Fundado en 1910

24 de febrero de 2024

Emmanuel Macron, presidente de Francia, con soldados de la fuerza Barkhane en el Sahel

Emmanuel Macron, presidente de Francia, con soldados de la fuerza Barkhane en el SahelStephane Lemouton / GTRES

Francia

El plan de Macron para revivir el servicio militar obligatorio choca con el rechazo de los jóvenes

El presidente francés intenta fortalecer el espíritu patriótico que Francia perdió cuando puso fin al servicio militar obligatorio en 2001

El presidente Emmanuel Macron enfrenta una oposición generalizada a su sueño de fomentar la unidad nacional al obligar a los adolescentes y jóvenes franceses a cumplir cuatro semanas de servicio cívico.
El esquema comenzó de forma voluntaria en 2019, pero atrajo solo a 32.000 jóvenes el año pasado. Macron está decidido a dar nueva vida a un proyecto que espera recree el espíritu patriótico que muchos ciudadanos creen que se perdió cuando Francia puso fin al servicio militar obligatorio en 2001.
El presidente francés quiere que el Servicio Nacional General sea obligatorio para los jóvenes entre los 15 y los 17 años, pero los sindicatos que representan a profesores y estudiantes, así como partidos de oposición de izquierda, comentaristas e incluso algunos de sus propios diputados, dicen que el proyecto será prohibitivamente caro y de valor dudoso.

Una forma de unir a una juventud fragmentada en torno a valores comunesEmmanuel MacronCampaña electoral de 2017

El diario británico The Times recuerda que la idea fue un componente clave del manifiesto de Macron cuando se postuló por primera vez a la presidencia en 2017, cuando se promocionó como «una forma de unir a una juventud fragmentada en torno a valores comunes».

Un programa singular

El programa fue inaugurado dos años después y consta de dos etapas. El primero consiste en enviar a los adolescentes a «campos de cohesión» donde se les entregan uniformes y pasan quince días participando en actividades deportivas y culturales mientras aprenden sobre «rituales» republicanos franceses como izar la bandera tricolor cada mañana.

Ni un campamento de verano, ni el ejército, ni la escuela, sino la mejor parte de los tresSarah El HaïryMinistra de la juventud de Francia

La segunda etapa consiste en una misión de interés público de 12 días, por ejemplo, con una organización benéfica o en un hogar de ancianos o una base militar. Sarah El Haïry, la ministra de la juventud de Francia, describió el plan como «ni un campamento de verano, ni el ejército, ni la escuela, sino la mejor parte de los tres».
Macron, que no tiene hijos, está decepcionado porque los jóvenes franceses han mostrado poco entusiasmo por su proyecto. Un asesor cercano del mandatario le dijo a Le Figaro que «él habla de eso todo el tiempo» en privado y que estaba convencido de que su servicio cívico «estructuraría la generación». También se dice que cree que pasará a la historia como uno de sus grandes logros.

¿Un error catastrófico?

El presidente francés había planeado anunciar este mes que el servicio sería obligatorio para todos los 800.000 adolescentes de Francia, pero habría cambiado de opinión después de que algunos de sus asesores le advirtieran que podría estar al borde de un error catastrófico, de un costo estimado entre un mil millones a tres mil millones de euros al año.
Mientras que el régimen voluntario funciona durante las vacaciones escolares, la versión obligatoria funcionaría durante el período lectivo; por lo que nadie imagina que Macron se atrevería a obligar a los adolescentes a renunciar a sus vacaciones.

Es difícil recrear un sentimiento patriótico en una sociedad individualistaGuillaume RoquetteEditor de 'Le Figaro'

Guillaume Roquette, editor de Le Figaro, dijo que la idea no tenía sentido. «Es difícil recrear un sentimiento patriótico en una sociedad individualista donde pocas personas aceptarían las restricciones que conlleva el servicio militar obligatorio. El peligro, por lo tanto, es dar a luz un proyecto dudoso que no tiene mucha utilidad, cuesta un ojo de la cara, y cuyo objetivo principal es permitir que el presidente pronuncie buenos discursos».
Comentarios
tracking