Fundado en 1910

23 de julio de 2024

Los etarras Ainhoa Múgica y Olarra Guridi acumulan cientos de años de prisión por una decena de asesinatos cada uno

Los etarras Ainhoa Múgica y Olarra Guridi acumulan cientos de años de prisión por una decena de asesinatos cada unoEFE

Sánchez salda la deuda con Bildu por el apoyo a la Ley de Memoria Democrática: 11 etarras, al País Vasco

El Gobierno inicia así una nueva fase en su apoyo a los etarras: los más sanguinarios ya duermen en Euskadi

Históricos sanguinarios como Juan Antonio Olarra Guridi, con 10 asesinatos; Patxi Javier Macazaga, con 9 asesinatos en su conciencia; Juan Carlos Iglesias Chouzas ‘Gadafi’, autor de 9 asesinatos o Ainhoa Múgica, con 7 asesinatos dormirán a partir de ahora en las cárceles del País Vasco.

Estos asesinos son sólo 4 de los 11 traslados a cárceles del País Vasco o Navarra que la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha denunciado este jueves. Estos 11 acercamientos suponen al mismo tiempo el mayor traslado de presos etarras que ha hecho el Gobierno de Pedro Sánchez y, al mismo tiempo, un nuevo paso en la política penitenciaria del Gobierno socialista.

El Gobierno de Sánchez comenzó a regalar a los presos etarras el acercamiento a las cárceles del País Vasco y Navarra hasta lograr que no hubiera ningún terrorista más al sur de Madrid. Cárceles como las de Asturias, Cantabria, León o Zaragoza se llenaron de terroristas.

En 2020 el siguiente paso fue comenzar a introducirlos en las cárceles del País Vasco y Navarra. Eso sí, a los más sanguinarios los mantuvo todavía fuera de las dos comunidades, aunque sí muy próximos. Los reunieron en Logroño y Soria, sobre todo.

Ahora, los más sanguinarios

Este verano el proceso continúa y este jueves se ha conocido ya el traslado de algunos de los más sanguinarios e históricos a las cárceles vascas. Así, Olarra Guridi y Ainhoa Múgica pasan de la cárcel de Logroño a la de San Sebastián y a ‘Gadafi’, de la de Palencia a Zaballa y Patxi Javier Macazaga, alias ‘Txema’ pasa de la cárcel de El Dueso a San Sebastián.

Si bien el resto de los etarras acercados no acumulan tantos asesinatos, sí que tienen mucho peso dentro del colectivo de presos etarras (EPPK). Así, Eneko Gogeaskoetxea trató de asesinar al Rey durante la inauguración del museo Guggenheim de Bilbao en 1997. Al ser localizado, asesinó al Ertzaintza José María Aguirre. Juan Ramón Carasatorre está condenado por el asesinato de Gregorio Ordóñez, de Mariano de Juan Santamaría y el de Enrique Nieto. Luis Mariñelarena es el asesino de Fernando Buesa y su escolta Jorge Díez. Y José Lorenzo suma hasta 5 asesinatos.

Todos menos Carasatorre y Mariñelarena llegarán a las cárceles vascas y, por lo tanto, pasarán a depender de la política penitenciaria del Gobierno de Íñigo Urkullu después de que Pedro Sánchez les cediese las competencias en octubre de 2021.

Pago por la Memoria Democrática

La Asociación de Víctimas del Terrorismo, AVT, considera que este acercamiento es «el pago de Sánchez a Bildu por aprobar su Ley de Memoria Democrática». Recuerda que «Los 11 etarras agraciados en el día de hoy por el Gobierno de España cuentan con la friolera de 40 asesinatos. Terroristas sanguinarios que dormirán más cerca de sus domicilios, y a los que sus familiares prácticamente podrán visitar dando un paseo mientras nosotros tenemos que hacer miles de kilómetros para visitar las tumbas de nuestros seres queridos».

Según la AVT, «para este Gobierno, ya no hay límites que traspasar, da igual que estos terroristas hayan asesinado a tantos inocentes. Da igual cuántas familias hayan roto de por vida, lo importante es que estos asesinos duerman al lado de los suyos y así tener contentos a sus socios de Gobierno».

Comentarios
tracking