27 de noviembre de 2021

Los `pipis´ son una de las plagas más comunes entre los niños

Una madre revisando la cabeza de su hija en busca de piojosGTRES

Niños

Cómo prevenir los piojos en los más pequeños

Los `pipis´ no resultan perjudiciales para la salud, pero pueden llegar a ser muy molestos. Se alimentan de sangre humana, odian el calor y prefieren el pelo liso al rizado y el limpio al sucio
La pediculosis, la infección de piojos, es una de las plagas más comunes entre niños en edad escolar. Sin embargo, también puede llegar a afectar al resto de miembros del hogar familiar. Los principales problemas de los piojos son su facilidad para extenderse por las cabezas de los más pequeños, su rápida reproducción y lo difícil que resulta acabar con ellos.
Desde el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, afirman que es más frecuente que los piojos se transmitan por el contacto directo de cabeza con cabeza, y no tanto por la ropa, aunque también es posible. Estos insectos no son capaces de sobrevivir más de 48 horas sin alimentarse una vez se desprenden del cuero cabelludo. Sin embargo, aunque no viven más de un mes, en pocos días de anidamiento pueden poner suficientes liendres como para que la infestación persista durante semanas.
Se recomienda revisar semanalmente la cabeza de los niños

Se recomienda revisar semanalmente la cabeza de los niñosGTRES

Revisión semanal de cabezas

Una de las recomendaciones para prevenir la plaga de piojos es supervisar semanalmente la cabeza de los niños, sobre todo cuando se ha avisado desde el colegio algún otro caso de `pipis´ o si se percibe picor en el cuero cabelludo. La manera más eficaz de hacerlo es utilizar una lendrera, un peine especial de púas metálicas muy finas que sirven para eliminar los piojos y sus huevos.
A estos últimos, las liendres, hay que prestarles especial atención. Por su tamaño, son complicadas de ver y pueden ser causa de reinfección si no se eliminan del todo. Los lugares preferidos de los piojos para poner sus huevos son los sitios calientes de la cabeza: la nuca y detrás de las orejas. Sin la temperatura y la humedad del cuero cabelludo, las liendres no eclosionarán y, por lo general, morirán después de una semana si han sido desprendidas del pelo.

Sábanas y toallas

Si hay sospecha de que el pequeño puede padecer pediculosis es recomendable también cambiar las sábanas y toallas, al igual que todas aquellas prendas de ropa que hayan tenido contacto directo con su cabeza. Los piojos no sobreviven a más de cuarenta grados de temperatura, por lo que son más efectivos los programas de agua caliente de la lavadora. Todo aquello que no se pueda lavar, puede meterse en el congelador durante cuarenta y ocho horas o guardarse en una bolsa de plástico sellada durante tres días.
Sin embargo, la manera más efectiva de prevenir la infección de piojos es enseñar a los más pequeños que deben evitar la unión cabeza con cabeza cuando jueguen en el colegio o en el parque, y también que no deben compartir todas aquellas prendas que tienen contacto directo con el pelo, como peines, diademas, gorros o bufandas.

Si el pelo está húmedo se mueven torpemente y son más vulnerables

Pelo liso y limpio, su preferido

Hay estudios que demuestran que los piojos prefieren el pelo limpio antes que el sucio y el liso al rizado, como el del pediatra Josep María Gairí Tahull y otros colaboradores, sobre la pediculosis de la cabeza. En este también afirman que «si el pelo está húmedo se mueven torpemente y son más vulnerables, se identifican más fácilmente y se pueden eliminar con mayor facilidad». La grasa en el cuero cabelludo les impide alimentarse, reproducirse y, en definitiva, sobrevivir.
Existen productos específicos para prevenirlos como champús o repelentes farmacológicos. Sin embargo, como explica el Dr. Ramón Abascal, también se pueden utilizar fórmulas caseras, como la mezcla de aceite de coco, aceite esencial de árbol de té y aceite de geranio. Sin embargo, en la actualidad se pueden encontrar en el mercado productos más innovadores como coleteros o tiras adhesivas para gorras, equivalente a las pulseras anti-mosquitos, solo que para piojos. Los tratamientos pediculicidas, indicados para la eliminación del insecto, no deben ser utilizados para evitar el contagio, ya que pueden resultar perjudiciales para el cuero cabelludo. Solo hay que emplearlos cuando se ha comprobado que efectivamente el niño tiene pediculosis.
Los piojos, con el Dr. Ramón Abascal
«El piojo muerde y su saliva puede producir una respuesta inmune local que ocasiona el picor o la sensación de que `algo se me mueve en la cabeza´», afirma Gairí Tahull. Estos pequeños insectos que se alimentan de sangre humana no son perjudiciales para la salud, pero pueden llegar a resultar muy molestos. Al igual que los colegios avisan a las familias de los casos que pueda haber, es importante que los padres lo comuniquen también a los centros escolares para poder controlar la plaga. 
tracking