Fundado en 1910

15 de junio de 2024

El nivel socioeconómico de los inquilinos se ha mantenido estable respecto a 2021

El nivel socioeconómico de los inquilinos se ha mantenido estable respecto a 2021Europa Press

«Gano 1.200 euros y pago 900 de alquiler»: los españoles, muy lejos de la regla del 30 % que el Gobierno quiere recuperar

La ministra ha pedido que se vuelva a la norma de no destinar más de este porcentaje de los ingresos al alquiler o a la hipoteca

Objetivo: que la vivienda en alquiler no supere el 30 % de los ingresos familiares. Lo formuló este jueves la ministra de Vivienda, Isabel Rodríguez, tras la reunión entre las patronales del sector inmobiliario y bancario con ella y con Pedro Sánchez para buscar soluciones.

Rodríguez se dirigió directamente a los caseros, propietarios del 95 % de la oferta. «Os necesitamos», pidió. Y es que, de media, los españoles invierten un 38,38 % de su sueldo en pagar el alquiler, porcentaje que, pese a haber bajado 4,29 puntos desde junio de 2023, según estimaciones de iAhorro, se mantiene muy por encima de este umbral, que las entidades y expertos financieros consideran saludable.

El alquiler, a diferencia de la compra, sigue siendo la gran vía de acceso al mercado inmobiliario

El alquiler, a diferencia de la compra, sigue siendo la gran vía de acceso al mercado inmobiliario, por la gran barrera de entrada que supone tener que ahorrar el 20 % del precio antes de una compraventa, y un 10 % adicional para afrontar los gastos.

Pese a que es a la que se ven abocadas las familias con menos recursos, «la presión del alquiler sigue siendo mayor para las familias españolas que la de la hipoteca, sobre todo en las grandes ciudades donde la demanda de viviendas en alquiler también es más elevada, como pueden ser Madrid, Barcelona o las islas Baleares en general», como apunta Simone Colombelli, director de Hipotecas de iAhorro.

En el año 2014, en cambio, apenas había españoles con hipoteca que superarse el 30 % de su sueldo. Era una norma a cumplir por los bancos, entre otras muchas, fruto de las crisis inmobiliaria provocada por las hipotecas basura y todo aquella burbuja inmobiliaria que explotó en 2008.

Con el euríbor en negativo y una salud financiera buena, los bancos han ido relajando esta medida hasta que, en 2022, las hipotecas subieron de forma descontrolada y el equilibro entre los sueldos y las letras mensuales se convirtió en algo inasumible.

Pagaba 500 euros por un piso de dos habitaciones en 2015TomásInquilino

Eso se trasladó a los alquileres. «Pagaba 500 euros por un piso de dos habitaciones en 2015 en la zona de Plenilunio de Madrid», explica Tomás que detalla que «en 2018 el casero ya nos quería subir el alquiler a 900 euros y nos fuimos de ese piso, pero ya nunca más volvimos a encontrar nada más barato». La historia de Tomás, un arquitecto con un sueldo de 40.000 euros anuales es la de muchos españoles. «Acabé metido en una hipoteca de 700 euros al mes que, por suerte, se lleva menos de la mitad de mi sueldo mensual, de momento», explica.

Salarios

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en España, el salario más común entre los ciudadanos es de 18.502 euros brutos anuales, que reciben 563.384 empleados. El segundo salario más frecuente es de 16.487,2 euros al año y lo reciben 560.327 trabajadores.

Mientras, el alquiler medio en Madrid es de 2.300 euros al mes, según un informe del portal inmobiliario EnAlquiler.com. Palma de Mallorca sube a 2.900 euros y Jaén apenas supera los 500 euros.

Marta gana 1.200 euros al mes y explica que «vivo en Coslada (Madrid) y pago por 60 metros cuadrados 900 euros al mes, el resto del dinero es para sobrevivir hasta el mes siguiente». En su caso, el alquiler se lleva el 75 % de sueldo, muy lejos de las pretensiones de la ministra de bajarlo al 30 %, es decir, que Marta debería pagar poco más de 400 euros.

Vivo en Coslada y pago por 60 metros cuadrados 900 euros al mes. Gano 1.200 euros al mesMartaInquilina

Si ahondamos en este caso, encontramos al casero de Marta. Se llama José y compró el piso en julio de 2022. «Mi hipoteca debería ser de 360 euros al mes, pero la actualización de enero de 2023 y 2024 me la ha subido a 610 euros», cuenta mientras hace cuentas de cómo gestiona esa vivienda: «la compré para invertir el dinero de una herencia y tener un ingreso, pero me quedan limpios 290 euros al mes, 80 euros son de comunidad y los 780 euros de IBI repartidos en 12 meses hace que se me vayan otros 65 euros, en total, 64 euros limpios al mes, si hay alguna derrama... no me sale a cuenta», detalla José.

El esfuerzo para comprar casa, también disparado

Las familias españolas necesitan 7 años y medio de salario bruto para adquirir una vivienda y tienen que destinar para ello el primer año más del 39 % de sus ingresos brutos anuales disponibles.

A falta de conocerse el dato de cierre de 2023, la tasa de esfuerzo de los hogares españoles no ha dejado de incrementarse a medida que subían también los tipos de interés y se encarecía la financiación hipotecaria.

Con este nuevo incremento, el esfuerzo de los hogares no era tan alto desde hacía doce años, cuando se situó en el 39,7 % a cierre de septiembre.

Y es que desde junio de 2021 el porcentaje que tienen que destinar los hogares no ha dejado de crecer. Para medir el esfuerzo de los hogares el Banco de España tiene en cuenta las cuotas a pagar en el primer año tras la adquisición de una vivienda tipo financiada con un préstamo estándar por el 80 % del valor del piso.

De acuerdo con la serie histórica que maneja la entidad, que arranca en 1970, el mayor esfuerzo se registró en 1990 y 1991, cuando era necesario más del 72 % de la renta anual disponible de un hogar medio.
Comentarios
tracking