25 de septiembre de 2022

Bego ordenatriz

Bego 'La Ordenatriz'Alfonso Úcar

Bego, 'La Ordenatriz': «Mantener el orden en una casa de nueve no es difícil, pero tampoco es tan fácil»

La influencer del orden acaba de publicar su primer libro: Limpieza, orden y felicidad

Bego Pérez tiene más de medio millón de seguidores en Instagram. Bajo su alias, 'La Ordenatriz', comparte sus mejores tácticas para mantener su casa, en la que viven un total de nueve, bajo control y todos sus secretos para que ropa, muebles, zapatos, maletas y demás permanezcan limpios como el primer día.
Después de dos años compartiendo su vida en fotos y vídeos con fórmula secreta contra las manchas y contra los olores, ha decidido dejárnoslo todo recopilado en un libro titulado Limpieza, orden y felicidad, donde podremos encontrar soluciones tan prácticas sobre cómo quitar desteñidos de la ropa, manchas de maquillaje o moho de la goma de la nevera.
–¿Cómo llegó a ser quien es hoy, casi la Marie Kondo española?
–Es demasiado decir. Antes de abrir la cuenta, falleció mi padre. Fue un antes y un después en mi vida. En el fondo a todo el mundo le pasa lo mismo. No era tan dramático pero incluso hacienda un duelo sano, como que se me empieza a caer la casa encima. Todo estaba desordenado y yo más descentrada, más despistada. No aguanta más, no me gustaba cómo estaba mi casa, el orden. Me propuse en ese momento empezar a ayudarme a mi misma.
Hice un curso de organización profesional, y como venía de trabajar en la empresa familiar de reformas y decoración, tenía mucho ganado de espacio y organización. A través de la cuenta que abrí en , comencé a ir a casa y tiendas como organizadora profesional y me iba muy bien, pero un año después llegó la pandemia. Nos quedamos encerrados en casa y de tanto correr, el pelo se nos fue para adelante, del parón que pegamos. Todos teníamos tiempo para ver qué pasaba en nuestra casa, ese tornillo oxidado, ese mueble que no corría bien. Empecé a compartir trucos de limpieza. Yo soy yo con mis siete hijos, que a veces me ponen unos retos complicados y compartí cosas graciosas como que gastaba cinco kilos de harina en una semana porque estaba todo el día hacienda cosas para la familia… una mancha que no salía y así empieza a correr el boca a boca y al final me han propuesto escribir un libro.

-Al inicio de tu libro, a modo de dedicatoria has escogido poner una cita de Santa Teresa, ¿por qué esa?
-Es una santa amigable para todo el mundo y muy admirada. Ella dejó su vida para servir a los pobres, lo que nadie puede hacer. Nadie deja su vida por algo que no va a ser pagado, ni reconocido. Y me parece que una familia y una casa es precisamente eso: algo no reconocido, que es muy necesario y que tiene mucho valor. Es donde nacen nuestros hijos, donde uno se desarrolla como persona y como profesional. Santa Teresa le daba mucha importancia al hogar y ella hacía familia allá por donde iba.
-¿Cómo haces para mantener el orden en una casa de nueve personas? Lo hace parecer muy fácil, pero creo que no lo es tanto.
-No es difícil, pero tampoco significa que sea fácil. A veces es pesado, y tenemos que tener mucha paciencia. Es ir inculcando poco a poco que igual que yo uso la casa, todos lo hacemos, todos ensuciamos y todos colocamos. No da tiempo, es obvio con siete hijos, pero aunque lo tuviera tampoco les sustituiría o evitaría ciertas tareas. Lo mejor que podemos hacer cada uno es asumir nuestras consecuencias. Cada uno a su edad: si coge el desayuno y abre algo y se ensucia, es tan fácil como pasar una bayeta. Lo que hay que hacer fácil es la solución y no caer en pánico con el problema.
-¿Qué es lo más sorprendente que se va a encontrar el lector en este libro?
-Yo creo que lo que más a sorprender es la laca de pelo. Una peluquera me dijo hace mucho tiempo que cuando una prenda se mancha con tinte de pelo, hay que darle con laca inmediatamente y se lava. Como durante el confinamiento nos tuvimos que teñir en casa, decidí probarlo. Una seguidora me preguntó después que con qué podía quitar un desteñido, y como no tenía laurel, que es con lo que tradicionalmente se han arreglado, le dije que probara con la laca. De ahí, hemos pasado a quitar rayones de coche, pegatinas de armarios, chicle…
-A parte de la laca, ¿qué otros productos no pueden faltar en un buen armario de limpieza?
-Pues a parte de los comerciales, para limpiar los baños, la cocina, los platos… me iría ya al bicarbonato y el vinagre, muy versátil. El limón, alcohol, agua oxigenada y unas buenas bayetas de microfibra.
-¿Por dónde ha de empezar alguien que quiera seguir los pasos de La Ordenatriz?
-El orden es algo muy personal. A unos nos importan más unas cosas que a otros. No se necesita lo mismo a los 20 que a los 40 o los 60. Si la vida no es igual, el orden tampoco. Si alguien quiere empezar a ordenar, yo diría que empiece por lo que más le incomode, lo que más le importe. Si es el armario, pues el armario o si es la cocina pues por ahí. Desde luego, la cocina es la estancia de la casa que siempre tiene que estar ordenado. Por ejemplo, en una mudanza es lo ultimo que se queda en la casa de origen y lo primero que se llena en la de destino.
Comentarios
tracking