07 de diciembre de 2021

Un cartel indica la obligatoriedad de mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros en Países Bajos

Un cartel indica la obligatoriedad de mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros en Países BajosEFE/EPA/Jeroen Jumelet

COVID-19

La distancia de seguridad sin mascarilla no sirve de nada, según la Universidad de Cambridge

Un estudio constata que la dirección que toman las gotículas y aerosoles cuando se emiten sin cubrebocas puede ser diversa y tener un alcance superior a dos metros a causa de varios factores
La distancia de seguridad de dos metros para evitar la transmisión del virus en caso de no portar mascarilla es inútil. Esa es al menos la conclusión de un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Cambridge, que aseguran que las probabilidades de contagio van mucho más allá de la mera distancia y que son varios los factores y condicionantes que intervienen en esta cuestión.
Los resultados, que han sido publicados en la revista científica Physics of Fluids, establecen que las gotículas y aerosoles que se emiten cuando alguien tose dependen no solo de la distancia a la que se encuentren otras personas cercanas, sino también de aspectos como el flujo del aire, el movimiento de las gotas o la evaporación.
Para comprobarlo, los investigadores aplicaron modelos informáticos para conocer la dirección que tomaban las partículas expulsadas. Y constataron que la trayectoria estaba sujeta a múltiples factores que podían dispersarlas.
«Cada vez que tosemos, podemos emitir una cantidad diferentes de líquido, por lo que si una persona está infectada, podría estar emitiendo muchas partículas de virus o muy pocas», apunta Shrey Trivedi, del Departamento de Ingeniería de la Universidad de Cambridge y primer autor del estudio, en referencia a la carga vírica, otro de los elementos que influyen en el impacto de las gotas expulsadas.
«Pero incluso si expulso la misma cantidad de gotas cada vez que toso, hay fluctuaciones en la velocidad y la temperatura que pueden implicar un alcance superior al de dos metros», señala el investigador jefe, Epaminondas Mastorakos.
No es la primera vez que estudios similares ponen en duda la distancia de seguridad adoptada a nivel universal como medida de prevención contra la covid. De hecho, una investigación llegó incluso a señalar que las motas de polen podían transportar el virus aún más lejos en espacios exteriores.
Por todo ello, los autores del trabajo apelan a una combinación de las pautas de seguridad que incluya el uso de la mascarilla y la ventilación, además de la propia distancia.
tracking