Fundado en 1910

21 de julio de 2024

El primer ministro húngaro tiene todo en su mano para conseguir grandes beneficios para su país

El primer ministro húngaro tiene todo en su mano para conseguir grandes beneficios para su paísAFP

Diplomacia

Esto es lo que pide Viktor Orbán a cambio de no bloquear la ayuda a Ucrania

La estrategia húngara está logrando lo que parecía imposible hace unos años al tener la sartén de Bruselas por el mango en tanto en cuanto siga vigente la aprobación por unanimidad en el Consejo

El Consejo Europeo acordó este miércoles iniciar los procedimientos legislativos necesarios con el Parlamento Europeo para preparar los 50.000 millones de euros en ayuda económica. Ucrania se encuentra al borde del colapso y sin el apoyo financiero será imposible que siga sosteniendo el esfuerzo de guerra.

Este paso se ha dado gracias al desbloqueo de Hungría tras levantar parcialmente su veto que impuso en la última reunión de diciembre. Un movimiento que no ha sido en falso y con el cual Budapest puede imponer sus condiciones diplomáticas justo en un momento en el que se veía con el agua al cuello entre la presión política y económica sostenida por Bruselas.

Una de las primeras condiciones es la revisión anual por unanimidad del apoyo financiero de la UE a Ucrania, lo que otorgaría al primer ministro Viktor Orbán el poder de bloquear la ayuda a Kiev o conseguir más concesiones a cambio.

En cuanto al aspecto económico -la razón principal de la diplomacia húngara en estos meses- Hungría busca una prórroga del fondo de recuperación de covid (NextGenEU) más allá de su fecha de vencimiento en 2026. Esto permitiría a Budapest ganar más tiempo para desbloquear y gastar su parte de la financiación, congelada anteriormente debido a preocupaciones sobre la situación del Estado de derecho en el país.

Sin embargo, esta propuesta no es bien recibida por los socios comunitarios ya que sostienen que el fondo era extraordinario y destinado a amortiguar los efectos económicos de la covid. La diferencia, en este caso, es que todos los países han cobrado la totalidad o gran parte de esas ayudas mientras que a Budapest se le congeló, de ahí que Orbán ahora pida más tiempo para acceder a ellos.

Otra de las reclamaciones es sobre la plataforma STEP, otro fondo destinado a financiar inversiones en renovables que fue recortado por los países del norte en su momento, y con el que los socios del sur tuvieron más margen de maniobra. Budapest quiere tener la misma posibilidad que estos últimos para gastar los fondos de cohesión en apoyo de las industrias nacionales.

Hungría se está convirtiendo en una suerte de epicentro empresarial para Alemania y China, entre otras. Este impulso al ser un conector entre Europa y Asia es parte de la estrategia de la administración Orbán.

Si Budapest quiere hacer de la necesidad virtud, se encuentra en el mejor momento. La urgencia de Bruselas para aprobar determinadas medidas hace que el voto de Hungría valga oro, y Orbán lo sabe. Además, si avanza la idea de convertir a la Unión Europea en un superestado, uno de los procedimientos que se eliminarán será el del veto, dando más poder a los países más grandes respecto a los pequeños.

Comentarios
tracking