09 de diciembre de 2022

Los mejores discos de 2022 según la revista 'Time'

Los mejores discos de 2022 según la revista Time

Los 10 mejores discos de 2022: de Bad Bunny a Saya Gray pasando por Beyoncé y la española Rosalía

La revista Time ha lanzado su importante lista de mejores discos, que incluyen a la artista catalana y su Motomami como única española en alcanzar el podio

Cada año, algunas de las revistas culturales más importantes del mundo lanzan su revisión de «lo mejor del año». Tal ha sido el caso de la revista Time, que acaba de publicar su ranking de mejores discos de 2022 basándose en que hayan sido capaces de «ensanchar los límites en lo referente al género, el tema y el sonido».
Desde veteranos como Beyoncé y Kendrick Lamar, que regresan triunfantes con discos frescos y perspectivas aún más frescas, hasta jóvenes artistas como Saya Gray, cuyo álbum de debut, 19 Masters, es una de las joyas musicales del año.

10. 'Motomami', de Rosalía

Según Time, la obra maestra conceptual de Rosalía en 2018, El Mal Querer, es tan intencionada y poderosa que era difícil que se superara, pero lo ha logrado «llevando su capacidad creativa al límite absoluto para hacer Motomami».
En este álbum ha trabajado con algunos de los mejores músicos de la industria, desde el rapero y productor Pharrell Williams en La Combi Versace y Hentai, hasta Frank Ocean, pasando por James Blake, cuya voz puede oírse al final de Diablo. «Motomami es una amalgama triunfante de diversos géneros, mezclando jazz, reggaetón, bachata, flamenco y pop. La inquebrantable tenacidad de Rosalía le ha permitido crear una obra de arte que muestra plenamente sus impresionantes habilidades vocales y de producción».

9. 'You Can't Kill Me', de 070 Shake

Danielle Balbuena, la rapera y cantante de R&B nacida en Nueva Jersey más conocida como 070 Shake, se ha hecho un nombre en la industria por desafiar las definiciones fáciles. «Con una voz potente y una composición dura pero tierna, ha trascendido los géneros y ha desafiado las nociones de identidad», explica Time. 070 Shake ha forjado un camino propio validado por Kanye West, que la fichó para su sello G.O.O.D. Music en 2016, y el grupo de rock indie The 1975, con el que estuvo de gira durante los primeros años de su carrera. You cant's kill me es su segundo álbum, en el que mezcla beats y sintetizadores ambientales, reflexionando sobre los altibajos de la vida y las maravillas del amor.

8. 'Mr. Morale & The Big Steppers', de Kendrick Lamar

Es incuestionable que se trata de uno de los mejores álbumes del año. Así lo ve también Time, que destaca de Kendrick Lamar su «carácter mesiánico»: ganador de un Pulitzer, defensor de los derechos civiles y heredero de Tupac, «destinado a llevar su ciudad, si no su raza, si no el mundo, sobre sus estrechos hombros». Por eso en Mr. Morale reflexiona precisamente sobre su responsabilidad moral, «un retrato fantásticamente rico de un artista en crisis». Lamar navega por las tensiones familiares, la ansiedad pandémica, la hipocresía y las aplastantes expectativas del público con agudeza y conmoción.

7. 'Big Time', de Angel Olsen

Angel Olsen grabó este disco después de la muerte de sus padres. En él explora sus emociones y los grandes («big») temas de la vida, como el amor, el sentido de la vida y, por supuesto, la muerte. Hay guitarras de pedal de acero, cuerdas bruñidas, cítaras y armonios. «Los exuberantes arreglos aumentan la que posiblemente sea la mejor interpretación vocal de Olsen hasta la fecha»: aporta tanto fuerza como sutileza a letras desgarradoramente crudas.

6. 'Electricity', de Ibibio Sound Machine

Es puro pop, pero pop del que provoca una corriente eléctrica recorriendo tu cuerpo. De utilizar la lengua Ibibio a componer una de las mejores canciones para bailar del año pasando por el empleo de vocoder y sintetizadores con «impresionantes subidas y bajadas sónicas y asombrosos intercambios culturales».

5. 'It's Almost Dry', de Pusha T

Dicen que el rapero Pusha T hace un rap brutal pero con estilo, materialista pero con profundidad psicológica. En este disco continúa ahondando en uno de los temas clásicos del rap, la lucha contra el crimen, pero haciendo juegos de palabras que han pasado a la jerga actual convertidas en bromas internas. Además, ha reclutado a algunos de los productores más reputados del hip-hop, desde Kanye West hasta Pharrell.

4. 'Chloe and the Next 20th Century', de Father John Misty

Josh Tillman, más conocido como su alter ego escénico, Father John Misty, se ha hecho un nombre como el hombre con más talento de la escena del folk rock contemporáneo. Este es su quinto álbum de estudio, en el que se aleja de sus melodías habituales para entrar en la big band, la bossa nova y las partituras de películas de la época dorada de Hollywood: «el álbum es una epopeya exuberante y elevada que convierte en canciones las narrativas de época», dice Time.

3. 'Renaissance', de Beyoncé

Antes del lanzamiento de Renaissance, su séptimo álbum de estudio en solitario, Beyoncé compartió a través de las redes sociales que se trataba de un proyecto creativo nacido de la necesidad de escapar, de libertad y de explorar que vivió durante la pandemia. Este «espíritu de liberación» está omnipresente en el álbum, una verdadera celebración de la música de baile y de su «historia negra».

2. '19 Masters', de Saya Gray

El álbum debut de esta cantautora está« lleno de ideas a medias, deambulaciones de guitarra, grabaciones vocales deslavadas y notas de voz perdidas», según Time. Pero dentro de todo el desorden, hay algo convincente en cada esquina melódica, con su voz rasgada y sus impecables melodías a guitarra.

1. 'Un verano sin ti', de Bad Bunny

Increíble pero cierto: el número uno para la revista Time es el portorriqueño Bad Bunny. Hay que reconocer que sigue siendo uno de los que más suenan, se ha llevado todos los premios y tiene casi todas sus canciones en recopilatorios y listas de éxito.
En su cuarto álbum de estudio, habla de desamor, pero también de su idolatría por Puerto Rico: se aprecian los ritmos propios del Caribe, que van desde el reggaetón y el dembow hasta el merengue y la cumbia, y los refuerza con elementos de dance hall y techno. «Benito extrae las experiencias universales del amor, la pérdida y el placer supremo de estar vivo y logra un proyecto excepcional que desafía los géneros, es intergeneracional y rompedor».
Comentarios
tracking