Fundado en 1910

23 de julio de 2024

Vista de la presa de Valdecaballeros (Badajoz)

Vista de la presa de Valdecaballeros (Badajoz)EFE

La Junta de Extremadura se suma a los vecinos para que el Gobierno no derribe la presa de una nuclear

El Ministerio de Transición Ecológica ha aprobado la demolición de un embalse pensado para una central atómica del que se abastecen las poblaciones pacenses de Valdecaballeros y Castilblanco

La Junta de Extremadura, en manos del PSOE, presentará un recurso al Estado para evitar el derribo de la presa de la central nuclear de Valdecaballeros, tal y como proyecta el Ministerio de Transición Ecológica. Los vecinos de la zona también se oponen a esta decisión.

De esta manera, los habitantes de las localidades pacenses de Valdecaballeros y Castilblanco han encontrado en el Gobierno autonómico un aliado para evitar la demolición de estos bloques de hormigón, y con ella la desaparición del ecosistema que ha creado el embalse. Las organizaciones ecologistas creen que su derribo es el único camino para recuperar el río.

Oposición de los vecinos

La presa fue ideada para dar servicio a una central nuclear que nunca llegó a funcionar, por lo que ahora se pretende rectificar para devolver el cauce natural del río. El muro de 400 metros, construido para enfriar los reactores de la central, sirve de abastecimiento y recreo a los vecinos de varias localidades aledañas.

Esta presa, autorizada en 1979, fue construida para la refrigeración de dicha central, pero nunca cumplió su función porque nunca se puso en marcha la planta nuclear, dando paso a un nuevo ecosistema del que también se aprovechan los vecinos para pescar o pasar el día.

Los ecologistas dicen que para que los ríos funcionen hay que dejarlos en su estado natural, y eso explica que su movimiento presione para el derribo de presas y embalses construidas en ellos.

Sin embargo, vecinos, expertos y técnicos del agua entienden que es precisamente sin esa regulación artificial la que haría imposible atender a los usos de la sociedad, que se aprovecha de un agua regulada en periodos estivales donde, en su régimen natural, el caudal de muchos de nuestros ríos es casi inexistente. Las previsiones de sequía y cambio climático no hacen sino poner en relieve la importancia de que la presa siga en su sitio, así como del mantenimiento de los planes hidrológicos.

Además, si se acaban llevando a cabo los planes del Ministerio, que ha sucumbido a la presión de las organizaciones ecologistas, se acabarán con 40 años de un ecosistema, creado a partir de la puesta en marcha del embalse, al que se han adaptado diferentes especies de fauna y biodiversidad vegetal.

La Junta, dueña de los terrenos

El Ministerio de Energía, mediante el Proyecto de Orden Ministerial que modificaba el TEC/1/2020 de 3 de enero, cedía a la Junta de Extremadura los terrenos, emplazamientos e instalaciones de la Central Nuclear de Valdecaballeros.

El Ministerio de Transición, por su parte, defiende que el derribo de la presa no afectará al abastecimiento de la población. «Su demolición no repercutirá en el abastecimiento de agua de las dos poblaciones cercanas», declaró a EE el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, Samuel Moraleda.

Según el CHG, esta demolición cuenta con los informes favorables de la abogacía del Estado y del Consejo de Estado.
Comentarios
tracking