Imagen de la gigafactoria de VW en Salzgitter

Imagen de la gigafactoría de VW en Salzgitter

Industria

«No hace falta construir más gigafactorías»: Wayne Griffiths, CEO de Seat y Cupra, confirma un secreto a voces

El sector del automóvil europeo y mundial se cuestiona ya la hoja de ruta hacia el coche eléctrico empujados por la débil demanda del mercado

Todos o casi todos los grupos automovilísticos actuales han flirteado con la posibilidad de instalar una gigafactoría en España. A la sombra de los planes de ayuda europeos a la automoción (Perte), desde la norteamericana Tesla hasta las chinas BYD o MG, pasando por todos los fabricantes europeos los mensajes en este sentido han sido constantes.
La realidad es que a día de hoy el grupo Stellantis, Volkswagen y Renault son los únicos fabricantes del sector que han apostado decididamente por la industria del automóvil español. Una apuesta que se ha traducido ya en la fábrica de baterías del grupo VW en Sagunto que ya está en construcción y la de Stellantis en Zaragoza, que salvo sorpresa de última hora iniciaría sus obras el año que viene.

Realidades, no promesas

Tal y como publicaba El Debate Motor hace ya casi un mes, el problema real es que con la demanda actual de coches eléctricos que hay en España, apenas un 5 % (menos de 50.000 unidades al año) no hay necesidades reales de construir más gigafactorías.
Wayne Griffiths, presidente de Seat y de Anfac

Wayne Griffiths, presidente de Seat y de Anfac, lo confirmó hace unos días

La confirmación oficial llegó de la mano de Wayne Griffiths presidente de la Asociación Nacional de Constructores de Automóviles y Camiones, Anfac, que en declaraciones al diario Expansión confirmaba que por el momento España no necesita más gigafactorías más allá de las ya previstas.

Si no se vende, no se fabrica

Un jarro de agua fría al sector que el directivo, que es además CEO de Seat y Cupra, justificó por las bajas ventas de coches eléctricos en España. Con un 5 % de matriculaciones de coches eléctricos no se justifica que España produzca un volumen elevado de este tipo de vehículos, por lo que es necesario que el Gobierno tome medidas urgentes para el incremento de las ventas de coches eléctricos, ya que de lo contrario las fábricas nacionales pueden pasarlo mal.
Hace solo unas semanas Ford retrasaba sus inversiones para la producción de coches eléctricos en Almussafes, mientras que el grupo Stellantis está a la espera de nuevas ayudas del Gobierno tras la frustración que ha supuesto que el ejecutivo tan solo le haya concedido 52 millones de euros de los fondos Perte de los 220 solicitados. Una decisión de la que podría depender el futuro de la factoría de baterías que el grupo francés tiene previsto construir en Zaragoza.
La gigafactoría de Stellantis debería levantarse en Zaragoza

La gigafactoría de Stellantis debería levantarse en Zaragoza

En el caso del Grupo Volkswagen, España tiene la fortuna de que las obras para la factoría de Sagunto ya hayan empezado, pues a nivel mundial tenía prevista la construcción de hasta seis fábricas de este tipo y por el momento ha congelado los planes en cuatro: Suecia, Alemania, Canadá y España.
Las declaraciones de Wayne han supuesto una bofetada de realidad a un sector que caminaba por la peligrosa senda del sobredimensionamiento industrial, lo que podría provocar una catástrofe para el automóvil europeo, mientras la industria china observa con complacencia este camino a ninguna parte. Toda una declaración de intenciones que el propio Griffiths resume en una frase: «La transformación hacia el vehículo eléctrico no está funcionando según lo previsto».

¿Nuevos plazos?

Algunos países europeos y algunos fabricantes de automóviles hablan ya abiertamente de un replanteamiento de los plazos marcados por Europa hace ahora dos años. Lo que supone que a partir de las elecciones europeas de 2024 podríamos asistir a un nuevo panorama a la electrificación de la mano de realidades como los combustibles sintéticos y la demanda real de coches.
Elementos como este generan incertidumbre tanto en los compradores de coches como en los propios fabricantes de automóviles, que están retrasando sus inversiones para conocer la hoja de ruta real que dará paso al coche eléctrico.
Comentarios
tracking