Fundado en 1910

28 de mayo de 2024

Carlos Sainz, piloto de Ferrari

Carlos Sainz dejará Ferrari en 2025GTRES

La última humillación de Ferrari a Carlos Sainz

Carlos Sainz dejará de ser piloto de Ferrari cuando termine la temporada que aún no ha comenzado. El madrileño es la víctima colateral del fichaje de Lewis Hamilton por la escudería de Maranello. El heptacampeón del mundo cambiará de equipo después de toda una vida y consuma el desprecio de la marca del cavallino rampante por el piloto que, hace apenas unos meses, consiguió ser el único capaz de romper el dominio de Red Bull en la Fórmula 1.
La decisión de la marca italiana provoca una situación compleja en su garaje este 2024: uno de sus dos hombres correrá a sabiendas de que su destino está sellado. Es la guinda a una sucesión de temporadas en las que las palabras no concordaban con los hechos. Mientras los responsables de Ferrari aseguraban que Charles Leclerc y Carlos Sainz competían en igualdad de condiciones, las decisiones que se tomaban en pista evidenciaban el favoritismo del monegasco.
Tres años llevan compartiendo boxes Carlos y Charles. El primero de ellos, en 2021, el madrileño se impuso en la clasificación general para ver como en 2022 el del Principado terminaba subcampeón del mundo. La última temporada ha sido cruel para Sainz: fue más regular, ganó una carrera, pero quedo lastrado por las dos últimas pruebas del Mundial, las que permitieron a Leclerc superarlo en la tabla. Crueldad y mala suerte si tenemos en cuenta que muchos de los puntos que perdió en Las Vegas fueron provocados por el impacto con una alcantarilla mal asegurada por la organización.

De Silverstone a Monza

Los datos, en frío, muestran como Leclerc ha superado a Sainz en dos de las tres temporadas que han compartido en Ferrari. Más allá de eso, son las decisiones en pista, los mensajes por radio, los que evidencian el continuo desprecio de los de Maranello al español. Las ordenes de equipo siempre se dirigían en la misma dirección: beneficiar al monegasco y facilitarle un mejor puesto en la carrera.
Aunque los casos se suceden, dos pruebas sirven como ejemplos paradigmáticos de esta cuestión. La primera de ellas, el Gran Premio de Gran Bretaña de 2022, terminó con la primera victoria en la Fórmula 1 para Carlos Sainz y con un mensaje que ya es historia de este deporte. En el icónico trazado de Silverstone, el español tuvo que clamar el famoso «stop inventing» («dejad de inventar») a sus ingenieros para evitar una estrategia nefasta que pretendía defender a su compañero de equipo y sus desgastados neumáticos.
En la competida temporada de 2023 el español tuvo que escuchar en varias ocasiones como su muro le pedía que no atacase a su compañero. Sin embargo, no ocurría lo mismo cuando las tornas cambiaban. El momento de mayor tensión llegó en Monza y frente a los tifosi italianos. El gran premio del país se vive con devoción por parte de los aficionados de Ferrari y en esta ocasión pudieron presenciar una arriesgada lucha fratricida con triunfo del madrileño.
Fueron varias vueltas de pasión en las que el número 55 se defendió con uñas y dientes del 16 para lograr un podio que supo a gloria. Unos días después Carlos Sainz ganaba en Singapur, rompía la hegemonía de Red Bull y se convertía en protagonista positivo de la segunda parte del año. La alcantarilla de Las Vegas echó por tierra la labor del español y sus méritos parecen no haber sido suficientes en el seno de un equipo en el que nunca le han considerado un potencial campeón.

Un futuro lleno de posibilidades

Carlos Sainz dejará el mono rojo, pero se abren otros caminos dentro del gran circo. El madrileño queda libre en un momento en el que son muchos los asientos que estarán disponibles o, al menos, sin piloto confirmado. Además, siembre se ha rumoreado sobre la posibilidad de que el español formase parte de la dupla elegida por Audi para su estreno en la Fórmula 1.
Si no es en Audi, Sainz sabe que en 2024 prácticamente todas las escuderías podrían tener vacantes. Mercedes, obviamente, necesitará buscar un compañero para el joven George Russell; los pilotos de Alpine, Esteban Ocon y Pierre Gasly tienen contratos cortos y en 2025 podrían volver a contar con un hombre que ya lució el mono francés de Renault; en Williams tampoco tienen el futuro garantizado ni el prometedor Alex Albon ni el irregular Logan Sargeant, y lo mismo pasa con los Haas.
No solo eso, Sergio Pérez, que ya estuvo en vilo durante 2023, termina contrato y su volante en Red Bull quedaría libre. Por último, aunque muy improbable, no se puede olvidar que en Aston Martin Fernando Alonso ha dejado en evidencia las carencias de Lance Stroll. El canadiense está lejos del ritmo del español, pero es le hijo del dueño de la escudería. La posibilidad de ver a dos pilotos nacionales corriendo con el mismo monoplaza es difícil, pero no imposible.
La felicidad de Carlos Sainz con Frederic Vasseur, el jefe de Ferrari

Carlos Sainz con Frederic Vasseur, el jefe de FerrariAFP

Mientras Sainz toma una decisión, queda por delante toda una temporada en la que el madrileño estará mucho menos atado a las órdenes de equipo. En Ferrari no cuentan con él y tiene que demostrar que puede ser uno de los hombres a tener en cuenta en el paddock. Si Carlos es valiente, podemos estar ante un año plagado de momentos similares al «stop inventing» que le dio la victoria en Silverstone.
Comentarios
tracking