17 de agosto de 2022

La cocina de Tezanos

La cocina de TezanosPaula Andrade

El perfil

Tezanos, el guerrista convertido en guardaespaldas de Sánchez

José Félix Tezanos nunca ha participado en un programa de cocina, pero sus platos le convierten en el mejor chef del momento, al menos para las exigentes mesas de comensales sanchistas: como sociólogo ha dilapidado todo el prestigio del Centro de Invenciones Socialistas, antes conocido por CIS; pero como inductor del voto en favor de su patrón reúne en los fogones políticos las virtudes de Ferrán Adriá, Abraham García y Paco Roncero juntos en la cocina tradicional.
De la tradición socialista procede, precisamente, este guerrista acérrimo convertido en edecán de Pedro Sánchez, quizá el dirigente del PSOE más detestado por el mismo Alfonso Guerra que más promocionó a José Félix Tezanos dentro del partido como referencia intelectual que complementara el socialismo de pelo en pecho encarnado por el vicetodo durante tres lustros.
Tezanos, nacido en Santander en 1946, el mismo año en que Enver Hoxa proclamó la República Popular de Albania en un guiño a su futuro; fue guerrista cuando serlo daba galones y es sanchista cuando no serlo conduce al cadalso.

Si Tezanos dice que Sánchez va a ganar un Grammy Latino; el título de Miss Universo o la Liga sueca de curling, que nadie se ría ni se enfade. Porque está en ello y con él todo es posible

La reconversión del escudero de Guerra (siempre a su vera en las fundaciones Pablo Iglesias o Sistemas o en la revista Temas) en guardaespaldas de Sánchez es fundamental para entender la conquista del PSOE por el actual presidente: si en el caído Ábalos tuvo al sargento de hierro que ponía firme a la tropa para vencer a Susana Díaz; en Tezanos, Cristina Narbona, Josep Borrell o Carmen Calvo tuvo a los cerebros privilegiados que le dieron la pátina intelectualoide al líder del nuevo socialismo español.
José Félix Tezanos, presidente del CIS

José Félix Tezanos, presidente del CIS, durante una comparecencia en el Congreso de los DiputadosEuropa Press

Que Sánchez castiga sin piedad a sus víctimas es tan cierto como que primero las premia, como demuestran los campanudos puestos y los generosos salarios que todos ellos han tenido en recompensa a sus servicios.
Pasar de guerrista a sanchista constituye un salto, para que nos entendamos, parecido al de Figo cuando abandonó el Barça para fichar por el Real Madrid; que Tezanos empezó a dar hace muchos años, en compañía de su pupilo Rafael Simancas; y ha coronado convirtiéndose en el denostado Pigmalión de su jefe: los sondeos del CIS son burdos intentos de adecentar autoprofecías para, a fuer de insistir en ellas, intentar que se cumplan.

Pasar de guerrista a sanchista constituye un salto, para que nos entendamos, parecido al de Figo cuando abandonó el Barça para fichar por el Real Madrid

Tezanos no adivina el futuro, intenta modelarlo en auxilio de un jefe agradecido con un buen sociólogo en la Universidad, un mejor publicista en Moncloa y un tumor para el CIS, en la UCI de la credibilidad y en el mortuorio de la demoscopia.
Pero a José Félix, socarrón en la distancia corta, culto y con mal genio, no le importará demasiado. Cuando llegue el momento, pasará por los montes de Guadarrama y Navacerrada, cerca del burgués Torrelodones de Juan Van Halen, y tal vez se anime a escribir otra novela.
La primera, titulada La rama quebrada, narraba la historia de un extraterrestre caído en la tierra e incapaz de entender gran cosa de los seres humanos. Si alguien encuentra coincidencias entre su historia y la de Sin noticias de Gurb de Eduardo Mendoza, conviene aclararle que es pura casualidad.
Todo el mundo sabe que en Moncloa nadie plagia y que en sus cocinas, de la misma manera, el chef Tezanos sirve encuestas impecables: si él dice que Sánchez va a ganar un Grammy Latino; el título de Miss Universo o la Liga sueca de curling, que nadie se ría ni se enfade. Porque José Félix está en ello y con él todo es posible.
Comentarios
tracking