04 de octubre de 2022

Kylian Mbappé, en un partido con Francia en la Eurocopa

Kylian Mbappé, en un partido con Francia en la EurocopaGTRES

Mbappé triunfa con su chantaje y Francia se pliega a sus exigencias

Gana la batalla por los derechos de imagen tras boicotear a su propia Federación

Kylian Mbappé ha ganado el chantaje a la Federación Francesa de Fútbol. Después de estar varios meses negociando para ganar él más dinero en concepto de los contratos de patrocinio con la selección, y llevarse más porcentaje de los derechos de imagen, Mbappé se ha salido con la suya y en una situación que deja a Francia plegada a sus exigencias. Y es que la Federación rechazó este lunes las peticiones del jugador del PSG, que al conocer que no le daban lo que le pedía se negó a participar en las sesiones de fotografía de la selección. No quería que usaran su imagen si no le daban más dinero de lo sacado por ellas. Y ante la amenaza de boicot la Federación Francesa tuvo que rectificar y plegarse a las exigencias de Kylian.
En un comunicado, el organismo que manda en el fútbol francés se compromete a revisar «en el plazo más breve posible» la convención sobre los derechos de imagen de los jugadores de la selección. Lo hace horas después de decir que no los modificaría hasta el Mundial de Qatar, motivo por el que Mbappé se plantó. Es el enésimo incendio en la selección francesa.
La Federación dice que hace esta revisión después de unas conversaciones «concluyentes» entre los representantes de la selección, el presidente de la federación, el seleccionador y un responsable de mercadotecnia. El objetivo, según su versión, es establecer «un nuevo acuerdo que le permita asegurar sus intereses teniendo en cuenta las preocupaciones y las convicciones legítimas manifestadas unánimemente por sus jugadores». Se da la circunstancia de que no había habido acuerdo en todas las semanas que llevan negociando y que la Federación ahora rectifica al conocer el boicot que iba a hacer Mbappé, que incluso lo anunció de forma pública.
Aunque su nombre no aparece de forma explícita en el comunicado, todas las referencias señalan claramente que detrás de todo está Kylian Mbappé. Él había mostrado su desacuerdo con la forma en que se eligen los patrocinadores y de reclamar, como lo viene haciendo desde hace tiempo, un cambio de la convención de los derechos de imagen que firmó en 2017 cuando se estrenó con la selección. Entonces se acordó que cada futbolista del combinado francés recibe 25.000 euros por partido a cambio de que la Federación negocia los derechos de imagen de los jugadores con los anunciantes.
La Federación se echa así atrás en un movimiento con el que intenta calmar a su máxima estrella y con el argumento de no perturbar el ambiente de los 'bleus' a dos meses del Mundial de Qatar, en el que hay que recordar que Francia defiende el título. Queda en mal lugar Noël Le Graët, presidente de la Federación, que este mismo lunes dijo que «nada cambiará de aquí al Mundial». Horas después tuvo que enmendar sus palabras ante la presión de Mbappé.
Comentarios
tracking