01 de diciembre de 2022

El presidente de Chile, Gabriel Boric, vota el plebiscito constitucional en el Liceo Industrial Armando Quezada Acharan, en la austral ciudad de Punta Arenas (Chile)

El presidente de Chile, Gabriel Boric, vota el plebiscito constitucional en el Liceo Industrial Armando Quezada Acharan, en la austral ciudad de Punta Arenas (Chile)EFE

Chile

Los chilenos rechazan con rotundidad la Constitución y asestan un duro golpe a la izquierda

Por un abrumador 61,8 % frente a un 38,1 %, los chilenos votaron no este domingo a la propuesta de nueva Constitución

Ganó el sentido común. Con un abrumador 61,8 % frente a un 38,1 %, los chilenos rechazaron este domingo la propuesta de nueva Constitución elaborada por una convención, paritaria e indigenista, elegida tras la ola de protestas de 2019.
La derrota supone un duro revés para la izquierda del país y el primer gran batacazo de Gabriel Boric. El presidente de Chile encajó el golpe y volvió a prometer que impulsará un nuevo proceso constituyente.
«Me comprometo a poner todo de mi parte para construir, en conjunto con el Congreso y la sociedad civil, un nuevo itinerario constituyente (...) Los chilenos y chilenas han exigido una nueva oportunidad para encontrarnos y debemos estar a la altura en este llamado», subrayó.
Con el escrutinio inapelable, Boric convocó a los presidentes del Congreso y a representantes de la sociedad civil. la cita será hoy en La Moneda. Entre todos, se supone, decidirán qué camino seguir. El desafío no es menor.
«Llevaremos adelante una ronda de conversaciones para recoger las propuestas de los distintos sectores que se han comprometido ante el país con establecer un nuevo Proceso Constituyente», garantizó.
El sucesor de Sebastián Piñera indicó que conversó con algunos de los actores políticos y adelantó que, «más allá de las legítimas diferencias, sé que prevalece la voluntad de diálogo y encuentro».
En una intervención en la cadena nacional, llamó también a toda la ciudadanía «a abordar juntos y unidos la construcción del futuro».
Durante su intervención, Boric hizo referencia a la excusa que provocó este plebiscito, idea original del anterio jefe del Estado: «No olvidemos por qué llegamos hasta aquí, ese malestar sigue latente y no podemos ignorarlo». La referencia era una alusión, sin condena, al estallido social o «delictual», como lo califican algunos de octubre del 2019.
El presidente se felicitó de que este proceso electoral haya tenido la mayor convocatoria en las urnas de toda la historia del país. El dato era previsible ya que el voto, voluntario en Chile, se hizo obligatorio para el plebiscito.

Rechazo en todas las regiones

El «Rechazo» al nuevo texto se impuso en las 16 regiones del país, incluidas la Metropolitana -que alberga la capital- y la costera Valparaíso, donde ganó contra todo pronóstico con el 55,4 y el 57,6 %, respectivamente.
El texto que ha naufragado, por la sensatez de los chilenos, declaraba a Chile un Estado plurinacional, anulaba el Senado, se perdía en una maraña de identidades de género y proponía convivir con un Poder Judicial y en paralelo con otros indígenas. Un delirio.
Comentarios
tracking