Fundado en 1910

21 de mayo de 2024

Análisis económicoJosé Ramón Riera

En enero, 5.500 millones de déficit y Bruselas empieza a pedir explicaciones

Este Gobierno sigue ingresando cifras nunca antes conseguidas a cambio de tener a las economías domésticas contra la pared

Actualizada 04:30

La Contabilidad Nacional empieza el año con datos que siguen la misma senda que en el 2023 y siguen sucediendo dos cosas muy similares. Por un lado, un importante crecimiento de los impuestos y de la recaudación por cotizaciones sociales y, a la vez, una caída de la contabilización de las subvenciones y de los gastos de capital.
Todo parece hecho desde una óptica de que aquí nunca va a pasar nada. La impunidad es la gran palabra que tienen en la cabeza nuestros actuales ministros, ven lo que pasa con el hermano y la mujer de quien preside el Consejo de Ministros y si a ellos dos no les pasa nada, porque les va a pasar a los que tienen responsabilidades en el día a día.
Lo que se olvidan es que Ábalos está en el grupo mixto, fuera del gobierno y fuera el partido y que Sánchez si lo necesita prescindirá de quien haga falta para sostenerse en el Gobierno.

La impunidad es la gran palabra que tienen en la cabeza nuestros actuales ministros

Por otro lado, Bruselas, en sus estertores previos a la campaña electoral, quiere asumir el protagonismo que no han tenido desde las últimas elecciones y empieza a pedir explicaciones al Gobierno por su nefasta gestión, bien porque no les cuadran los números de las pensiones, bien porque los fondos Next Generation siguen sin salir o bien porque políticamente la ley de amnistía nacerá muerta.
Durante los próximos meses, los jefes van a ser los funcionarios de alto rango, que me da la sensación de que saben del volumen de engaños que esta administración ha tenido en general. Desde los fondos Next Generation que no saben realmente qué ha pasado con ellos, pero lo que sí saben es que la información que España ha proporcionado es un desastre, en los que el oscurantismo reina alrededor de la información.
En cualquier caso, este Gobierno parece seguir en su deriva de no querer hacer las cosas correctamente, sigue ingresando cifras nunca antes conseguidas a cambio de tener a las economías domésticas contra la pared y solo le preocupan los temas políticos que no los económicos.

El reparto de dividendos se ha reducido un 11,6 % motivado por las pérdidas de grandes organizaciones

Veamos como cerró el mes de enero en la información consolidada de la Administración Central, los Organismos Autónomos, la Seguridad Social y las Comunidades Autónomas.
Por la parte de ingresos por impuestos estos crecen un 7 %, mientras que las cotizaciones sociales lo hacen un 8,2 %, lo cual permite entre los dos sumar 2.507 millones más de ingresos. Ahora bien, el reparto de dividendos se ha reducido un 11,6 % motivado por las pérdidas de grandes organizaciones y porque en diciembre esquilmaron todo lo que pudieron, así como otros ingresos de capital que caen un 35,5 %.
Con todo ello, los ingresos crecen un 5,9 % y llegan a la cifra récord de 39.433 millones en el mes de enero, hasta ahora nunca alcanzados.
Desde el punto de vista de los gastos, hay que llamar la atención sobre varias cosas. La primera y más importantes, los salarios que en enero han crecido un 5,8 % han llegado a 9.914 millones, con un incremento mensual de 543 millones que nos lleva a un gasto superior al del año pasado en 7.602 millones de euros, cuando se hablaba de unos 6.000 millones más.
Si a esto añadimos que las prestaciones sociales suben también en un 5,9 % que, en valor absoluto, nos puede llevar a un incremento de estos gastos a 17.200 millones, estamos hablando de que solo con esas dos partidas los gastos se van a disparar en más de 24.800 millones y todo ello sin presupuestos generales del Estado.
A esto hay que sumar que los intereses han sumado 158 millones más, solo en enero, que suponen un 6,8 % más y los gastos corrientes han subido otro 5,3 % y suman otros 165 millones, ya sabemos seguro que con estas dos partidas vamos a tener que sumar como mínimo otros 4.000 millones, que serán más.

Estamos hablando de que solo con esas dos partidas los gastos se van a disparar en más de 24.800 millones

Y digo que serán más porque el año pasado entre deuda nueva y renovación de la vencida, tuvimos que emitir 260.000 millones a un tipo de interés más alto y, por lo tanto, los intereses van a ser mucho más que los 1.900 millones que ahora salen proyectando con los gastos del mes de enero.
Yo no me creo que con tres elecciones, las subvenciones que en el primer mes les han caído en 205 millones y otros gastos de capital que han bajado en 257 millones, esas cifras se mantengan, así que el déficit del mes de enero que Hacienda nos dice que es de 5.511 millones, es completamente ficticio e irreal.
Lo iremos comprobando a lo largo de los próximos meses cuando vayamos teniendo más información.
Comentarios
tracking