18 de octubre de 2021

El ministro Bolaños solo en la bancada azul.

El ministro Bolaños solo en la bancada azul.Efe

Debate en el Congreso

El PP y Vox desenmascaran la Ley «totalitaria» de Memoria Democrática

El Gobierno ha dejado solo al ministro de la Presidencia en su defensa en el Congreso, y eso que es una de sus leyes estrella. Bolaños ha metido prisa a la Cámara para su aprobación

El PP y Vox han puesto de manifiesto en el Pleno de este jueves las contradicciones y fallas democráticas del proyecto de ley de Memoria Democrática, que afrontaba su primer gran examen en el Congreso con el debate y votación de las enmiendas a la totalidad presentadas por ambos grupos parlamentarios y por ERC (que lo considera cobarde e insuficiente).
Para ser una de las leyes bandera del Gobierno de coalición, el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, ha estado más que solo en su defensa. Solo bien avanzado el debate se han unido a la bancada azul las ministras de Unidas Podemos Irene Montero y Ione Belarra, y porque después le tocaba intervenir a la ministra de Igualdad.
«Quieren inocularnos una memoria colectiva al dictado del Gobierno más radical de la democracia», «tratan de imponer sobre la historia su relato ideológico», le ha recriminado la diputada del PP Macarena Montesinos al ministro.
Bolaños ha tenido que escuchar éste y muchos otros reproches por lo que tanto populares como Vox consideran una ley que divide a los españoles en «buenos y malos». «Quiere construir una memoria colectiva a su gusto, totalitaria», ha continuado.
Para la defensa de su postura Vox ha sacado a escena a nada menos que un catedrático de Filosofía del Derecho, su diputado por Sevilla Francisco José Contreras.
El diputado de Vox Francisco José Contreras.

El diputado de Vox Francisco José Contreras.Efe

Éste ha resumido de forma muy gráfica la «jerarquización de los muertos» que a su juicio pretende el proyecto de ley que aprobó el Consejo de Ministros en julio. «Se pondrá honrar a García Lorca pero no a Ramiro de Maetzu», ha afeado a Bolaños, que asistía hierático desde su escaño a la batería de reproches del diputado de Vox.
«Su ley suprime la libertad de asociación, la libertad religiosa, de reunión, de cátedra y expresión. Establece cauces para un constante adoctrinamiento», se ha quejado Contreras entre aplausos de la bancada de Santiago Abascal. «Cimentan la eterna supremacía moral de la izquierda, persiguen grabar a fuego que la izquierda es sinónimo de democracia y libertad y la derecha de fascismo y represión».

Rufián llama «cobarde» al Gobierno

Pese a la dureza de las intervenciones, en el hemiciclo los ánimos estaban más templados en las bancadas de la derecha que en la de ERC. Irónicamente, de su portavoz, Gabriel Rufián, han salido algunas de las expresiones más duras que recogerá el diario de sesiones. «Nos trae una ley de memoria sin memoria. Es una vergüenza, 14 años después. ¿Por qué ustedes son tan cobardes?», le ha preguntado al ministro.
Minutos antes este último había hecho patentes las prisas del Gobierno por aprobar este proyecto de ley cuanto antes apelando a la humanidad de sus señorías: «Sean ustedes conscientes de que hay gente que ya no tiene tanto tiempo», les ha dicho en alusión a los las personas de avanzada edad que siguen sin conocer el paradero de sus familiares fusilados.
El ministro Bolaños ha insistido en que ésta «no es una ley contra nadie sino una ley de todos y para todos». «No discrimina unas víctimas de otras», según él. Y la ha tratado de despojar del sesgo ideológico, evidente, que tiene. «No es una cuestión de ideología sino de justicia, democracia, humanidad y reparación», ha señalado.
En su turno de intervención, el diputado de Ciudadanos Guillermo Díaz ha hecho alusión a una de las contradicciones de la Ley de Memoria Democrática que El Debate ha venido publicando esta semana: dispone multas de hasta 120.000 euros por exaltación del franquismo mientras, en paralelo, el Ministerio del Interior mantiene congelada la reforma de la Ley de Víctimas del Terrorismo que ha de servir para multar los homenajes a etarras.
«Memoria sí, memoria selectiva la suya», le ha espetado Díaz a Bolaños, y se ha quejado de la «ley de amnesia» y la «diferencia de trato» del Ejecutivo de coalición para con las víctimas del terrorismo.
No es la única incongruencia. El proyecto de ley que se tramita en el Congreso permite, entre otras cosas, la ocupación de terrenos privados para exhumar en contra de la voluntad del propietario y solo teniendo indicios; introduce la Memoria Democrática en las aulas desde los 12 años, permite la retirada de títulos nobiliarios, subvenciones y hasta la supresión de asociaciones.