Fundado en 1910

15 de junio de 2024

Cosas que pasanAlfonso Ussía

De culos, con perdón

Señalar a los vascos de sucios es rotundamente injusto. Fueron tres los guarretes, y a Sevilla viajaron más de ochenta mil

Actualizada 16:04

Decía Javier Arzallus que los vascos se distinguen del resto de la humanidad por la discreción anatómica de sus culos. Sabino Arana ya apuntó que los «maquetos» se movían muy malamente por la excesiva esfera de sus traseros, en tanto que los vascos eran gráciles y ágiles en los andares por la discreción carnal de sus posaderas. «El vasco tiene el culo escurrido y no hay contestación científica a esta realidad». En el seminario, un novicio palentino y el seminarista Arzallus cruzaron, ante testigos, una inmortal apuesta. Fue Arzallus el primero en dejarse medir su culo tabla característico entre los vascones puros. Cuando le llegó el turno al palentino, éste se opuso a la medición. «Javier, no lo has entendido. Los culos se tienen, pero no se miden. Y menos aún, en un seminario». Arzallus se refería, como Arana, a los culos masculinos, a sabiendas de las enormidades balompédicas de muchas mujeres vascas. Precisamente, por el fútbol, se han hecho virales unas fotografías que demuestran que, por el culo, es muy complicado atribuir el origen y el RH de sus portadores. Entre dos coches, una joven uniformada con la camiseta del Athletic micciona en una calle de Sevilla y muestra un glorioso pandero, mucho más armónico que el de Beyoncé. De lo que no hay duda, en lo que concierne a los glúteos femeninos, es que los más grandes y desparramados se encuentran en las calles de Nueva York y en la isla de Tonga, donde su reina consorte Nanasipau, ú Tuku´aho, esposa de Su Majestad Tupou VI, ordenó al servicio de carpintería de Palacio que agrandaran su trono para poder sentarse e incorporarse posteriormente sin que el trono le acompañara por la imposibilidad de independizarse de su pandero.

Según la ciencia que se ocupa de los culos humanos, existen siete modelos diferentes. El culo pera, o cuchara, guitarra y campana; el culo redondo, o culo pelota o burbuja; el culo reloj de arena, el culo diamante, el culo triángulo, el culo triángulo invertido, y el culo rectángulo o culo tabla, que era el preferido de Arzallus y uno de los motivos fundamentales para exigir la independencia de las Vascongadas. Todo es cuestión de la anatomía y encaje de los cinco músculos que conforman un trasero. El gluteus maximus, el gluteus medius, el gluteus minimus, el piriformis y el ilio-psoas.

El pompis se tiene hasta los dos años de edad, lo mismo en los varones que en las hembras. A partir de los dos años, se tiene culo. Una mujer de sesenta años no puede quejarse, después de recibir una inyección vitamínica, «de dolor de pompis». Se trataría de una expresión delictiva. Pero de vuelta o retorno a la fotografía de la «neska» bilbaina haciendo pis entre dos coches aparcados en una calle de Sevilla, hay que reconocer que la exposición de su culo se interpreta como la de un culo vasco, no por su composición, sino por la camiseta del Athletic de Bilbao. Se trata de un culo melocotón temprano o albaricoque, muy lejano al culo tabla vizcaíno que tanto llenaba de emoción y orgullo al difunto recogedor de nueces. Pero sobre todo, retrata una falta de educación y civismo de imposible defensa, como otra de las imágenes, la de dos forofos del club Campeón de la Copa del Rey y Campeonato de España, liberándose de aguas en las puertas de una iglesia sevillana. Claro está que señalar a los vascos de sucios es rotundamente injusto. Fueron tres los guarretes, y a Sevilla viajaron más de ochenta mil.

Pero el culo de ella, por su esplendor, su armonía, su redondez perfecta y su exhibición durante un acto nada aprovechable para la estética, desmiente a Sabino Arana, a Javier Arzallus y a los nacionalistas que se ocupan de estas cosas.

Y el PP renuncia a llevar a Begoña Gómez al Senado.

Si Feijóo fuera comanche, sería el Gran Jefe Culo Temeroso.

Comentarios

Más de Alfonso Ussía

  • La boda

  • Mártires del egoísmo

  • aussia
  • Las herederas

  • En los huesos

  • Broncano y Miró

  • tracking