Fundado en 1910

21 de febrero de 2024

Wallapop y Vinted generan un gran volumen de compras y ventas de segunda mano

Wallapop y Vinted generan un gran volumen de compras y ventas de segunda manoPaula Andrade

Guía práctica para tributar en Wallapop o Vinted y evitar multas de Hacienda

Si un usuario no declara los beneficios obtenidos por la venta de un producto se enfrenta a una sanción

Desde el 1 de enero de 2024, de acuerdo con la Directiva UE 2021/514, las plataformas de compraventa de artículos de segunda mano como Wallapop o Vinted están obligadas a compartir cierta información sobre sus vendedores con Hacienda.
La gran pregunta era saber a qué tributación se exponían los vendedores particulares que querían devolver al mercado objetos que ya no utilizan para que tengan una segunda vida. La economía circular se expone a pagar por los impuestos.

¿Qué vendedores son vigilados?

Las plataformas de segunda mano deberán informar a la Agencia Tributaria sobre aquellos vendedores que hayan realizado más de 30 operaciones en un año u hayan obtenido más de 2.000 euros de beneficios en las ventas realizadas durante este periodo.

¿Qué información hay que dar a las plataformas?

Desde el despacho de abogados de Legálitas destacan que «las plataformas están obligadas a recopilar y verificar información sobre las transacciones que los usuarios hayan realizado entre el 1 de enero y el 31 de diciembre. De esta manera, por ejemplo, el 1 de enero de 2024 tuvieron que trasladar la información con relación al año 2023».
Para ello, la plataforma solicitará a cada vendedor que proporcione toda la información requerida en un plazo de 60 días, y tras esa recogida de datos, se lo notificará a la Agencia Tributaria, que será la que intercambie la información con el resto de los estados miembros, para así tener un mayor control en las operaciones realizadas. En el caso de que los usuarios no proporcionen los datos solicitados, pueden enfrentarse a sanciones.

En el caso de que los usuarios no proporcionen los datos solicitados, pueden enfrentarse a sanciones

Debe informar de los datos personales y de las actividades económicas de sus vendedores, ya sean personas físicas o jurídicas, indicando las cuentas bancarias utilizadas, el domicilio social, la contraprestación realizada o cualquier información de interés fiscal.
Esta información será accesible a las autoridades fiscales del resto de países de la Unión Europea, con la excepción de que ya se haya comunicado dicha información por vía de otros operadores.

¿Qué operaciones se vigilan?

La norma persigue un mayor control en las operaciones que se efectúan a través de este tipo de plataformas. Por ejemplo, si una persona compra o vende algún artículo de manera puntual, la operación no estará «tan vigilada», salvo que con la venta del artículo se obtenga un beneficio, es decir, «que el valor de venta del artículo sea superior al valor de compra, en cuyo caso, se deberá tributar por el beneficio obtenido en la declaración de la Renta».

Si una persona compra o vende algún artículo de manera puntual, la operación no estará «tan vigilada»

Legálitas especifica que «lo habitual es que los usuarios de estas plataformas vendan los productos por un precio inferior al valor por el que los compraron y tengan pérdidas, lo que no tiene relevancia fiscal al derivar del propio consumo y no se pueden incluir en la declaración de IRPF».

¿Y si hay beneficio?

La aplicación de esta directiva está enfocada especialmente a aquellas personas que hacen de este tipo de transacciones su medio de vida, es decir, que se dedican a comprar y vender u ordenan medios de producción propios para introducirlos en el mercado y, por tanto realizan una actividad económica. También para aquellas personas que, teniendo una fuente principal de ingresos, utilizan estas plataformas para sacarse un sobresueldo.

Esta directiva está enfocada especialmente a aquellas personas que hacen de este tipo de transacciones su medio de vida

En ambos escenarios, la actividad implica que se ha obtenido un beneficio, por el que se debe tributar.

¿Cuándo hay que declarar beneficios?

Legálitas expone que «si un usuario realiza operaciones a través de estas plataformas y obtiene beneficios debe tributar por ellos, ya sea en el ámbito de una actividad económica o a nivel particular».
Si se realiza una actividad económica hay que darse de alta en Hacienda a través del modelo 036 (ordinario) 037 (simplificado); mientras que si se hace a nivel particular se deben tener al día las obligaciones fiscales respecto al IRPF.
Si alguien compra una bicicleta por 500 euros y no usa y, al tiempo, la vende por 300 euros, esa persona tiene una pérdida derivada del consumo y no debe pagar nada. Por el contrario, si se compra esa bicicleta por 500 euros y luego la vende por 800 euros, tiene un beneficio de 300 euros que quede tributar al 19 % en su declaración de IRPF, es decir, pagará 57 euros en su renta.

¿Qué pasa si no declaro?

Legálitas explica que, «si un usuario no declara los beneficios obtenidos por la venta de un producto en este tipo de plataformas, se enfrenta a una posible reclamación por parte de Hacienda en la que deberá pagar lo no pagado y a una multa que puede consistir entre el 50 % y el 150 % de lo que ha dejado de declarar».
Comentarios
tracking