Fundado en 1910

21 de febrero de 2024

La escasez de semiconductores ha provocado que muchas empresas hagan sus propios modelos

La escasez de semiconductores ha provocado que muchas empresas hagan sus propios modelosPR

Nuevas oportunidades

La fiebre del chip cuando no hay chips

La crisis de semiconductores ha llevado a muchas empresas a fabricar sus propios chips y, por tanto, a mejorar sus terminales con mejores prestaciones

La escasez de los semiconductores ha provocado que no se fabriquen tantos chips como se demandan. En otras palabras, durante la pandemia se demandó tanta tecnología con chips que originó una escasez de semiconductores histórica.
Tras la presentación del Google Pixel 6 con el chip Tensor asistimos a un cambio de reglas respecto al uso y fabricación de microchips para móviles. Ahora son las propias compañías las que fabrican sus procesadores por dos motivos. En primer lugar, dejar de depender de las grandes fábricas que ahora tienen largas listas de espera. Y en segundo lugar, para hacer tecnología a su medida y dotar a los transistores y a los procesos de las características que necesita su tecnología.
Apple empezó con el M1 y ya fabrica el M1 Pro y el M1 Max. Huawei y Oppo serán los siguientes en anunciar móviles, tabletas o relojes inteligentes con sus propios chips y evitar los problemas de producción como los que han llevado a Apple a rebajar el número de iPhone 13 en un 12%. Al otro lado, los móviles a los que Android les ralentizaba su sistema operativo ahora podrán ajustarlo a sus necesidades.
Poner en marcha una fabrica de circuitos integrados cuesta aproximadamente 15.000 millones de euros. Fabrica unos 50.000 chips al mes, pero en dos años estará obsoleta porque es el tiempo en el que la industria suele aumentar el número de transistores y reducir su tamaño. Por cierto, es nos da una idea de que los verdaderos cambios en los productos tecnológicos llegan cada dos actualizaciones y la del medio solo sirve para un lavado de cara y poco más.

Condiciones

Una planta de semiconductores tiene unas condiciones especiales en las que el aire se renueva completamente cada dos minutos y los trabajadores llevan equipos de protección con materiales específicos. Una mota de polvo podría echar a perder la fabricación de un mes.
Los chips que producen las plantas pasan a lavadoras, móviles, relojes, coches, cámaras de fotos, frigoríficos… toda la tecnología necesita mecanismos para regularse y dar las prestaciones necesarias.
El caso más importante de carencia de semiconductores es el de la Xbox Series X. Microsoft cree que podrá comprarse sin restricciones en 2022 aunque los rumores apuntan a 2023. La mejor videoconsola de la empresa norteamericana apenas se vende porque apenas se puede fabricar. El mercado demanda más de lo que se puede fabricar y es complicado y caro abrir nuevas fábricas.
La pandemia ha vuelto a dar una oportunidad a las tecnológicas. La curva de la mejora pasa por su momento más bajo porque no pueden vender todo lo que ofrecen, pero, a la larga, será su oportunidad para mejorar sus productos con esos chips propios de los que tanto presumen. 

Temas

Comentarios
tracking