27 de junio de 2022

TribunaJosé F. Martín Cinto

La dignidad humana

La ideología de género tiende a arrasar en nuestra sociedad y no tiene reparos en mentir, creando sin existir, falsas alarmas sociales

En el principio del siglo XIX, se planteó seriamente que las mujeres no son por naturaleza inferiores al hombre y que, por tanto, hombres y mujeres deberían ser tratados como iguales, en cuanto inteligencia y raciocinio. De ahí, partió la base de un feminismo moderado, que convivió sin problema alguno con postulados más a la izquierda, como el socialismo de finales del siglo XIX. Sin embargo, las graves situaciones sociales de la Europa del siglo XIX hicieron que se radicalizaran todos los postulados relacionados con el feminismo. A partir de la aparición de Simone de Beauvoir, con sus postulados y de sus seguidoras, fue como se constituyó la ideología de género, que incluso rompió con el feminismo, reduciendo la identidad de la mujer a su comportamiento sexual, negándole lo más importante, que es la procreación.
A lo largo del siglo XX, se radicalizaron los postulados, apareciendo en la agenda política el importante papel que tuvieron la ONU y otros organismos internacionales.
Pues bien, es seguro que a partir de los años 1995 y 1996, toma el poder cultural y político la ideología de género, que tiene, aparentemente, un avance imparable. Además ocurre que muchas mujeres bien intencionadas y que están en contra de la ideología de género creen que, por el bien general, es necesaria la igualdad total entre hombre y mujer y teniendo la mujer su éxito personal como única forma de realización personal y sin que la maternidad pueda impedírselo; la maternidad, como accidente colateral en la vida de las mujeres. Según creo yo, no es cierto el axioma que se ha puesto en boga, que lo que importa es la calidad y no la cantidad de tiempo que le dediquemos a nuestros hijos; eso, además de ser totalmente falso, lleva al desastre a la familia como la conocemos.
Nuestra cultura se ve claramente amenazada por la ideología de género y no me resisto a tratar de hacer un resumen lo mejor y claro posible de los principales puntos de los que se compone.
  • Dice que los hombres y mujeres no son diferentes y que, por tanto, se puede elegir si queremos ser hombre o mujer y que la biología no tiene nada que decir. Este primer punto está claro que no es verdad, ya que la biología nos hizo sexuados, teniendo biológicamente campos distintos para preservar la especie.
  • La ideología de género no tiene ninguna base científica y, por eso, es precisamente una ideología.
  • La radicalización del feminismo dio paso al término «género»; ser mujer y madre se considera una carga que oprime brutalmente a la mujer.
  • El desprecio a la mujer real, en especial a la feminidad y la maternidad.
  • Hay que odiar al hombre como opresor.
  • Las mujeres, como los hombres, deben vivir una sexualidad masculina, es decir, sin consecuencias de ningún tipo; ahí es cuando entra el aborto como derecho.
  • Aparecen los gustos homosexuales, que se unieron a las feministas, poniendo en valor sus gustos sexuales como una opción más.
En resumen: creo que esta teoría es el principio del fin de la feminidad y de la masculinidad.
Podría seguir detallando más esta ideología y todos los pasos que han ido dando, pero creo que con lo anterior queda bastante claro en qué consiste esta ideología, que tiende a arrasar en nuestra sociedad y que no tiene reparos en mentir, creando, sin existir, falsas alarmas sociales, imponiendo sus postulados con leyes que les permiten conseguir inversiones desproporcionadas de fondos públicos y algo realmente grave que vemos de día en día, el cómo se van introduciendo en el acceso a menores, desde los centros educativos y así poderles ideologizar, al margen de padres y familia.
Me despido pidiendo a todo el que quiera escuchar, que como hombres y mujeres y como ciudadanos concretos, debemos frenar cuanto antes que se pueda aplicar esta teoría, que no tiene otro objetivo que destruir lo más preciado que como hombres tenemos:
¡¡La Dignidad Humana!!  
  • José Martín Cinto es licenciado en Ciencias Físicas 
Comentarios

Más de José Fernando Martín Cinto

  • La unidad de España

  • Últimas opiniones

    tracking