Fundado en 1910

21 de mayo de 2024

Análisis económicoJosé Ramón Riera

El gasto en prestaciones sociales sube un 14,6 % en enero

Dentro de la economía del bienestar están, sin duda, todas las prestaciones necesarias como las pensiones, pero también toneladas de gasto político inútil

Actualizada 04:30

Si alguien piensa que estoy en contra de que suban las prestaciones sociales, no solo está equivocado, sino que no tienen ni idea de lo que pienso.
Estoy terminando un libro, que me está costando algo más de lo esperado y que creo que se llamará La Economía del Bienestar y el Gasto Político. Precisamente, con lo que estoy totalmente en contra es con el Gasto Político. Todos esos gastos inútiles que no sirven para nada: esas subvenciones a Marruecos y otros países que además el día que puedan, no solo no nos lo van a agradecer, sino que encima se van a reír en nuestras propias narices, por lo idiotas que hemos sido, o como multiplicarle por cuatro la subvención al padre de Manuel de la Rocha, por el simple hecho de que el hijo es el gurú económico de La Moncloa y así podría rellenar folios sin parar, sin meter a Begoña Gómez, que es un caso aparte.
Dentro de la economía del bienestar están, sin duda, todas las prestaciones necesarias como las pensiones contributivas, las no contributivas, la incapacidad temporal y las ayudas por nacimiento o adopción.
Tengo unas enormes dudas sobre el Ingreso Mínimo Vital, que se creó con la pandemia y que en ese momento no solo no dije nada, sino que me pareció muy bien. Otra cosa fue la nefasta gestión que se hizo de esta ayuda, que no se supo gestionar ni que sirviese para algo. Ya esa ayuda, que superará los 6.000 millones de euros, creo que serviría mucho más para incentivar la creación de puestos de trabajo, que son los que de verdad crean riqueza en nuestro país y que aportarían nuevos ingresos para la Seguridad Social y además añadiría ingresos para la Agencia Tributaria por IRPF y por IVA.
Pero hoy lo que quiero compartir con ustedes es en que se ha gastado el dinero la Seguridad Social, o mejor, a que dedica el organismo sus ingresos incluidas las transferencias corrientes, para poder pagar esos gastos. No olvidemos que la Seguridad Social no es el organismo con más empleados, pero si el que tiene el mayor presupuesto de gastos de nuestro país, pues el solo superó los 200.000 millones de euros en 2023 y este año va a crecer de forma sustancial, por los datos que hemos visto que ha tenido en enero.
Con los datos de enero a la vista, llama mucho la atención que el gasto ha pasado de 13.188 millones a 15.119, con casi 2.000 millones más en un solo mes, que representa un incremento del 14,6 %, que produce escalofríos.
Las pensiones contributivas crecen todas mucho más de lo que se suponía que podían crecer con el incremento del 3,4 % en el nominal. Las pensiones de jubilación, que son las más importantes, suben un 11,5 %, por la incorporación de nuevos pensionistas, las de viudedad lo hace un 9,7 %, las orfandad un 9,6 % y la invalidez un 8,1 %, lo cual lleva a que las pensiones contributivas crezcan un 10,9 % y lleguen a 11.753,6 millones de euros.
La incapacidad temporal sube un 7,1 % y el apoyo por nacimientos y lactancia sube un 12,8 %, que lleva a esta partida de subsidios y otras prestaciones a llegar a los 1.502 millones de euros con una subida de 8,7 % en el primer mes del año.
Las pensiones no contributivas se colocan en 757,6 millones con un incremento del 8,7 %.
Y los otros subsidios, donde encuentra el Ingreso Mínimo Vital, crecen un 22,6 %, porque el IMV llega a 555,9 millones y sube un 16,9 % y las otras prestaciones lo hacen un 162 %.
Así tenemos que con las transferencias que hace el organismo, nos vamos a esos gastos de 15.119 millones que colocan, como vimos en un artículo anterior, a la Seguridad Social con un déficit real que ha subido en un solo mes en un 22 %, que en caso de mantenerse, va a producir un auténtico agujero en las finanzas públicas españolas.
Cosa que al Gobierno no parece preocuparle, pero que a unos cuantos economistas, entre los cuales me encuentro, nos produce auténticos quebraderos de cabeza, por la falta de sensibilidad del Gobierno, sobre un tema crucial como es este porque afecta a más de 10 millones de personas.
Comentarios
tracking