23 de mayo de 2022

Tomar distancia con sus amistades u otros niños de su edad puede indicar que el niño esté siendo víctima de acoso o ciberacoso

Tomar distancia con sus amistades puede indicar que el niño esté siendo víctima de acoso o ciberacosoPexels

Violencia en la red

Los ocho síntomas para detectar el ciberacoso en niños

Existe una razón detrás de los cambios repentinos de comportamiento. Estar atento a las señales y los hábitos en la red de los más pequeños podrá garantizar la prevención del ciberbullying 

Cada vez los niños tienen un acceso más temprano a internet y a las redes sociales: un mundo virtual –e irreal– donde entretenerse, y también educarse. Aunque nacen con la tableta debajo del brazo, y controlan los dispositivos, incluso, mejor que los adultos, no son conscientes de los peligros que existen en la línea y las formas de violencia en la red.
Desde Qustodio, una aplicación para el control parental de la tecnología fundada en 2012 por tres amigos expertos en ciberseguridad, han lanzado una lista de los ocho síntomas que indican que un niño está sufriendo acoso en internet. 
Una joven triste frente a su ordenador

Una joven triste frente a su ordenadorPexels

1. No querer ir al colegio 

«En la mayoría de los casos, los acosadores conocen a la víctima en persona, lo que significa que es muy probable que sean alumnos del mismo colegio», afirman en Qustodio. Faltar a clase de manera frecuente o fingir estar enfermo son algunas de las señales que indican que el pequeño está evitando encontrarse cara a cara con su acosador.

2. Pérdida de interés en la tecnología

Existe una razón detrás de los cambios repentinos de comportamiento. Si antes le encantaba utilizar el móvil, el ordenador o la tableta, y de repente ha dejado de usarlos, es posible que esté viviendo situaciones que no le hacen sentir cómodo con la tecnología.

3. Enfado, irritación o frustración

No es buena señal que un niño muestre síntomas de ansiedad al recibir una notificación en un dispositivo. Tampoco lo es un ataque de rabia o ira que, aunque pueda ser debido a haber perdido una partida en un juego online, también se puede deber a una reacción a la violencia digital. Cuando un niño se muestra enfadado, irritado o frustrado tras conectarse a internet suele ser porque algo le ha ocurrido mientras. 

4. Cambios en los hábitos de sueño

«El sueño y las emociones están estrechamente vinculados». En casos de ciberacoso, suele ocurrir que el pequeño tenga dificultades para conciliar el sueño o que se despierte en mitad de la noche, por lo que se sentirá más soñoliento durante el día.

5. Cambios en los hábitos alimentarios

Los sentimientos y emociones afectan al apetito, y cuando un joven es víctima de violencia en la red es posible que gane o pierda peso sin una razón aparente. Otro síntoma físico puede ser el dolor de estómago o de cabeza repentino, aunque frecuente.

6. Pasa más tiempo con sus padres que con sus compañeros

Tomar distancia con sus amistades u otros niños de su edad puede indicar que el niño esté siendo víctima de acoso o ciberacoso. Pero también que, de manera repentina, haya empezado a «pasar más tiempo con un grupo nuevo de amigos, que se haya vuelto más retraído o que evite la compañía de sus compañeros, familiares o amigos», explican desde Qustodio.

7. Cada vez se vuelve más reservado

La vergüenza o el miedo de contarle a otra persona lo que le está pasando puede hacer que los niños que son víctima de violencia en la red no hablen de lo que les ocurre, pero incluso es común que intenten esconder el problema o mentir sobre su comportamiento. En Qustodio afirman: «si crees que tu hijo puede estar ocultándote algo, sobre todo en relación con su actividad digital, puede ser una señal de alarma».

8. Problemas de autoestima

Comentarios críticos hacía él mismo, como `no hago nada bien´, `no le caigo bien a nadie´, `estoy gordo´ o `soy feo´, son una señal de que el niño tiene una autoestima baja, que puede verse afectada también por la violencia que puede estar sufriendo en el entorno digital.

Las tres formas de ciberacoso más comunes

Desde la ONG Save The Children, indican que en los últimos años las tres formas de ciberacoso que más se han visto son: 
  • Happy slapping: grabación de una agresión, y su difusión a través de internet.
  • Grooming: engaño o abuso sexual online por parte de un adulto hacia un niño.
  • Sexting sin consentimiento: envío de fotografías o conversaciones de menores con contenido erótico.
Comentarios
tracking