22 de enero de 2022

Cayetana Álvarez de Toledo, en un acto del PP

Cayetana Álvarez de Toledo, en un acto del PPEFE

Gente

Cayetana Álvarez de Toledo, su vida más allá de la política

Su intensa carrera profesional no le hace sombra a una vida personal como madre de dos hijas, amistades con la nobleza y título de marquesa
Desde su llegada al mundo su vida se ha fraguado en diferentes países. Nació en Madrid, con siete años vivió en Londres y diez años después se marchó a Argentina. Sus progenitores le ponen el toque internacional a su árbol genealógico: madre argentina y padre francés. Y tras ellos hay una rama grande de hermanos, por parte de padre cuatro y una hermana por parte de madre. Así arranca la vida personal y poco conocida de Cayetana Álvarez de Toledo.
Antes de comenzar su carrera política estudió la carrera de Historia en Oxford y volvió a Madrid para realizar su tesis. El amor llamó a su puerta y su estancia en la capital se convirtió en definitiva sin billete de vuelta, tanto es así que con 34 años pidió la nacionalidad española (tiene también la argentina y la francesa). En 2001 se casó con Joaquín Güel, conde de Güel, perteneciente a una de las familias más importantes de Cataluña y primo de Ágatha Ruíz de la Prada; en el Real Monasterio de Pedralbes Es madre de dos niñas, Cayetana de nueve años y Flavia de siete. Los que las conocen aseguran que son más estrictas que su madre y a pesar de su corta edad están informadas del mundo de la política. En 2018 se divorció y desde entonces solo se le ha conocido una posible relación con el periodista Arcadi Espada.

Tiene la nacionalidad española, argentina y francesa

En 2012 fallecía su padre y ella recibía el título de marquesa de Casa Fuerte. La política aseguraba que fue ella la que recibió el título porque sus hermanos viven en Francia y tienen poca vinculación con España. Entre sus amistades más destacadas están el escritor Mario Vargas Llosa y su pareja Isabel Preysler y, en especial, la reina Máxima de Holanda, íntima amiga de su hermana pequeña Tristana.
Su relación con la aristocracia le viene de familia. Su padre, Jean Álvarez de Toledo, era hijo de un aristócrata español nacido en Nápoles que con 14 años se exilió en Nueva York cuando estalló la Segunda Guerra Mundial en Francia. Al volver a París creó una pequeña naviera que, años más tarde, su hijo Álvarez de Toledo la convirtió en millonaria. Entre los numerosos viajes por su empresa visitó Argentina, donde conoció a Patricia, madre de Cayetana.
En varias ocasiones ha asegurado que es agnóstica y que tiene un rechazo profundo a las políticas de identidad y catalogar a las personas como bloques identitarios. «Soy agnóstica, pero la tradición es de todos y me reconozco en ella. No tiene color político ni religioso. Son costumbres heredadas y tengo suficiente modestia para respetarlas», explicó en una ocasión a los medios.
De los pocos datos personales que se conocen de Álvarez de Toledo está su patrimonio: 400.000 euros en el banco, dos pisos en propiedad (en Madrid y Francia), la mitad de un piso en Argentina y una finca en Toledo, según ha sido publicado.

tracking