28 de mayo de 2022

Cocina restaurante Charrúa

Cocina restaurante Charrúa

El Chef Judicial

Charrúa: un tango de Gardel

La seducción del fuego y las caricias de este tango argentino comenzará a brillar en su máximo esplendor

Y todo a media luz, a media luz los dos, a media luz los besos, a media luz tú y yo…. Como en un tango de Gardel, guiado por los pasos de la belleza del baile más seductor caminen por el barrio de Justicia, adéntrense en Conde Xiquena y crean viajar a Corrientes 348 para vivir un cóctel de amor, quizás en el restaurante más romántico de Madrid, posiblemente el de los cortes de la carne más exquisita de la capital.
Charrúa, mezcla de culturas argentina y uruguaya, nos conquistará justo al franquear las cortinas para encontrar un embrujo entre las velas con una cocina abierta sobre cuyas brasas se cocinan las piezas más suculentas y las verduras más frescas. El romanticismo nacerá de las llamas en un ambiente cálido, ideal para cualquier época del año, pero excepcional en la temporada de invierno. Charrúa en homenaje a la tribu indígena que vivió en el siglo XVI en los territorios que conforman ahora el sur de Uruguay, nos desplaza a una época de grandes y aguerridos cazadores, a una cultura ancestral sustentada en el fuego que desplegará su magia sobre las brasas.
Salón del restaurante Charrúa

Salón del restaurante Charrúa

Los entrantes más clásicos de Argentina como el inigualable chorizo criollo o la cecina de vaca madurada rivalizarán con una sensacional morcilla de Burgos que sobre las llamas nos brindará un sabor suave e intenso para dar comienzo a una verdadera batalla gastronómica. Las mollejas de ternera en una combinación perfecta con el queso provolone a la brasa nos ofrecen excelentes alternativas para los primeros pasos de este maravilloso tango argentino con guiños uruguayos. Un catena Malbec de 2018, vino con aromas que nos evocan flores, violetas, frutas rojas y un toque de vainilla, de cuerpo robusto y elegante y mineral en nariz maridará los primeros entrantes.
Morcilla de Charrúa

Morcilla de Charrúa

Si Charrúa es inigualable por su carne, el firmamento de verduras que nos ofrece resulta irresistible. El sensacional tomate Garzón, un bocado de primera calidad con un intenso sabor, la ensalada clásica San Ramón de lechuga de la huerta y cebolla, la ensalada de 'Niní' con espinaca, aguacate, tomate seco y parmesano con aderezo de miel y sobre todo la 'ensalada Charrúa' con albahaca y tomate sosteniendo una burrata de leche de búfala , pondrán las tonalidades verdes y el frescor antes de continuar con el atractivo calor de las brasas. Porque es ahí donde la seducción del fuego y las caricias de este tango argentino comenzará a brillar en su máximo esplendor. La galería de verduras a la brasa en forma de tomate rosa, pimiento rojo, cebolla, calabacín o un sensacional boniato que alcanza un sabor inigualable al punto justo de fuego nos anticipan la maestría en el dominio de este arte ancestral. Verduras a la brasa solas o como acompañamiento, sin que podamos marcharnos de este maravilloso restaurante sin probar los puerros, la papa o las alcachofas a la brasa o la sabrosa berenjena japonesa.
La bodega de Charrúa nos embarca en un viaje por los mejores Malbec y vinos de Mendoza, sin olvidar el producto nacional a modo de sensacionales Riberas y Riojas. Para continuar regando nuestra copa e incrementar la seducción que ya fluye, cual tango en el ambiente, recomendamos un Pago de Carraovejas de 2019, de las variedades de tinto fino, Cabernet Sauvignon y Merlot, rotundo y vibrante con matices florales que destaca por su elegancia e intensidad. Una joya de Carraovejas que se erige como un excelente maridaje para el festival de carne en la que estamos a punto de adentrarnos. Un Marqués de Murrieta gran reserva de 2014 se presenta también como una magnífica alternativa para continuar este viaje gastronómico.
Pago de Carraovejas

Pago de Carraovejas

A estas alturas de nuestro sensual baile, de esos viejos tangos a media luz con el que conquistará la mirada de su acompañante entre recuerdos de nuestro Buenos Aires querido, desde Mendoza hasta el Calafate, veremos derretir cualquier glaciar de Perito Moreno, cuando aparezcan en nuestra mesa a la luz de las velas las mejores piezas. Cortes de carne procedentes de Uruguay y Argentina, en forma de ojo de bife, de lomo de novillo angus o de colita de cuadril de Wagyu. Guiños a Estados Unidos con una picaña Black Angus, un lomo alto o una entraña Black Angus o a Finlandia con un Rack de Novilla Ayrshire que nos brinda una carne joven y de exquisito sabor. 
Lomo alto black angus

Lomo alto black angus

Para los que busquen una carne más madura, Charrua nos ofrece el Lomo Simmental con 40 días de maduración, el chuletón de vaca Hostein de Países Bajos con 60 días de maduración o el producto nacional con el chuletón de vaca gallega con 50 días. Culminen este recorrido con un Matarromera de 2018 y no pierdan oportunidad de degustar la originalidad de una «Milanesa Charrúa» que, compuesta por solomillo de retinta, huevo de corral y trufa negra enamorará a cualquier paladar.
Milanesa con trufa

Milanesa con trufa

Toda noche de sensualidad y romanticismo debe endulzarse con alguna de las maravillas de Charrúa. Viajen al corazón de Argentina y déjense llevar por el flan mascarpone o el volcán con dulce de leche, un adictivo panqueque o un excepcional mousse de chocolate. Culminarán una de las mejores veladas gastronómicas a media luz, creyendo que es posible viajar a Argentina y Uruguay sin salir de Madrid, a la luz de las velas, con la voz del maestro Gardel y con los compases y caricias del más sensual de los tangos.
Flan mascarpone

Flan mascarpone

Volcán dulce de leche

Volcán dulce de leche

Comentarios

Más de Restaurantes

tracking