Fundado en 1910

27 de mayo de 2024

Análisis económicoJosé Ramón Riera

El gasto en pensiones se dispara a los 38.000 millones en el primer trimestre

En 2024 el déficit real de la Seguridad Social rondará los 50.000 millones y va a colocar en el disparadero el global del estado español

​Todos los artículos de José Ramón Riera en El Debate

Actualizada 04:30

El próximo meseel titular será que en cuatro meses ya hemos pagado en pensiones más de 50.000 millones, que equivalen a 3.000 millones más que en 2023.
El gran problema está es que, para pagar las llamadas pensiones contributivas, supone un tremendo esfuerzo económico que obliga a tener que enviar una media de 4.000 millones de euros al mes desde las cuentas del Estado para poder pagar a los pensionistas. Esto quiere decir que en 2024, el déficit real de la Seguridad Social rondará los 50.000 millones y va a colocar en el disparadero el déficit global del estado español.
Además, cuando estoy escribiendo esto, sale la noticia de la lectura de cartilla del Fondo Monetario Internacional, donde Kristalina Georgieva, ha hecho unas declaraciones dignas de resaltar en las que cuestiona la eficacia de la reforma de pensiones tal y como está planteada y asegura que en el futuro, muy probablemente, será necesario adoptar nuevas medidas para asegurar la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones.
Que es ni más ni menos lo que llevo diciendo muchas veces y que nadie parece interesado en ponerse a trabajar.

El gobierno alemán ha desarrollado un plan para dotar de un fondo especial de 120.000 millones

Quiero recordar que el gobierno alemán ha desarrollado un plan para, en los próximos 10 años, dotar de un fondo especial de 120.000 millones a razón de 12.000 millones al año, que además van a tratar de ser utilizados para inversiones que generen como mínimo un 3 % de rentabilidad que pueda llevar en el tiempo a que ese fondo maneje 200.000 millones de euros, el día que se necesite tirar de él porque los ingresos por cotizaciones sociales no sean capaces de sufragar los gastos provocados por las pensiones.
Y este problema no se va a resolver por imposición, que es el modelo que le gusta al actual Gobierno, esto solo se resuelve primero poniendo a un grupo de técnicos muy buenos, a pensar cuales pueden ser las buenas soluciones, realizando un abanico de propuestas para que el conjunto de los partidos del arco parlamentario se ponga de acuerdo y se formalice una decisión que evite la quiebra del sistema y del Estado.
Si la situación continúa así, sine die, va a llevar no solo a la incapacidad de poder seguir pagando a los pensionistas sino que, además, el déficit que puede llegar a generar haga insostenible el modelo actual de organización que tenemos y provoque un cambio de modelo de funcionamiento, que equivaldría a tener que redactar una nueva Constitución.
Pero veamos como se encuentra hoy la situación, con un trimestre ya cumplido, en donde vemos que mes a mes van creciendo las pensiones por nuevas incorporaciones y que hace que el monto total, aunque no en grandes cantidades, vaya creciendo también mes a mes.
Como podemos comprobar, en el primer trimestre de 2023, las pensiones contributivas para ser pagadas necesitaron de 35.769 millones, con una cantidad pagada en marzo de 11.945 millones. En el primer trimestre de 2024, la cantidad necesitada ya ha llegado a 12.693 millones, que es un 6,3% superior a la necesitada en 2023 y que nos lleva a que se hayan tenido que dedicar 38.012 millones.
Esto nos lleva a que este año, en el primer trimestre, hemos tenido que sacar de las arcas de la Seguridad Social 2.242 millones más que el año pasado.
El problema está en que, de mantenerse la tendencia, en el segundo trimestre vamos a tener que pagar 51.000 millones, incluida la paga extra de junio, que nos llevará a un primer semestre de 89.013 millones pagados en total y que inexorablemente nos llevarán a cerrar el año con más 178.000 millones, aproximadamente unos 10.500 millones más que el año 2023.

Solo las pensiones contributivas ya van a generar un déficit de 26.000 millones

El gran problema está en que los ingresos por cotizaciones sociales están estimados en 152.000 millones y, por lo tanto, solo las pensiones contributivas ya van a generar un déficit de 26.000 millones, a los que habrá que añadir las pensiones no contributivas, el Ingreso Mínimo Vital y las partidas de Incapacidad temporal que van a llevar el gasto a cifras todavía desconocidas porque no se ha hecho el cálculo oficial, al no renovar el presupuesto de 2023, que no valen ni para limpiarse los mocos.
Nadie quiere coger el toro por los cuernos, lo que quiere decir que el toro ve que tenemos miedo y nos va a empitonar, nos llevarán a quirófano y lo único que nos queda por pedir es que el día que eso suceda, tengamos el mejor cirujano disponible, porque si no acabaremos peor que Manolete en la plaza de Linares, después de la embestida del Miura Islero.
Comentarios
tracking