09 de agosto de 2022

Murciélagos de Laos, listos para su consumo

Murciélagos de Laos, listos para su consumoWikipedia

Investigación

Se estrecha el cerco sobre el coronavirus: se habría originado en los murciélagos de Laos

Un estudio publicado en la prestigiosa revista Nature concluye que los virus más parecidos a la COVID-19 proceden de tres especies diferentes de estos animales del país asiático

Tres especies diferentes de murciélagos de Laos, en el sudeste asiático –una de las regiones calientes epidemiológicamente hablando– podrían haber sido el animal donde se originó el coronavirus, que posteriormente saltó a un animal intermedio antes de contagiar al ser humano.
Esa es la hipótesis que manejan los investigadores del Instituto Pasteur y la Universidad de Laos, cuyo trabajo acaba de publicarse ahora en la prestigiosa revista Nature.
La investigación se basó en el análisis de 645 murciélagos que viven en las cuevas de este país asiático, y arrojó como conclusión principal la existencia de tres virus estrechamente vinculados al SARS-Cov-2.
Los expertos, que visitaron un complejo de grutas de caliza en el norte de Laos, llegaron a recoger más de 1.500 muestras de sangre, heces, saliva y orina.
En estos animales localizaron siete sarbecovirus –un subgénero que incluye los SARS y virus cercanos– y secuenciaron el genoma completo de cinco de ellos a partir de las muestras anales, por lo que se denominan BANAL (Bat Anal).
Un hombre con una mascarilla escoge un pollo en el mercado callejero de Wuhan

Un hombre con una mascarilla escoge un pollo en el mercado callejero de WuhanEFE

De ellos, tres –el BANAL-52, 103 Y 236– parecen ser muy similares al virus que causa la COVID-19. Y en concreto el segundo de ellos sería idéntico en un 96,8 %.

Animal intermedio

Los investigadores del Instituto Pasteur de París, liderados por Marc Eloit, describen en su investigación (Bat coronaviruses related to SARS-CoV-2 and infectious for human cells) coronavirus genéticamente similares al SARS-CoV-2.
Sin embargo, es bastante probable que no llegase directamente al humano, sino que interviniera una especie intermedia.
Y eso es porque en los betacoronavirus nunca se ha observado, hasta el momento, la transmisión directa de un coronavirus de un murciélago a un humano.
Una cosa es que estos animales puedan infectarnos y otra que se produzca forzosamente el salto.
Según la investigación llevada a cabo por la OMS (Organización Mundial de la Salud), el escenario más probable de transmisión fue que precisamente hubiera uno o dos animales intermedios no identificados.
Las teorías de ese informe sobre el origen del coronavirus se catalogaron como un contagio de un animal a un humano, algo «posible o probable»; un animal intermedio entre el ser infectado y el humano, algo «probable o muy probable»; dejando únicamente como «posible» que el virus llegara a los humanos a través de productos alimenticios o que se escapara tras un incidente en un laboratorio, tachado como «extremadamente improbable».

Temas

Comentarios
tracking