26 de septiembre de 2022

Giorgia Meloni, líder de Hermanos de Italia y favorita en las elecciones del 25 de septiembre de 2022

Giorgia Meloni, líder de Hermanos de Italia y favorita en las elecciones del 25 de septiembre de 2022Efe

Elecciones Italia

Cuatro razones por las que Meloni, la aliada de Vox, puede 'extravincere' en Italia

Un nuevo sistema electoral favorece las grandes coaliciones. Ser mujer y no haber participado en el anterior Gobierno potencia su candidatura

Todos los sondeos electorales en Italia sitúan en primer lugar, y con una tendencia creciente, a Fratelli d'Italia. El partido que preside Giorgia Meloni, de 45 años, mantiene una alianza en Europa con Vox y comparte muchos de sus principios.
Pese a que la izquierda ha agitado el fantasma del fascismo para movilizar al electorado, hay cuatro factores que apuntan al éxito de esta mezcla de Olona y Ayuso el próximo domingo.

Fuera del sistema y mujer

En ese contexto, hay que recordar que Fratelli d'Italia fue el único gran partido italiano que en febrero de 2021 no se integró en la coalición de Gobierno para apoyar a Mario Draghi.
Tanto Berlusconi, de Forza Italia, como Salvini, de la Lega, participaron en un ejecutivo que ha terminado desintegrándose este verano. La carrera en solitario de Giorgia Meloni, que algunos calificaron como «antisistema», se ha visto premiada por los electores, que la han visto pasar de un 7 % en las encuestas hace año y medio a superar el 25 %.
También el hecho de ser la única mujer candidata a presidir el Gobierno dentro de los grandes partidos se ve como un factor alternativo. En un país donde los gobiernos duran menos que los entrenadores de fútbol, el hecho de que por primera vez pueda ocupar el cargo una mujer se ve como una esperanza de cambio.

Respaldo firme a Ucrania

A diferencia de sus aliados en las próximas elecciones, Meloni ha marcado un perfil propio desde el primer día con la guerra de Ucrania.
En Italia se recuerda las buenas relaciones de Berlusconi con Vladimir Putin, dos «machos alfa» que siempre se han entendido bien.
También Salvini ha mantenido en el pasado un diálogo fluido con el líder ruso. Ambos han intentado hacer valer su vieja amistad para contribuir a la paz, pero se han visto defraudados día tras día. En el caso de Salvini, ha mantenido una actitud crítica frente a las sanciones a Rusia.
El hecho de que Meloni se manifestara desde el primer día a favor de apoyar a Ucrania es algo que ha calado en los electores. Hay una sensación de que no tiene otros intereses económicos, como siempre ocurre en el caso de 'il cavaliere'.

Apoyo a la contratación

En un país con altos niveles de desempleo, sobre todo en el Sur, y con salarios bajos, la propuesta estrella de Giorgia Meloni está siendo bien aceptada. Se trata de reducir los impuestos a las empresas que más contraten. A su juicio «el Estado no crea riqueza ni puestos de trabajo. Son las empresa y los trabajadores los que tienen que hacerlo. Lo que sí puede hacer el Estado es favorecer a quienes crean riqueza y puestos de trabajo».
El principio de «quien más crea empleo, menos paga» se irá aplicando a lo largo de la legislatura. Pero Meloni se compromete a que «desde el primer momento nos empeñamos en introducir un mecanismo de 'superdeducciones' fiscales para quien aumenta el número de trabajadores con respecto a los años precedentes».

Beneficiada por el sistema electoral

Con todas sus diferencias, el partido de Giorgia Meloni se presenta unido a Forza Italia y la Lega. Es una coalición que, según las últimas encuestas, superará el 45 % de los votos en Italia. Son más de 20 puntos por encima del Partido Democrático, lo más parecido al PSOE, que figura segundo en las encuestas y muy lejos del Movimiento 5 Stelle, un partido en claro declive.
La división en la izquierda es muy beneficiosa para el centro-derecha con la nueva ley electoral, ya que se creó en 2017 para potenciar a los bloques mayoritarios.
Se trata de un sistema en el que el 61 % de los escaños se asignan en proporción al número de votos, mientras que un 37 % depende de la mayoría en circunscripciones uninominales, donde se lleva los escaños la coalición más votada, y un 2 % se destina al voto del extranjero.
Este nuevo sistema puede llevar a que el centro-derecha salga sobrerrepresentado en las dos cámaras, una victoria que los italianos denominan extravincere.
Comentarios
tracking