20 de mayo de 2022

El experto en virus Carlos Jiménez con el cofundador de Apple, Steve Wozniak.

El experto en virus Carlos Jiménez (a la derecha de la imagen) con el cofundador de Apple, Steve Wozniak

Seguridad nacional

El error con Pegasus se produjo en Moncloa, no en el CNI

Un experto en virus que trabajó para el Ministerio de Interior y el de Defensa desvela su opinión sobre lo comentado estos días con las intromisiones en los móviles de Pedro Sánchez, diversos ministros y políticos independentistas

El ingeniero Carlos Jiménez se hizo famoso a final de los años 80 por haber descubierto el primer antivirus de ordenador contra Viernes 13, uno de los primeros virus en aparecer. Tras llegar al estrellato puso en marcha su propia empresa, Secuware, que con su prestigio fue llevándole a proteger de los virus informáticos a clientes como la Agencia Tributaria, el Ministerio del Interior o el de Defensa, entre otros.
Su amplia experiencia y conocimientos le sitúan como un portavoz muy autorizado para analizar la crisis que se ha originado por el espionaje del programa Pegasus al presidente del Gobierno, diversos ministros y al líder de Esquerra Republicana, entre otros, y que ha culminado con la destitución de Paz Esteban como directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).
La destitución se ha atribuido a errores del CNI, pero Jiménez no tiene esa opinión; ve más probable que los haya cometido Moncloa: «Desde que hace años tuve que trabajar en la OTAN, comprobé que los políticos querían utilizar sus propios móviles sin restricciones, y de ese modo se relajan las medidas de seguridad», indica.
Jiménez destaca que Obama utilizaba una blackberry porque sus servicios de inteligencia no le dejaban utilizar otro smartphone, y que empresarios tan conocedores de los riesgos de los móviles como el ex presidente de Telefónica César Alierta utilizaban un teléfono muy antiguo para evitar ser espiados. «Si Pedro Sánchez se empeña en utilizar su iPhone porque le gusta, tiene que ser consciente de que se lo pueden manipular. La culpa no es del CNI. Las comunicaciones pueden no ser seguras con ese dispositivo», explica.
Por su experiencia en la Agencia Tributaria y en los ministerios de Interior y Defensa, Jiménez sabe que las medidas de seguridad recomendadas por el Centro Criptológico Nacional (CCN) están muy claras, pero si los políticos se las saltan, no hay nada que hacer. «Si se siguieran esas normas, habría muchos menos problemas. El CNI es de las entidades más capaces que hay en España. ¿Por qué iban a tener ellos la culpa cuando hay tantos eslabones en la cadena?», se pregunta Jiménez. En este sentido apunta a la responsabilidad del ministro de Presidencia, Félix Bolaños, que quizá debería controlar más los dispositivos que usa el presidente teniendo en cuenta la posible importancia de la información que maneja.
Jiménez explica que Pegasus es un programa que está disponible desde hace muchos años para los servicios secretos. Aprovecha los agujeros de seguridad de los móviles y se cuela por ahí para controlar los dispositivos. Al mismo tiempo afirma que su presencia es fácil de detectar.
Este experto asegura que el problema está en los programas informáticos, que no están bien hechos, y por ahí se instalan los virus. «Desde el 11 S, con el argumento de perseguir a los terroristas, nos están espiando a todos. La legislación permite que se instalen troyanos. Cada vez somos menos libres. Además, a la gente parece que no le importa su privacidad, como se ve con las redes sociales, y los organismos públicos no son conscientes de lo que vale su información y lo vulnerables que son», indica. Jiménez afirma que si se pregunta a los ministerios, dirán que están muy bien protegidos. La realidad es que a veces ocurren situaciones como las caídas del sistema informático del SEPE, desgraciadamente frecuentes últimamente, que demuestran lo contrario.
Como experto en el mundo de los virus y de los datos, Jiménez confirma la evidencia de que las redes sociales manejan mucha información sobre los usuarios, y que tiene sentido estar en Telegram en lugar de en WhatsApp, aunque si el virus se instala en nuestro dispositivo, da igual en dónde estemos: nos van a espiar igual. Como experto en virus, Jiménez también ha estudiado el Comportamiento del covid utilizando su conocimiento en bases de datos. La conclusión a la que llegó y que anunció fue que la vacuna de Pfizer no iba a funcionar. Frente a los 28.000 nucleótidos que tiene el ADN del Covid, afirma que esta vacuna actúa sólo sobre 400 nucleótidos, un porcentaje pequeño de mutaciones que la hace ineficaz y que no sabe si se escogió a propósito o por incompetencia.
Comentarios
tracking