17 de agosto de 2022

Un hombre camina por un banco de Bankia en plena crisis financiera. Junio de 2012

Un hombre camina por un banco de Bankia en plena crisis financiera. Junio de 2012Andres Kudacki

Inflación

Pánico a una nueva recesión: «No podremos soportar algo similar a la crisis de 2008»

Cada vez más expertos alertan de que la tormenta de la inflación anticipa una nueva recesión. La generación que empezó a trabajar en plena crisis del 2008 confía en que la situación no se repita

Catorce años después del inicio de la gran crisis financiera que arrasó las economías de medio mundo, la inflación amenaza con condenar al planeta al enésimo terremoto económico del siglo XXI. Alertas no faltan. Durante las últimas semanas, buena parte de los ejecutivos más influyentes de Estados Unidos no han dejado de advertir de que la economía global se dirige a una nueva recesión.
La guerra en Ucrania ha dejado al descubierto los defectos de la economía europea. El principal, el sistema energético comunitario. Ha hecho que el precio de la electricidad, el gas y el petróleo pulvericen sus máximos históricos. En España, el litro de gasolina comienza a romper el techo de los 2 euros. En otros países de la UE hace tiempo que lo hicieron. En Alemania se acerca a los 2,2 euros, en otros como Holanda y Grecia a los 2,3 euros. Y lo mismo ocurre con los recibos de la luz, del gas natural, o con la cesta de la compra. Una espiral de precios que desafía con una nueva contracción del consumo.
Julio ya se conoce esta historia. Como muchos de su generación, entró en el mercado laboral en los peores años de la crisis financiera. «No sabemos si podremos soportar algo similar. En la crisis de 2008 tuvimos que buscar ayuda en nuestros mayores, padres o abuelos, pero mucho ya no están, y los que están no han conseguido recuperar sus finanzas», dice este profesor de 35 años.
Un manifestante sostiene una pancarta que dice "sin recortes financieros, crisis es igual a atraco" en 2012

Un manifestante sostiene una pancarta que dice «sin recortes financieros, crisis es igual a atraco» en 2012©GTRESONLINE

Confío en que la recesión no sea muy pronunciadaÓscar, ingeniero (36 años)

Oscar, de 36 años tira de optimismo. Su profesión se lo permite. «Estoy tranquilo por trabajar en el sector de la tecnología, ahora mismo no solo no tenemos paro si no que la falta de profesionales sigue disparando los salarios y lo peor que espero es que una contracción reduzca la inversión y estabilice el mercado en los sueldos actuales», afirma. Aun así, reconoce que España –junto al resto del mundo– se dirigen a una recesión, «creo que podemos estar a las puertas, pero confío en que no sea muy pronunciada».
Lo que es una evidencia, es la subida de los precios. No solo los de la energía, sino también los de los productos que cada día compramos en el supermercado. «En casa siempre compramos la misma marca de leche. Hace quince días pagábamos el litro a 0,68, dos semanas después está a 0,74 euros», cuenta Julio. Reconoce que tiene miedo al momento en el que el Banco Central Europeo aplique la anunciada subida de los tipos de interés. «Todos estamos endeudados, estamos hipotecados o tenemos préstamos del coche. Si nos suben los tipos, todos vamos a tener que pagar más dinero al banco», añade.

Me da miedo que empiecen los despidosJulio, profesor

Quizá ésta sea la parte positiva de haber nacido –laboralmente– en plena crisis del 2008. La generación de Óscar y Julio cuentan con una educación financiera que les ayuda a entender lo que podría estar por llegar. La parte negativa es haber madurado con el miedo permanente a la quiebra y al despido. «Otro miedo es cómo afectará a la empresa para la que trabajo. Me da miedo que empiecen los despidos», dice Julio, profesor en un colegio concertado.
Una mujer coloca pegatinas durante una protesta contra el desempleo entre los jóvenes en abril de 2013

Una mujer coloca pegatinas durante una protesta contra el desempleo entre los jóvenes en abril de 2013Andres Kudacki

Carlos trabaja en una conocida empresa de coches de ocasión. El sector de la automoción ha sido uno de los grandes golpeados por la crisis de microchips, que lleva meses hundiendo las matriculaciones. «Esperemos que a medio plazo la situación mejore, aunque soy bastante negativo viendo como la inflación se dispara y el precio de la vida sube sin más medidas que algún que otro parche por parte de los dirigentes», apunta. Carlos, inquieto, no oculta las dudas que le genera la gestión que el Ejecutivo de Pedro Sánchez pueda hacer de una posible crisis económica, «preocupa una nueva recesión, y más con el Gobierno que tenemos actualmente».

Solo queda recortar gastos y aguantarAlex, periodista (35 años)

Alex –como el resto– ha pasado más tiempo trabajando en entornos de crisis económicas que en calma. Empezó como becario en la redacción de una radio en 2010. Como muchos periodistas encontró algo más de estabilidad en el departamento de Comunicación de una gran empresa. Hace unos pocos días firmó una hipoteca junto a su pareja. Lo hizo después de rastrear durante meses las condiciones más ventajosas. «Estamos viendo casi en directo como los precios van subiendo cada semana al solicitar una hipoteca», cuenta. Ahora, con 25 años de cuotas por delante, comparte el miedo del resto.
«Nos asusta no poder hacer cálculos. La situación económica nos obliga a improvisar constantemente y a ser muy conservadores con los ahorros», asegura. Un arma de doble filo. Los millennials saben que no pueden caer en el derroche que nos llevó a la gran crisis financiera, pero la contención de los ahorros y la caída a plomo del consumo, podrían acelerar la recesión. «Creemos que solo podemos ir a peor en lo que va de año y solo queda recortar gastos y aguantar», sentencia.
Comentarios
tracking