25 de septiembre de 2022

Muchos países han estado valorando prohibir la instalación en el país de equipos 5G de Huawei y otras compañías chinas

Muchos países han estado valorando prohibir la instalación en el país de equipos 5G de Huawei y otras compañías chinasEFE

Sanciones

Biden se apiada de Huawei y relaja el castigo que le impuso Trump

La empresa china podría volver a instalar Android en sus móviles

En 2019 Trump decidió poner a Huawei en la lista negra de las empresas peligrosas para la seguridad nacional del país. Meses después se desveló que, al margen de un supuesto espionaje mediante la red 5G, lo que también pretendía Trump era frenar el impulso de la tecnología china para proteger el producto norteamericano.

HarmonyOS

Huawei asumió la sanción y eso provocó una caída en picado en las ventas de sus teléfonos móviles, aunque su negocio también incluye las redes de comunicaciones y eso le hace soportar las pérdidas.
HarmonyOS es el sistema operativo que sustituye a Android en los móviles de Huawei. La sanción de Trump incluía que las empresas de Estados Unidos no podían colaborar con las de la lista negras sin permiso de Washington por lo que Google se quedó sin instalar su sistema operativo en sus móviles.
Según Bloomberg, la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio de Estados Unidos emitió una regla que autoriza cierta tecnología y software. La excepción se recoge así en el texto «participar plenamente en las organizaciones de estándares internacionales, particularmente donde los estándares críticos, pero a veces invisibles que establecen tienen importantes implicaciones comerciales y de seguridad nacional».
Es una apertura muy pequeña, pero un guiño hacia China tras la vuelta a la tensión política ocurrida por la visita de Nancy Pelosy a Taiwán el pasado mes de agosto.

Sin pruebas

De momento, no se sabe si Android volverá a Huawei ni sus nuevos modelos tendrán Gmail, Fotos, Google o Drive, pero permite que la competencia empresarial vuelva, aunque sin perder el control sobre un posible espionaje o un problema de seguridad nacional del que avisó Trump.
Lo curioso de estas sanciones, que se han replicado a otros países que no quieren saber nada de Huawei, es que nunca se demostró el uso de información de Europa o Estados Unidos para beneficio del Gobierno chino algo de lo que se ha quejado la compañía alegando que no hay «evidencias de que haya hecho algo mal».
Comentarios
tracking