22 de enero de 2022

La medida supone un refuerzo a las tesis pro-vacunas que ha establecido el Papa Francisco

La medida supone un refuerzo a las tesis pro-vacunas que ha establecido el Papa FranciscoPexels

El Vaticano dejará sin sueldo a quien no reciba la tercera dosis

La Santa Sede endurece las medidas contra la COVID-19 en su territorio. Trabajadores, restauradores y participantes en congresos o seminarios deberán certificar que están vacunados
Desde el próximo 31 de enero todos los trabajadores del Vaticano y colaboradores de entidades externas deberán haber recibido la tercera dosis de vacuna contra la COVID-19 o contar con certificado de curación. Mediante una ordenanza que se ha publicado este 12 de enero, la obligación de la triple dosis se extiende también a los participantes en congresos y seminarios, así como a los servicios de restauración en espacios cerrados.
La insistencia del Estado del Vaticano en la necesidad de la vacunación queda clara en las penalizaciones en caso de incumplimiento. El personal que a partir de febrero no presente el certificado de vacunación completo no podrá acceder al lugar de trabajo, por lo que se considerará una ‘ausencia injustificada’, con la consiguiente suspensión del sueldo diario durante todo el periodo de ausencia.
Sin al tercera dosis no se podrá acceder al puesto de trabajo

Sin al tercera dosis no se podrá acceder al puesto de trabajoPexels

Obligatoriedad de la FFP2

Entre las medidas vigentes desde este 10 de enero se encuentra la exigencia de llevar una mascarilla tipo FFP2 en todos los espacios cerrados. También se mantiene la obligación de llevar mascarilla en espacios abiertos, así como de respetar las distancias de seguridad y la higiene de manos.
Según informan desde el Vaticano, a partir de esta segunda semana de enero se suspenden los desplazamientos de trabajo, salvo específica autorización en aquellos órganos de Gobierno donde no se pueden aplazar los encuentros.
El endurecimiento de las medidas contra la COVID en la Santa Sede coincide con las medidas que se están tomando en Italia tras el aumento de los pacientes en cuidados intensivos desde el mes de diciembre, consecuencia de la nueva cepa de coronavirus. Cabe recordar que actualmente no es posible viajar en tren o en autobús urbano en las ciudades italianas sin contar con el certificado de la tercera dosis o de curación. 
tracking