04 de diciembre de 2022

'Miguel de Unamuno', cuadro de Maurice Fromkes, en el Museo del Prado

'Miguel de Unamuno', cuadro de Maurice Fromkes, en el Museo del Prado

La revista histórica que se niega a aceptar la ideología de género: «Estamos libres de imposiciones políticas»

La Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), dependiente del Ministerio de Ciencia, busca que las revistas científicas españolas establezcan un porcentaje mínimo del 40 % de mujeres en la composición de sus plantillas

En el tiempo en que vivimos, en el que el Estado trata de inmiscuirse en cada resquicio ya no solo de lo privado, sino también de lo académico, alzar la voz para defender la libertad parece un acto revolucionario. Pero así lo hacen algunos, a riesgo de ser cancelados o directamente expulsados de la esfera pública.
Uno de los últimos debates se ha generado en torno a los criterios de las revistas científicas españolas. La Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), entidad pública dependiente del Ministerio de Ciencia, quiere que las revistas científicas españolas establezcan un porcentaje mínimo del 40 % de mujeres en la composición de sus direcciones, secretarías, consejos de redacción, comités editoriales y consejos asesores.
Además, busca la existencia de un porcentaje similar de mujeres como revisoras de los trabajos enviados a las revistas y que la política editorial de las publicaciones en cuestión incluyan recomendaciones específicas a favor del uso de lenguaje inclusivo en los artículos científicos.
Además de puntuar el impacto y la visibilidad de la publicación, factores que resolverán si la revista renueva o no esa distinción, FECYT advierte de que, este año, también se procederá a evaluar las Buenas Prácticas en Igualdad de Género. Se trata de un indicador implementado por primera vez en la anterior convocatoria de evaluación, cuando la entidad decidió crear una mención especial a esas «buenas prácticas».
El Gobierno, a través del departamento de Ciencia, avisa a los editores de que, para obtener esa mención adicional al sello de calidad, deben cumplir con la «existencia de un porcentaje mínimo del 40 % de mujeres en la composición de los siguientes órganos, medidos de forma conjunta: Dirección, Secretaría de Redacción, Consejo de Redacción, Comité Editorial o Consejo Asesor».
La «existencia de un porcentaje mínimo del 40 % de mujeres como revisoras de los trabajos enviados a la revista» es otro de los requisitos destacados. Además, la política editorial de la revista debe «incluir recomendaciones específicas a favor del uso de lenguaje inclusivo en los artículos científicos» y «el nombre completo de los/as autores/as de los trabajos que publica». Que la revista informe sobre si los datos de origen de la investigación tienen en cuenta el sexo, con el fin de permitir la identificación de posibles diferencias es otra de las exigencias para obtener el mencionado sello.

'Aportes', un ejemplo de resistencia

Vistos los indicadores requeridos por la FECYT de cara a la evaluación de las llamadas «Buenas Prácticas en Igualdad de Género», Aportes: revista de historia contemporánea ha querido manifestar que no solicitará este sello de calidad mientras se mantengan elementos relacionados con la ideología de género «discriminatorios con los criterios de calidad».
«Desde la dirección de esta revista hacemos constar que no compartimos la exigencia de porcentajes mínimos en los órganos y labores de gestión de la publicación, como tampoco las recomendaciones específicas a favor del uso de lenguaje inclusivo», explican desde la dirección de la revista haciendo referencia a la convocatoria del Ministerio de Ciencia e Innovación con motivo del inicio del proceso de renovación del Sello de Calidad de Revistas Científicas de 2022.
Aportes tampoco tiene en consideración el punto quinto, referido a «informar sobre si los datos de origen de la investigación tienen en cuenta el sexo». «Tanto en la composición de nuestro Consejo Editorial como Asesor, así como en la nómina de colaboradores requerida para las evaluaciones de los artículos, nos guiamos por principios académicos ajenos a los requerimientos de género. El derecho a la gestión de una revista académica conforme a criterios de calidad que se exigen en una sociedad democrática nos mantiene dentro de la línea editorial que Aportes ha defendido desde su fundación en 1986: libres de las imposiciones políticas», declaran.

«Nos guiamos por principios académicos ajenos a los requerimientos de género»

En los últimos cuatro años, Aportes ha publicado un global de más de un 40 % de artículos de autoría o coautoría de investigadoras. Incluso han dedicado un monográfico, el número 105, a la «Mujer, sociedad y corte en el cambio de siglo». «Ha sido así, pero pudo no haberlo sido. No nos movemos por criterios paritarios. Nuestra responsabilidad estará siempre con el rigor, el debate y el interés académico», explican desde la dirección.

El próximo número, libre de ideología

En su nuevo número, Aportes presenta un artículo del catedrático de Alcalá Antonio Moral Roncal que desmonta las acusaciones contra Alfonso XIII a raíz de su responsabilidad en Annual. Por su parte, Gustavo Martín Asensio utiliza las fuentes primarias de la Comintern, encontradas en archivos rusos y británicos, para describir las estrategias de los agentes soviéticos en España antes de la Guerra Civil. Miguel Ángel García de Juan estudia la relación de Unamuno con la Segunda República a través de una carta enviada en septiembre de 1931 al director de la revista Los Quijotes de Puerto Rico, mientras que José Manuel Varela realiza un estudio sobre la refundación de los Colegios Mayores en España durante el franquismo.
Portada del nuevo número de 'Aportes. Revista de Historia Contemporánea'

Portada del nuevo número de 'Aportes. Revista de Historia Contemporánea'

Además, incluye dos artículos acerca de determinados episodios del siglo XIX: el Motín obrero de Almadén, investigación a cargo de los profesores Emiliano Almansa y Ángel Manuel Hernández, y un análisis de los escritos de los principales inspiradores del catalanismo que demuestra la fuerte influencia de las teorías racistas, obra de Jorge Polo Blanco. Por su parte, Fernando Dameto estudia el programa de Carlos IV para la América Española en las postrimerías del siglo XVIII y el papel de la Real Armada. El tema del carlismo lo aborda José Luis Agudín, de la Universidad de Oviedo, con un repaso por el actual panorama bibliográfico de la prensa carlista y los posibles caminos por explorar en el ámbito de las historias del periodismo.
La revista Aportes. Revista de Historia Contemporánea cuenta en la dirección con Alfonso Bullón de Mendoza y Gómez de Valugera, presidente de la Asociación Católica de Propagandistas.
Comentarios
tracking