07 de diciembre de 2022

Una placa recuerda cada 24 de septiembre al cabo de la Guardia Civil, Juan Carlos Beiro, asesinado por ETA en 2002

Una placa recuerda cada 24 de septiembre al cabo de la Guardia Civil, Juan Carlos Beiro, asesinado por ETA en 2002

La bandera española en el corazón del abertzalismo que ondeó unos minutos para no ser destrozada

Amigos y vecinos de Leiza (Navarra) recuerdan al guardia civil, Juan Carlos Beiro, en el 20 aniversario de su asesinato

La localidad navarra de Leiza vio ondear una vez más la bandera de España. Y el lector dirá: «pues vaya novedad, como sucede todos los días…». Pero no, la bandera española que se vio ayer en ese muro situado en la carretera que une la comarca navarra de Leizaran con la guipuzcoana de Tolosaldea, corazón del abertzalismo radical donde han nacido decenas de terroristas de ETA supone un acto de reivindicación y un síntoma de que todavía queda labor por hacer para normalizar lo que debería ser normal. Porque la bandera de España apenas duró unos minutos sobre ese muro.
Las decenas de personas que se acercaron hasta el pequeño pueblo navarro para conmemorar el 20 aniversario del asesinato del guardia civil Juan Carlos Beiro tuvieron que retirarla porque sabían que dejar la bandera de España en algunas comarcas de España supone que en pocos minutos aparecerá quemada, destrozada o ambas cosas a la vez.
Algo parecido sucede con la placa que recuerda a Juan Carlos Beiro. Tal día como ayer hace 20 apareció en ese mismo muro una pancarta contra la Guardia Civil, «Gora ETA. GC jota bertan hil» (Viva ETA. Guardia Civil muerte aquí, en euskera). Cuando una patrulla de la Benemérita se acercó a retirarla, un terrorista escondido en las cercanías hizo explotar los 15 kilos de explosivos de la bomba trampa que había escondido junto a la pancarta.
La viuda de Juan Carlos Beiro, María José Rama se apresuró a retirar la placa que coloca cada 24 de septiembre para recordar a su marido. Cuando está a punto de cumplirse 11 años desde que ETA anunció que dejaba las armas y más de cuatro desde que se disolvió, su espíritu todavía perdura en algunas zonas de España y el odio que sembró se mantiene contra los valores que defendieron a los españoles contra la lacra del terrorismo.
Cada año, los amigos y familiares de Juan Carlos Beiro, colocan y retiran la placa que lo recuerda

Cada año, los amigos y familiares de Juan Carlos Beiro, colocan y retiran la placa que lo recuerda

Recordar, esclarecer y no pactar

«Nuestros familiares fueron asesinados por defender unos valores democráticos que algunos intentaban sepultar bajo la fuerza de las armas. Nuestros familiares arriesgaron su vida por unos conceptos tan bonitos e importantes como la libertad, la democracia y la patria», dijo ayer la viuda de Juan Carlos Beiro en el 20 aniversario de su asesinato, junto a la placa y a la bandera española.
La viuda del guardia civil, Juan Carlos Beiro, acude cada año al lugar donde fue asesinado su marido porque "nos cuesta pero es nuestro deber"

La viuda del guardia civil, Juan Carlos Beiro, acude cada año al lugar donde fue asesinado su marido porque «nos cuesta pero es nuestro deber»

Y por eso, continuó: «Hoy, al ver las actuaciones de algunos políticos nos preguntamos: ¿Por qué y por quién murieron nuestros seres queridos? Quienes dirigen el país por el que todos ellos fueron asesinados tienen al menos, tres deberes morales que cumplir: El primero, recordarles. El segundo, esclarecer y condenar sus crímenes. El tercero, como ocurre en Alemania, no pactar nunca con quienes no han condenado aquella barbarie».
Ningún representante del Gobierno de Navarra, presidido por el PSOE con dependencia de Bildu, se presentó en el homenaje al guardia civil Juan Carlos Beiro.
Comentarios
tracking