Fundado en 1910

12 de julio de 2024

Clement Turpin enseña una tarjeta amarilla a Militao, el pasado 6 de abril, en el encuentro entre Real Madrid y Chelsea

Clement Turpin enseña una tarjeta amarilla a Militao, el pasado 6 de abril, en el encuentro entre Real Madrid y ChelseaGTRES

El Real Madrid espera un arbitraje objetivo en la final

Hay preocupación en el madridismo popular por el arbitraje de la final. El enfrentamiento del Real Madrid con la UEFA a partir de la presentación de la idea de la Superliga generó mucha desconfianza desde la la eliminatoria con el París Saint-Germain, una institución que estaba y está a favor de Ceferin y de mantener el poder establecido por la UEFA.

Cronológicamente, las clasificaciones del conjunto blanco frente a los franceses, el Chelsea y el Manchester City, al borde de la hora, cuando muchos no creían en ellas, tranquilizaron a la afición madridista en estos últimos meses. Pero ahora llega la hora de la verdad, la gran final de la Copa de Europa, y hay recelo en muchos sectores del madridismo porque el presidente de la UEFA, Ceferin, está enemistado profesionalmente con Florentino Pérez y es quien debe entregar la copa de la Champions el sábado en el Stade de France. Si el club más famoso del mundo celebra su decimocuarto título europeo, la foto del máximo dirigente de la UEFA entregando el trofeo al presidente del Real Madrid será histórica.

La cúpula del Real Madrid quita hierro a esta desconfianza de los seguidores y espera que el arbitraje de Clément Turpin, colegiado francés, sea igual de sincero y abierto que los que hubo en esas tres grandes eliminatorias de esta edición de la Champions.

A ganar sin dudar de nadie

La Casa Blanca no piensa en este capítulo y su entrenador y sus jugadores están concentrados en conquistar la decimocuarta Champions cuando nadie daba un euro por ellos en febrero.

El mensaje del club a la plantilla ha sido que si dan en el césped todo lo que tienen, como han hecho hasta ahora, podrán celebrar el título más importante del año, el que ha mitificado a la institución desde 1955.

La entidad ha pedido a Carlo Ancelotti y a sus futbolistas que solo piensen en el partido y se olviden de Mbappé

La entidad ha pedido a Carlo Ancelotti y a sus futbolistas que solo piensen en el partido y se olviden de Mbappé, del PSG, de Nasser Al-Khelaifi, del emir de Qatar y de todos estos litigios ajenos al partido que solo sirven para desconcentrar al grupo. El propio presidente analiza que hablar de todos estos asuntos es una manera desconectar al equipo del único objetivo. Y ha solicitado a todos los profesionales del primer plantel que se olviden de todos estos temas y unan su energía para ganar la Champions, que es la mejor manera de contestar a todos los ataques soportados desde que surgió el proyecto de la Superliga.

Prohibido entrar al trapo

El caso Mbappé, a una semana de la gran final, también perjudicó el ambiente interno de la empresa durante unos días, hablando a todas horas del caso del futbolista francés, y la Junta directiva del Real Madrid ha rogado a sus profesionales que solo piensen en ganar la final.

El asunto interno tratado por la Casa Blanca es que la generalidad de asuntos ajenos al partido se hablen a partir del lunes. Que nadie vuelva a referirse estos días ni a Mbappé, ni al PSG. Que no entren al trapo. Porque entrar en ese combate dialéctico solo busca perjudicar al Real Madrid de cara a la final y hay muchos intereses para que fracase en ella. Empezando por la UEFA. El único capote que hay que perseguir, señala el club español, es vencer al Liverpool.

Comentarios
tracking