar un abuso en el ejercicio de la libertad de expresión» y puede afectar el desarrollo de las elecciones al «diseminar informaciones falsas» relativas al sistema de votación.
«Lejos de adoptar una postura de colaboración con el perfeccionamiento del sistema electoral, el representado insiste en divulgar deliberadamente hechos no verdaderos al afirmar que hay fallos en el sistema de realización y conteo de votos en Brasil», afirmó el magistrado.
Paralelamente, la Procuraduría General de la República inició un «análisis preliminar» para determinar si Bolsonaro incurrió en algún delito por sus declaraciones, pero descartó abrir una investigación formal por el momento.
Comentarios
tracking