01 de diciembre de 2022

Xavier Querol, investigador del CSIC, es un gran experto en contaminación del aire

Xavier Querol, investigador del CSIC, es un gran experto en contaminación del aire

Entrevista

Xavier Querol: «Los incendios contaminan un aire que provocará más mortalidad»

La ola de incendios que azota España dejará en el aire, y nunca mejor dicho, otras consecuencias de las que ahora no se hablan tanto por las emergencias de las llamas: el fuego forestal produce una tonelada de gases de efecto invernadero.
Dióxido de carbono, metano, dióxido de nitrógeno… son muchos los elementos amenazantes para nuestra atmosfera los que quedan liberados tras un gran incendio que además, acaba con las plantas y la vegetación encargada de absorberlos.
«El calentamiento favorece que haya más incendios», dice en esta entrevista con El Debate Xavier Querol, «lo que supone que sea la pescadilla que se muerde la cola», porque esas grandes cantidades de CO2 producen «un mayor calentamiento».
El investigador del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC) alerta del problema que supone este aire contaminado para la salud del ser humano: «Todos los estudios confirman que incrementa la mortalidad por causas cardiovasculares y la morbilidad por causas respiratorias».
–¿Cuáles son los principales gases contaminantes que se están emitiendo sobre la atmósfera?
–Hay que distinguir dos tipos de contaminantes atmosféricos: los primeros son los contaminantes atmosféricos climáticos. El 75 % del cambio climático se deben a los procesos de combustión. Lo que vemos es que los gases que producen más impacto es el dióxido de carbono, el metano, y otros gases como el monóxido de carbono y el ozono, además del hollín o carbono negro. Por otra parte tenemos los contaminantes de la calidad del aire, que los medimos porque tienen un impacto en la salud humana cuando se respiran: óxido de nitrógeno, partículas en suspensión y benzoalfapireno, un hidrocarburo cancerígeno. En Europa tenemos problemas con el cumplimiento de su control.
–Y en concreto, ¿qué gases liberan los incendios?
–En el primer grupo, sobre todo CO2, monóxido de carbono, metano y hollín de partículas de carbono negro. Los bosques tienen muchos efectos beneficiosos, porque preservan ecosistemas y fijan el suelo ante la erosión, retienen el agua que llueve y además es que tienen un papel de sumidero de CO2, porque lo atrapan y lo convierten en materia vegetal, fertilizando el suelo. Cuando el bosque se quema, ese 'almacén' enorme de carbono se libera de golpe e incrementan las concentraciones de contaminantes, que a su vez producen más calentamiento y, por tanto, se favorece que haya nuevos incendios. La pescadilla que se muerde la cola.

Un aire contaminado

–¿En qué medida se ve afectado el aire?
–Tras el incendio, se produce una combustión de golpe y poco eficiente, de manera que no se quema bien. Se emiten compuestos orgánicos volátiles, óxido de nitrógeno y partículas en suspensión. Esa masa de aire contaminado sube por la temperatura y se traslada. Alrededor del incendio también hay contaminación. Durante el transporte, los componentes contaminantes generan ozono. Por tanto, no solo las poblaciones cercanas a los incendios sufren esa mala calidad del aire, sino también las que están situadas a cientos de kilómetros. Lo vemos con la calima, el polvo se emite en el Sahara, pero llega a Canarias o a Madrid, porque la atmosfera está comunicada.

No solo las zonas cercanas a los incendios sufren esa contaminación, porque el aire transporta esos gases a muchos kilómetros

-¿Cuánta distancia puede recorrer ese aire contaminado?
–En Helsinki se ha registrado la peor calidad del aire debido a los incendios de Siberia. Cuando más grande es el incendio y más dura, más probabilidades tiene de afectar zonas lejanas. Aun así, la quema de biomasa es un problema grande para la calidad del aire, tanto las calefacciones de leña como la quema agrícola. No nos damos cuenta que muchas hogueras al final producen un fuerte impacto, porque es madera verde que produce más emisiones. Por eso se prohibió la quema de biomasa agrícola, que debe ser quemada en plantas preparadas.
–¿Qué escenario nos encontramos tras esta oleada de incendios?
–La gente que vive en la zona rural sabe que era un secreto a gritos que no se invierte en los bosques. Limpiar un bosque tiene un coste elevadísimo y el apoyo de la Administración no es el adecuado.
–¿Qué impacto tiene sobre nuestra salud ese aire contaminado?
–La OMS nos encargó un estudio en 2018 sobre impacto en la salud por la mala calidad del aire asociada a los incendios forestales. Incrementa la mortalidad por causas cardiovasculares y la morbilidad por causas respiratorias. Todos los estudios consultados así lo confirman.
Comentarios
tracking