28 de noviembre de 2022

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y la consellera de la Presidencia, Laura Vilagrà, posan en el ámbito de su reunión este domingo en Barcelona, en un momento de turbulencias en las relaciones entre el Gobierno y la Generalitat a raíz de la denuncia de espionaje a independentistas

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y la consellera de la Presidencia, Laura Vilagrà, en su reunión este domingo en BarcelonaEFE/ Toni Albir

Caso Pegasus

El Gobierno se pliega al independentismo y anuncia un control interno del CNI sobre el espionaje

«No tenemos las respuestas que esperábamos a la altura de la gravedad de los hechos», ha señalado, por su parte, la consejera catalana Laura Vilagràs

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha trasladado este domingo las cuatro iniciativas que el Gobierno de España pondrá en marcha en los próximos días, en relación con el conocido ya como 'Caso Pegasus': abrir un control interno en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la «plena disposición» del CNI para colaborar las actuaciones que va a iniciar el Defensor del Pueblo, constituir «de manera inmediata» de la Comisión de Secretos Oficiales en el Congreso, así como la colaboración del Ejecutivo con la Justicia, mostrándose dispuestos a «desclasificar» documentación para esclarecer los hechos.
Así lo ha explicado el ministro en su comparecencia ante los medios tras la reunión de más de dos horas –y sin móviles, a petición de la Generalitat –mantenida con la consejera de la Presidencia catalana, Laura Vilagrà, en Barcelona, a raíz de las acusaciones de espionaje.
Comparecencia Felix Bolaños

Félix Bolaños comparece ante los mediosEFE

«El Gobierno ha iniciado ya los contactos con los grupos parlamentarios para urgirles a constituir la Comisión (de Secretos Oficiales) lo antes posible», ha señalado Bolaños, añadiendo que en ella «deberán estar representadas todas las fuerzas políticas sin excepción».
Y es que las informaciones que han trascendido estos días sobre el presunto caso de espionaje con el programa Pegasus, ha reabierto precisamente la cuestión sobre esta comisión, que lleva sin constituirse desde marzo de 2019. Esto implica que hace algo más de tres años que el Congreso de los Diputados no ejerce control alguno sobre el uso de los fondos reservados del Gobierno ni tampoco de las actividades del Centro Nacional de Inteligencia.
La razón de este bloqueo reside en los vetos entre formaciones políticas, dado que para que entre en ella el diputado de un grupo parlamentario debe ser elegido por «mayoría de tres quintos», como indica la Resolución de la Presidencia del Congreso de los Diputados del 11 de mayo de 2004 sobre secretos oficiales, es decir, tiene que obtener 210 votos.
Félix Bolaños ha calificado de «cordial, sincera y correcta» la reunión y ha señalado que los objetivos del Ejecutivo central en la misma han sido trasladar al Govern su «voluntad inequívoca» de «trabajar para que se esclarezcan los hechos» relativos al presunto espionaje denunciado por la Generalitat, así como «reafirmar el compromiso con el Estado de derecho, con los derechos fundamentales y con las libertades individuales de las personas». También, «demostrar que nuestra democracia es garantista» y remarcar su «voluntad de diálogo».
El ministro de la Presidencia ha defendido que el Gobierno tiene «la conciencia tranquila y nada que ocultar», y que las instituciones españolas «actúan y actuarán siempre dentro de la ley» y «sometidas a control judicial».

«No podemos negociar con quien nos espía»

Por su parte, la consejera de la Presidencia de la Generalitat, Laura Vilagràs, ha asegurado en rueda de prensa salir insatisfecha de la reunión. «No tenemos las respuestas que esperábamos a la altura de la gravedad de los hechos».
En este sentido, ha calificado las respuestas dadas por el ministro como «insuficientes, vagas, inconcretas y de resultados inciertos», y ha concretado que una investigación interna del CNI no les da muchas garantías.
Ha añadido que el Govern exige la dimisión de quienes sean los responsables, no solo por eso, sino también por su incapacidad de dar respuesta, y ha advertido de que así no se pueden tener relaciones fluidas con el Gobierno: «No podemos negociar con quien nos espía».
Laura Vilagràs: «No podemos negociar con quien nos espía»

Laura Vilagràs: «No podemos negociar con quien nos espía»

Comentarios
tracking