Fundado en 1910

27 de mayo de 2024

Análisis económicoJosé Ramón Riera

La 'moto económica' de Pedro Sánchez se alimenta de despilfarro

Además de por todas sus grandes mentiras, también será recordado porque destrozó dos grandes instituciones de mucho prestigio en este país como son CIS y el INE

Actualizada 04:30

Cuando dentro de unos años repasemos la historia de este Gobierno, serán muchas las cosas que deberán ser recordadas, empezando por las grandes promesas electorales que acabaron en grandes mentiras para terminar en sus cambios de opinión, que con el tiempo volverán a ser las grandes mentiras de Pedro Sánchez.
Además de por todas sus grandes mentiras, también será recordado porque destrozó dos grandes instituciones de mucho prestigio en este país como son CIS y el INE, pero también será recordado por su «vamos como una moto».
Así que hoy me voy a permitir dedicarle este artículo a la moto de Pedro Sánchez, la gran desconocida, porque a él lo que le gusta de verdad no son las motos, ni siquiera los coches, lo que de verdad le gusta es viajar en Super Puma y en Falcon, pero como para referirse a la economía española escogió a su moto, aunque no tengamos fotos de ella, le dedico este artículo de economía pura y dura. Así que, siguiendo la consigna de Jack el «destripador» iremos por partes.
El PIB creció un 2 % intertrimestral desde el punto de vista real, descontada la inflación, pero como la mayoría de las variables se miden sobre el PIB nominal, utilizaré este último para calcular dichos indicadores.
Empecemos por los ingresos. Estos pasaron de 574.095 millones de euros en 2022 a 625.661 millones en 2023 y se produjo un aumento de recaudación de 51.566 millones que supone un incremento del 9,0 %, cifra nunca conseguida hasta ahora, así que es cierto, en dejar los bolsillos de los trabajadores, el de los autónomos y el de las pymes, completamente vacíos. Lo ha hecho a la perfección y la moto se ha portado muy bien, al menos para La Moncloa, porque los ciudadanos tenemos un mosqueo de mucho cuidado.
En cuanto a los gastos públicos hemos pasado de 637.831 millones a 678.820 millones, lo que supone que han crecido un 6,4 % y en valor lo han hecho en 40.989 millones, aunque la ministra Montero tiene mucha culpa de estos, en diciembre se «olvidó» de contabilizar un 7 % menos de intereses que en 2022, un 45 % menos en subvenciones, y lo mismo pasó con los gastos corrientes y de capital que en diciembre se «gastaron» menos que en el mismo mes el 2022. Así claro, aunque la moto del despilfarro ha continuado hacia su destino final, lo ha hecho en teoría, con olvidos por la senilidad de la ministra de Hacienda. Así que la moto de Sánchez, por la parte del gasto público, ha sido una pedazo moto, pero un poco menos que la de los ingresos.
Con estos datos, Sánchez ha mandado un claro mensaje a Bruselas, mi moto es mejor que la tuya y además me deja un déficit de sólo el 3,6 %, cuando todos apostabais a que mi moto se iba a entrompar con un 4 % de déficit. Hay que reconocer que mandó a su moto a Hacienda a que hablase con la número dos del partido y del Gobierno, para que se le produjese temporalmente una crisis de memoria. Si es que no hay nada mejor que tener una gran moto.

La deuda ha crecido en 71.000 millones para llegar a los 1,573 billones de euros

Donde la moto no ha estado tan a la altura ha sido con la deuda, que ha crecido en 70.954 millones llegando a 1,573 billones, aunque también ha mandado a la moto a decirle a Bruselas que se ha endeuda en 5.000 millones menos que lo previsto y que en el último trimestre, la moto lo hizo tan bien que no sólo no necesitó endeudarse sino que redujo la deuda en 3.500 millones de euros. Lo que pasa es que la moto es muy lista y dejó el Banco de España con 1.100 millones en cuenta corriente, así que, para quedar bien en el último trimestre, lo que ha conseguido es tener que endeudarse en 45.000 millones en el primer trimestre, pero como diría el jefe de la moto, no mezclemos años que nos liamos.
En donde la moto se ha portado tremendamente bien y ha dado un magnífico resultado ha sido en convencer a los proveedores de la Administración de portarse bien y no reclamar los 55.444 millones que se han quedado pendientes de pago para 2024 y que no montasen lío en los medios de comunicación.
Por todo ello, creo que debemos concluir que la moto de Pedro Sánchez es mejor que un Falcon, le ha resuelto todos los problemas que podía haber llegado a tener, que le faltasen ingresos, que no sido así, que los gastos no creciesen más que los ingresos, aunque haya tenido que hacerle una pirula a la ministra, que gracias a ello ha podrido reducir el déficit a un 3,6 % aunque la moto ya sabe que es mentira y, por último, nadie había conseguido en un trimestre reducir la deuda en el último trimestre del año, aunque para ello haya tenido que endeudarse en 45.000 millones tres meses después del cierre del ejercicio.
Comentarios
tracking