25 de septiembre de 2022

Fernando de Magallanes y Juan Sebastián de Elcano

Fernando de Magallanes y Juan Sebastián de Elcano

La trascendencia de un viaje hacia lo desconocido: 500 años de la primera vuelta al mundo

El 6 de septiembre de 1522, Juan Sebastián de Elcano llega a Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) con una sola nave, la Victoria, y dieciocho hombres, después de dar la primera vuelta el mundo

Este mes de septiembre de 2022 se conmemoran los 500 años de la primera circunnavegación al planeta, epopeya que sentaría las bases del mundo global actual. De hecho, la expedición iniciada por Magallanes y concluida por Elcano, supuso muchas cosas. Demostrar que la tierra efectivamente era redonda y que se podía navegar, que existía un paso entre los océanos, (bautizado como estrecho de Magallanes). Fue el inicio de la expansión española hacia el oriente por la ruta de occidente, con la conquista de las Filipinas, el descubrimiento para Europa de múltiples islas y nuevos territorios, como Australia descubierta en la expedición de Quirós y Torres, expedición a la que, por cierto, debe su nombre. Las primeras noticias de Japón, también para occidente, con el descubrimiento de las islas de Iwo Jima en la expedición de Ruy López de Villalobos y los primeros contactos protagonizados por marinos portugueses primero y por religiosos españoles posteriormente y las primeras rutas comerciales globales con el llamado Galeón de Manila, convoy de barcos españoles que intercambiaban productos entre México y Filipinas dos veces al año.

Fue el inicio de la expansión española hacia el oriente por la ruta de occidente, con la conquista de las Filipinas, el descubrimiento para Europa de múltiples islas y nuevos territorios

Que existía un vasto océano más allá del continente americano se sabía con certeza, desde otro septiembre, pero este de 1513, cuando el español Vasco Núñez de Balboa, tras haber cruzado el Darién de Norte a Sur, alcanzó las orillas de un enorme mar, en la actual Panamá, océano al que entonces bautizó como «mar del Sur», ya que dicho mar se encontraba en el sur del territorio de Panamá, (que, por cierto, significa el país de la buena pesca en idioma aborigen), el mar del Sur sería rebautizado precisamente por Magallanes como Pacífico, aunque durante parte de su historia también sería popularmente conocido como el «lago español» por el claro dominio que ejercería España en sus aguas al estilo del mare nostrum romano en el Mediterráneo.
Fernando de Magallanes, militar portugués al servicio de la Corona española, le propuso al Rey Carlos I buscar un paso entre ambos océanos y llegar a la India navegando hacia Occidente, en realidad esta era una propuesta muy similar a la de Cristóbal Colón, quien había fallecido en 1506 sin ser del todo consciente de que el continente descubierto no formaba parte de la India y las islas de las especias.
En 1519, sin embargo, ya se sabía que América era un continente diferente y que las ansiadas islas de las especies se encontraban al oeste del mismo, pero la propuesta de Magallanes no dejaba de ser muy arriesgada, ya que apenas existía cartografía, ni conciencia de las distancias, de la existencia de un paso, de la posibilidad de suministros y agua potable, ni información sobre las tribus locales, (de hecho Magallanes fallecería en Filipinas luchando contra indígenas hostiles). Además de todo ello, de conseguir el objetivo, deberían enfrentarse a los portugueses, entonces aún potencia rival de España y muy asentada en las islas Molucas.
La expedición demostraría que todos esos riesgos eran reales. De hecho de las cinco naves que salieron de Sevilla el 10 de Agosto de 1519 solo regresaría una, la Nao Victoria, otra de ellas, la San Antonio, se amotina ante las penalidades que sufren en la Patagonia, (en donde naufraga y se hunde la Santiago) y cruza el atlántico de vuelta. La Concepción es abandonada en Filipinas por falta de tripulación para manejarla y la Trinidad, (la nave capitana en donde viajaba Magallanes), acaba siendo apresada en las Molucas por los portugueses. Igualmente, de los 239 hombres que partieron, tan solo regresarían tres años más tarde 18, lo que da idea de la dureza y de las enormes dificultades del viaje.

La proeza de Elcano demostraba que la tierra era redonda, que su diámetro era muy superior al que se pensaba y que las dimensiones del océano Pacífico eran colosales

Como señalé, el propio Magallanes perdió la vida en una batalla en Filipinas. En realidad, algunos historiadores piensan que si bien es cierto que sin el empeño del portugués no se hubiese conseguido el éxito de la misión, ya que la mayoría de los capitanes ante la dureza del invierno austral apostaban por desistir, (incluido el propio Elcano y que de hecho hubiese sido la decisión más sensata y que más vidas hubiese salvado), también consideran que Magallanes era más militar que navegante, lo contrario que Juan Sebastián de Elcano, gracias a cuya pericia la Victoria y sus 18 héroes, sobreviviendo a todas las penalidades, consiguieron regresar al sur de España. Solamente la carga de especies que traía la Victoria sirvió para costear toda la expedición, aunque el saldo en vidas humanas resultó dramático.
La proeza de Elcano demostraba que la tierra era redonda, que su diámetro era muy superior al que se pensaba y que las dimensiones del océano Pacífico eran colosales. Desde aquel sorprendente viaje ya nada sería igual en el devenir del planeta.
Comentarios
tracking