07 de agosto de 2022

La formación tortuga es la más famosa del Ejército romano

La formación tortuga es la más famosa del Ejército romanoRepresentación del siglo XVII de Wenceslaus Hollar

Las famosas formaciones y tácticas militares que dieron la victoria al Ejército romano

La guerra es como una partida de ajedrez. Para ganarla se necesita una estrategia a seguir. El ejército romano sabía muy bien esto y por ello perfeccionó sus estrategias militares

El Ejército romano fue el mejor de la Edad Antigua, superior a todos los demás gracias a las estrategias militares y las legiones. En cuanto a tácticas y formaciones, cinco fueron las que estuvieron activas durante el dominio militar romano. Estas fueron: la formación de tortuga, de orbe, de anticaballería, de cuña y de sierra.
Tulio (578-534 a.C.) sexto Rey de Roma, reorganizó el ejército. ¿Como lo hizo? Para ello, tomó como punto de referencia el patrimonio económico de los ciudadanos romanos. La ciudad estaba dividida en 4 tribus y los hombres en dos categorías. Los juniors eran aquellos hombres que tenían entre 15 y 45 años. Los mayores eran hombres de 45 a 60 años. Los primeros formaban parte del ejército activo y los demás en la reserva. La quinta división estaba formada por aquellos que no podían permitirse equipo militar. Estos fueron excluidos y no formaron parte del ejército romano.
La superioridad romana estuvo marcada por las legiones. ¿En qué consistieron? Las legiones, estructuralmente, se subdividían en centurias. Y dentro de las legiones, infantería pesada, infantería ligera y caballería. La legión estaba formada por 4.200 soldados de infantería, repartidos en 60 centurias. Estos soldados se dividieron en 3.000 de infantería pesada y 1.200 de infantería ligera. La caballería constaba de 300 soldados. A esto hay que sumar los obreros -conocidos como fábrica- que transportaban las máquinas de guerra, los coneteros y los trompetistas. Cada centuria estaba formada por unos 70 soldados, aunque algunos podían reducir su número a 30 soldados.
La distribución de las legiones era la siguiente. En primera fila estaban los soldados más jóvenes armados con gladius y pilum. En la segunda línea los soldados más experimentados. En la tercera se encontraban los soldados más antiguos –los Triari– que iban armados con largas lanzas y su misión era contener al enemigo a la espera de refuerzos.
En 133 a.C. Cayo Mario hizo un cambio en la forma de alistar a los soldados. Reemplazó el sistema de Servio Tulio por el de reclutamiento voluntario. Así, todos los ciudadanos podían formar parte del ejército. De esta forma los convertía en profesionales, cobrando un salario. Esto fue una ventaja, por el profesionalismo, pero un costo muy alto para el Estado. Las formaciones eran las siguientes:
La formación de tortuga consistía en levantar los escudos por encima de la cabeza. Las filas exteriores colocan los escudos en una posición defensiva. De esta forma se creó un caparazón como el de la tortuga. Era una táctica que permitía avanzar sin pérdida de soldados.
Formación en orbe

Formación en orbe

La formación de orbe se usaba cuando estaban aislados en una batalla. Se formaba un círculo, dejando a los soldados pegados cuerpo a cuerpo. En el centro, si los había, se colocaban arqueros para apoyar el fuego.
En la formación anticaballería los primeros hombres se agachaban y colocaban los escudos a modo de murallas. Los segundos estaban en posición vertical. Todos ellos tenían pilums fuera de los escudos apuntando hacia adelante.
En la formación de cuña se estructuraba un triángulo con un vértice con un solo hombre. Al entrar en combate, la formación se abría, provocando un combate cuerpo a cuerpo.
Formación de anticaballería

Formación de anticaballería

En la formación en las montañas una unidad en reserva se ubicó detrás de la línea del frente, cubriendo los huecos que pudiera dejar la primera línea. Con los movimientos de la reserva cerrando los huecos la apariencia era la de una sierra.
Por otro lado, el Ejército romano usó armas y vestimentas defensivas como el Gladius, el Pugio, el Pilum, la Spiculum; el Scutum, el Parma, el Cetratus, el Arcus, la Lorica segmentada, la Lorica hamata, o la Lorica squamata. Las armas pesadas eran el Onagro, el Muscolo, el Carnero, la Balista, la Catapultas y el Pluteo.
Comentarios
tracking