03 de julio de 2022

reflexionó sobre la corrección polític

reflexionó sobre la corrección políticGuadalupe Belmonte

Jornada Católicos y Vida Pública

Sánchez Saus advierte de que la Iglesia puede caer «en la megaideología de la corrección política»

El historiador reflexionó sobre las infiltraciones de lo políticamente correcto en la vida eclesial​

«Hemos de plantearnos hasta qué punto lo políticamente correcto está introduciéndose en la vida de la Iglesia», advirtió el historiador Rafael Sánchez Saus. El catedrático de Historia Medieval en la Universidad de Cádiz ofreció este miércoles la primera conferencia de las XI Jornadas Católicos y Vida Pública de Cádiz, una intervención en la que advirtió del peligro de que los cristianos acojan en su seno ideologías «anticristianas».
El también director del Congreso Católicos y Vida Pública apuntó que la Iglesia está buscando ámbitos de encuentro con el mundo, tal vez buscando «cristianizar» la corrección política, pero que esta actitud acarrea un peligro. «Hemos de plantearnos si este acercamiento es posible, o si se corre el riesgo de una desnaturalización de la fe, y de caer en el mayor de los fracasos: perder las almas», apuntó.
Las XI Jornadas Católicos y Vida Pública en la ciudad gaditana están organizadas por la Asociación Católica de Propagandistas, se celebran en la Fundación Cajasol. Llevan por título ‘La dictadura de lo políticamente correcto’, un fenómeno que Sánchez Saus bautizó como «la mega-ideología de nuestro tiempo», porque sus postulados son compartidos por un espectro ideológico amplísimo: «En España -añadió-, de Podemos al PP han hecho de la corrección política su verdadera alma».

El consenso de la descristianización

Presentado por José Ramón Pérez Díaz-Alersi, socio del centro de Cádiz de la ACdP, Sánchez Saus planteó que la corrección política bebe de dos fuentes: el marxismo cultural y las ideologías liberales, ligadas después a la Revolución Sexual. «Este doble origen permite un consenso entre grupos, lobbies y fuerzas progresistas, tanto izquierdistas como liberales-centristas», insistió el catedrático.
Sánchez Saus señaló que lo políticamente correcto no es un sistema filosófico ni un modelo coherente, sino un conjunto de posiciones difusas, que van del género al ecologismo catastrofista, pasando por el revisionismo histórico y el relativismo filosófico. «Todo se condensa en una actitud de victimismo y de intolerancia al discrepante, que es reducido al silencio y apartado de la vida pública», señaló el ponente.
Rafael Sánchez Saus María Fernanda de Paz Rafael Zornoza José Ramón Pérez Díaz-Alersi y Francisco Pavón

Rafael Sánchez Saus María Fernanda de Paz Rafael Zornoza José Ramón Pérez Díaz-Alersi y Francisco PavónGuadalupe Belmonte

En esta línea, la Iglesia se ve como un elemento opresor, que ha ejercido esta influencia a lo largo de siglos. Desde esta perspectiva, «el pecado original de la civilización occidental es haber nacido cristiana», apuntó, lamentando que se están redefiniendo las nociones de bien y mal, dejando a la Iglesia «fuera de juego». Como respuesta, Sánchez Saus adelantó el título del próximo Congreso Católicos y Vida Pública: «Proponemos la fe. Mantenemos un legado».

Contra el «totalitarismo blando»

«El enemigo de la corrección política es la antropología cristiana», sentenciaba el obispo de la diócesis de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, durante la inauguración de las jornadas. El prelado señaló que el «talón de Aquiles» de lo políticamente correcto es que se presenta como un consenso indiscutible, pero que no lo es, y advirtió que «el totalitarismo blando se presenta como un fenómeno casi-religioso».
Zornoza criticó la deriva de una Europa que excluye su tradición cristiana y pidió «volver a las esencias». «En una sociedad secularizada -aseguró- es necesario mostrar la grandeza de la verdad, del bien, de la cultura de la vida y de la búsqueda de la verdad», y pidió a los presentes no olvidar que -como dijo el papa Francisco en una homilía reciente- «la vida cristiana es una milicia». En esta línea, advirtió contra el riesgo de caer en una religión a la carta, en el pensamiento débil o en la pereza consumista.
En la inauguración también participaron Francisco Pavón, secretario del centro de Cádiz de la ACdP, y María Fernanda de Paz, directora de las Jornadas Católicos y Vida Pública, quien recordó que el objetivo del encuentro es «impulsar el rechazo de la sociedad a la dictadura de lo políticamente correcto». De Paz criticó la falta de libertad para -por ejemplo- rezar en la calle en un contexto en el que «también se está matando», en referencia a las leyes del aborto y la eutanasia.
Comentarios
tracking