07 de diciembre de 2022

HorizonteRamón Pérez-Maura

Sánchez roba deportistas a España

De 38 ediciones del gran campeonato de esta modalidad de pelota vasca, 30 lo han ganado no vascos. Vaya por Dios

Decíamos en estas páginas el pasado 27 de octubre [Otro suicidio de España (y van…)] hablando del País Vasco que «son dos los deportes a los que se ha dado la posibilidad de crear selecciones nacionales propias: pelota vasca y surf. El enunciado de la futura ley del deporte parece limitar esas selecciones escindidas a 'modalidades y especialidades deportivas con arraigo histórico y social'. Admito que no se puede discutir el arraigo de la pelota vasca en el País Vasco. Pero también se juega en el norte de Navarra y apuesto a que esto servirá para que algunos buenos pelotaris navarros sean incluidos en la selección nacional vasca. Y con ello el nacionalismo expansionista vasco ganará terreno. No he oído ni la más mínima protesta de la presidenta de Navarra, la socialista María Chivite.
Admito que es bastante lo que he aprendido de la pelota vasca en sus diferentes modalidades desde hace menos de un mes. Mucho más de lo que entendí en los cinco años que me pasé estudiando periodismo en la Universidad de Navarra, en mi añorada Pamplona –a veces–.
Lo primero es que se juega también en la Rioja, además del sur de Francia. Y según la entrada de «pelota vasca» de la Wikipedia, se practica en hasta 25 países del mundo, incluyendo todos los de Iberoamérica, además de Filipinas y ¡Suecia! La duda es cuántos suecos o filipinos practican este deporte. Pero olvidemos ese detalle ahora. Hablábamos de la pelota vasca por la decisión de Sánchez de permitir que haya federaciones de dos deportes vascos que puedan competir internacionalmente en igualdad de condiciones con España: un suicidio. Como decíamos, los dos deportes son el surf y la pelota vasca. Y ninguneábamos esta última modalidad deportiva porque sólo se practica en las vascongadas. Pero mi incultura enciclopédica se ha corregido un poco este fin de semana con motivo de celebrarse en el frontón Bizkaia de Bilbao el Campeonato de Pelota Vasca del Cuatro y Medio, que es la máxima competición que se disputa en esta modalidad de pelota mano. Se comenzó a celebrar en el año 1953 auspiciado por la Federación Española de Pelota Vasca. El sábado se celebró una nueva edición y el ganador, una vez más, fue un navarro. Con esto, el palmarés de ganadores por provincias (no se hace por países porque, aunque en la Wikipedia digan que se juega en 25 naciones, la realidad es que sólo lo han ganado jugadores de dos países, y de esos dos, todas han sido victorias españolas menos una que lograron los franceses). El palmarés provincial es el que sigue:
Navarra: 26
Guipúzcoa: 5
La Rioja: 3
Vizcaya: 2
Álava: 1
Lapurdi (Francia): 1
Es decir, de 38 ediciones del gran campeonato de esta modalidad de pelota vasca, 30 lo han ganado no vascos. Vaya por Dios.
Así que como anticipábamos aquí el 27 de octubre, esta nueva cesión de Sánchez a los separatistas ayudará a que la pelota vasca, que es un juego en el que los mejores jugadores españoles no son vascos, acabará yendo por el mundo y el Gobierno vasco intentará llenar su selección nacional de manistas navarros. Y no hará falta que yo les diga que no será ni el Gobierno de la nación personificado en su ministro de Deportes, Miquel Iceta, que tanto disfrutaría viendo a los pelotaris con sus manazas en acción, ni el de la socialista navarra, Uxúe Barkos, tan rendida a los independentistas vascos, los que intentarían convencer al renovado campeón navarro, Joseba Ezkurdia, para que compita bajo la bandera española. Para qué crear tensiones. Cedamos, como siempre. Primero les damos la selección y después los jugadores que no son suyos. Sánchez se los roba a España. Que no haya tensión.
Comentarios

Más de Ramón Pérez-Maura

Últimas opiniones

tracking