Fundado en 1910

18 de julio de 2024

La Unión Europea incrementa sus compras de fertilizantes a Rusia

La Unión Europea incrementa sus compras de fertilizantes a RusiaGTRES

Transición

¿Sustituye Europa la dependencia energética de Rusia por fertilizantes? Los datos así lo demuestran

A pesar de los mensajes lanzados desde Bruselas, el bloque comunitario depende más de Moscú que antes de la guerra

Según los últimos datos de Eurostat, las importaciones totales de fertilizantes a la Unión Europea aumentaron un 34 % entre junio y julio de 2022 a 2023. Rusia representó cerca de un tercio del total con un valor de compra de 2.564 millones de euros.

Al mismo tiempo, las importaciones de urea aumentaron en un 53 %, lo que supone el doble que en el mismo período de 2020-2021. El 40 % de este producto procedía de Rusia, lo que supone también cerca de un tercio del total.

En fertilizantes nitrogenados (N), la Unión Europa tiene una cuota del 8 % de la producción mundial, mientras que en fosfatos (P2O5) es del 3 % y, en potasios (K2O), el 6 %. En números esto se traduce en una producción conjunta a nivel europeo de 17,3 millones de toneladas de fertilizantes siendo el global de 259,1 millones de toneladas.

A nivel comunitario, del total de fertilizantes que la UE produce el 72 % son nitrogenados, el 12 % fosfatos y el 16 % potasios. A nivel global, el 59 % son nitrogenados, el 24 % fosfatos y el 17 % potasios. En cómputo general, Europa es importadora neta en los tres compuestos: nitrogenados (+2,8 millones de toneladas), fosfatos (+0,5 millones de toneladas) y potasios (+0,6 millones de toneladas).

Rusia ocupa el primer puesto de la lista de los socios comerciales de la UE en fertilizantes con compras por valor de 2.564 millones de euros seguida de Egipto con 1.779 millones, Argelia (1.002 millones de euros), Marruecos (695 millones), Estados Unidos (650 millones de euros), Canadá (643 millones de euros), Noruega (428 millones), Trinidad y Tobago (418 millones de euros), Turquía (378 millones) y Omán, 375 millones de euros.

En donde sí que Bruselas ha conseguido una brusca reducción de dependencia con terceros países -y no solo Rusia- es en el plano energético. La cuota de Moscú en las importaciones extracomunitarias de carbón, gas natural y aceites de petróleo disminuyó significativamente en 2022 y se redujo aún más en los tres primeros trimestres de 2023.

Las importaciones de energía a la Unión Europea han descendido bruscamente

Las importaciones de energía a la Unión Europea han descendido bruscamenteEUROSTAT

En el tercer trimestre de 2023, en comparación con el mismo trimestre de 2022, las importaciones de gas natural de la UE disminuyeron tanto en volumen (-17 % ) como en valor (-71 %) debido a la caída de los precios. En petróleo la reducción fue menor pero también digna de mención tanto en volumen (-3%) como en valor (-22%).

Menor consumo, más eficiencia

En los últimos 30 años, la Unión Europea ha reducido en cerca de 10 millones de toneladas el consumo anual de fertilizantes. El 1980 se consumieron cerca de 13 millones de toneladas de nitrogenados y, en 2022, nueve millones. La proyección para 2032 es que se reduzca en un 4 % más.

Los fosfatos pasaron de ocho millones de toneladas a tres millones en el mismo período (proyección de +2 % en 2032) y los potasios se redujeron en las mismas cantidades pero con una proyección negativa de -1 %.

Esto se debe a varias razones. Por un lado, la mejora de la eficiencia de los productos; por otro, la tecnología. El sector primario tal como está concebido depende en gran medida en este tipo de productos para poder producir a gran escala alimentos.

El mercado interno europeo supone cerca de 500 millones de personas, si bien es cierto que las políticas climáticas están imponiendo tanto cuotas como exigencias que no se imponen a socios extracomunitarios, por lo que tanto el sector agrícola y ganadero lo consideran competencia desleal.

El sector de los fertilizantes, solo en Europa, supone 76.000 empleos directos con una inversión de 1.200 millones de euros anuales y un retorno de 12.300 millones, lo que lo convierte en negocio rentable. Esta rentabilidad es la que, en la mayoría de las ocasiones, empuja a asociarse con productores que ofrezcan buenos acuerdos comerciales. Rusia es un mercado natural, no solo por la proximidad y el reducido coste en transportes, sino por el bajo precio de los fertilizantes y otros productos.

Como puede apreciarse, no se ha roto en absoluto el comercio con Moscú. Tan solo se ha creado una brecha en uno de los sectores como es el energético, espacio ocupado por otros socios como es Estados Unidos a través de la venta del gas natural licuado con unos sobrecostes del 40 %.

Comentarios
tracking