09 de diciembre de 2022

Ejército de viejos de Putin

El nuevo ejército de jubilados que Putin manda al frente de combajeAFP

215 días de guerra en Ucrania

Putin, desesperado, manda al frente de batalla a un viejo «Ejército de papás»

El Kremlin no logra un ejército fresco y profesional y recurre a hombres en edad de jubilación, con aspecto envejecido y más aspecto de prisioneros que de soldados dispuestos a dejarse la piel en el campo de batalla

La guerra desatada por Vladimir Putin comienza a tener rasgos surrealistas. La potencia que presume de tener uno de los dos Ejércitos mejores del mundo va de traspiés en traspiés.
Sus fracasos militares frente a Ucrania, el enemigo invadido que le complica la victoria, han puesto en evidencia que esas Fuerzas Armadas hacen aguas por todas partes.
La «movilización militar parcial», anunciado por Putin la semana pasada fue un gesto más de su desesperación. Con un apartado oculto del decreto que, a la hora de la verdad significa que el Kremlin puede llamar al frente a quien se le antoje, la estampida de hombres que huyen de Rusia en edad del servicio militar, no cesa.
Por el contrario, las últimas imágenes muestran unas unidades compuestas por hombres en edad de jubilación, con aspecto envejecido y más cerca de la tercera edad que de la juventud.
Los reservistas que Putin manda al frente peinan canas en el escaso cabello que les queda, se despiden de sus mujeres que ya son abuelas y sirven en bandeja que los medios de comunicación los hayan bautizarlos como «El ejército de papá».
Ejército de viejos de Putin

Un grupo de madres y abuelas despiden a sus maridos que parten para la guerraAFP

El anunció de Putin de que le bastaría con reclutar a unos 300.000 hombres para dar y ganar la batalla final a Ucrania, parece, tras ver estás imágenes, una escena lastimosa de una vieja película bélica del siglo pasado, rodada en blanco y negro con extras de bajo presupuesto.
Las fotografías de los reservistas resultan humillantes para el Kremlin y para esos hombres con más aspecto de prisioneros que de soldados dispuestos a dejarse la piel en el campo de batalla . Los «números» reclutados pertenecen a zonas de la Rusia profunda y fueron seleccionados entre las comunidades rurales obreras.
Ejército de viejos papás de Putin

Imagen de la formación de «nuevos reclutas» del «Ejército de papás»AFP

Las clases poderosas y aquellas que se arriman al Kremlin parecen tener las espaldas cubiertas y no son convocados, pese a que el gobierno garantizó que no habría excepciones. El caso del hijo del portavoz del Kremlin provocó una ola de protestas que, una vez, pusieron en evidencia al Gobierno.
«En los siete días desde que el presidente Putin anunció la «movilización parcial», se ha registrado un éxodo considerable de rusos que buscan evadir la convocatoria», difundió en un comunicado el ministerio de Defensa británica, recogido por el Daily Mail.
Fracasados todos los intentos, Putin amenaza con recurrir a su arsenal nuclear si la guerra se le sigue complicando como hasta ahora.
El anuncio de la anexión de los territorios del Donbas donde se celebraron unos simulacros de referéndum, significa otra vuelta de tuerza a una maquinaria bélica obsoleta y una provocación a la OTAN y a occidente.
Hasta los soldados rusos iban con las urnas por las casas pidiendo que votaran con papeletas abiertas.
La supuesta movilización parcial anunciada por Putin y el anuncio de la anexión encendió más las luces de alarme.
Varios países pidieron la salida inmediata de Rusia por temor, como advirtió Estados Unidos a que el Kremlin «se niegue a reconocer la ciudadanía estadounidense de los ciudadanos con doble nacionalidad, negarles el acceso a la asistencia consular de los EE. UU., impedir su salida de Rusia y reclutar a los ciudadanos con doble nacionalidad para el servicio militar».
En paralelo la Unión Europea dio luz verde a su octavo paquete de sanciones, Japón hizo lo propio y China y la India, en el bloque de amigos de Putin, expresan su preocupación y toman distancia del ex agente de la extinta KGB.,
El Instituto para el Estudio de la Guerra, un grupo de expertos con sede en Washington, citó un vídeo en línea de un hombre que se identificó como miembro del 1er Regimiento de Tanques de Rusia, quejándose por la ausencia de adiestramiento.
«Es poco probable que los hombres movilizados con uno o dos días de entrenamiento refuercen significativamente las posiciones rusas afectadas por las contraofensivas ucranianas en el sur y el este», observa el instituto.

«Algunos tipos quitaron las armaduras de los cadáveres de los ucranianos y se las llevaron ellos mismos. Su blindaje de la OTAN es mejor que el nuestro».Sergey, soldado ruso en el frente

En otra comunicación captada Sergey le dice a su novia: «Algunos tipos quitaron las armaduras de los cadáveres de los ucranianos y se las llevaron ellos mismos. Su blindaje de la OTAN es mejor que el nuestro».
Un Sergey diferente le confiesa a su madre: «Había 400 paracaidistas. Y solo 38 de ellos sobrevivieron porque nuestros comandantes enviaron soldados al matadero». Ahora, pareciera que le toca el turno al «Ejército de papás».
Comentarios
tracking