Fundado en 1910

18 de julio de 2024

Duke Humfrey's Library

Duke Humfrey's Library

Hogwarts existe y está en la Bodleian Library de Oxford

Oxford es de los principales atractivos académicos y turísticos de Reino Unido, y el universo Harry Potter es uno de los motivos. En este artículo recorremos la auténtica historia de la biblioteca de Hogwarts, que en realidad se llama Bodleian Library

La Bodleian Library, o Biblioteca Bodleiana en español, es el principal espacio para la investigación, preservación y obtención de fondos de la Universidad de Oxford. Ésta es una de las instituciones más prestigiosas a nivel nacional e internacional dentro del ámbito académico, siendo esta una de las razones por las que más se la conoce ¿La segunda razón? Porque es el escenario de dos de las escenas más conocidas de la saga Harry Potter en el ámbito cinematográfico.

La «sección prohibida»

Ambas tienen lugar en la primera película, Harry Potter y la Piedra Filosofal, cuando el protagonista consulta la «sección prohibida» de la biblioteca primero, y (sin espóilers) pasa un tiempo en la enfermería de la Escuela de Magia más adelante. Este último escenario se va a repetir en varios filmes, concretamente en el tercero (El Prisionero de Azkaban) y el cuarto (El Cáliz de Fuego). Los dos espacios son, en realidad, la Divinity School y la Duke Humpfrey’s Library, ambos pertenecientes al complejo de la biblioteca Bodleiana.

Habiendo servido probablemente de inspiración a J.K Rowling para la descripción de estos escenarios en las novelas, hemos querido no sólo aprender sino comprender más sobre ellos, sus orígenes y su historia. El origen de esta enorme infraestructura dedicada exclusivamente a la conservación del saber se remonta a principios del siglo XIV, cuando Thomas Cobham, obispo de Worcester, funda una pequeña biblioteca en la actual calle principal de la ciudad, High Street. Lo que empieza como una pequeña colección de textos esenciales para su consulta por los estudiantes de la naciente universidad va aumentando lentamente hasta que, a mediados de siglo, recibe una importante donación de manuscritos por parte de Humpfrey, duque de Gloucester y hermano del rey Enrique V de Inglaterra.

La enfermería de Hogwarts

Ello requiere del traslado de la creciente colección a un nuevo edificio, aun por construir, que se va a ubicar encima del edificio más antiguo que conservamos hoy en día de toda la universidad, y el que se considera su espacio de nacimiento: la Divinity School. En este edificio, que tarda casi medio siglo en completarse, se inicia la Escuela de Teología de Oxford como primer departamento de la futura universidad.

Interior de la Bodleian Library en Oxford

Interior de la Bodleian Library en Oxford

Aquí tienen lugar los debates entre alumnos bajo los más de 455 elementos decorativos que William Orchard decide colocar en el techo, el cual casi con toda seguridad podemos afirmar que es el más reconocible de toda la biblioteca. A lo largo de esta sala podemos ver todo tipo de representaciones de grupos de animales que luchan entre ellos, representando los debates del alumnado que tendrían lugar bajo estas bóvedas. Acompañados de escudos familiares, los conocidos «arcos tudor», e incluso motivos religiosos en los que se pueden reconocer signos de la iconoclastia posterior a la Reforma, entre sus paredes reconocemos la famosa enfermería de Hogwarts.

Apenas una planta más arriba se eleva la actual biblioteca del Duque Humpfrey, en su traducción al español, que se proyecta y finaliza a finales del siglo XV. Esta es la zona de lectura más antigua de todo el complejo bodleiano, y que albergaría en la ficción la Sección Prohibida de la biblioteca de Hogwarts. Es igualmente conocida por haber sufrido los efectos de la Reforma Protestante y haber visto quemados parte de sus fondos originales. Durante esta época, tanto esta biblioteca como la escuela teológica se abandonan y descuidan, hasta la llegada de sir Thomas Bodley a finales del siglo XVI. Él es quien, tras recibir una herencia y aunar fondos fruto de su carrera diplomática, financia la restauración y recuperación de su espacio, que será renombrado en su honor.

Una primera edición del Quijote

Entre sus fondos más destacados encontramos una de las 21 Biblias originales de Gutenberg que se conservan, la Magna Carta de Inglaterra, una colección de obras originales de William Shakespeare e incluso una primera edición de Don Quijote de la Mancha de 1604. Es por ello que podemos concluir afirmando que, aunque Hogwarts sólo pueda existir en nuestra imaginación, la Biblioteca Bodleiana es un ejemplo de cómo en muchas ocasiones la Historia hace magia y nos permite conservar algunos de los mayores tesoros, arquitectónicos o en papel, que representan nuestra cultura e identidad occidental.

Comentarios
tracking