08 de agosto de 2022

Ucrania guerra

Guerra total en Ucrania: Rusia avanza en todos los frentes

Las tropas rusas avanzan por Ucrania por todos los frentes: desde Bielorrusia hacia Kiev, desde Dontetsk y Lugansk por el Donbás, desde Crimea hacia Mariupol. Los ciudadanos de Kiev huyen de la capital ante un previsible asedio y han colapsado la ciudad. Los bombardeos rusos han destruido instalaciones militares en el puerto de Odessa. La guerra es total.
Según los guardias fronterizos ucranianos en la península de Crimea, el ejército ruso entró «a saco» en Ucrania con una oleada de columnas de vehículos blindados que no encontraron ningún obstáculo a su paso.
Por el norte, las tropas rusas procedentes de Bielorrusia han entrado en la zona restringida de la central nuclear de Chernóbil y conquistaron el enclave tras enfrentarse a los soldados ucranianos encargados de defender la central siniestrada.
Las columnas rusas siguen su avance hacia Kiev, donde helicópteros artillados han bombardeado el aeropuerto militar y se encuentran ya a las puertas de la capital, a solo 25 kilómetros de distancia.
Al mismo tiempo, la armada rusa bloqueó los puertos ucranianos del Mar de Azov, donde se encuentra el estratégico, y ansiado por Putin, puerto de Mariupol, de momento bajo control ucraniano.
En el Mar Negro, el ejército ucraniano está empleando aviones no tripulados de tipo Bayraktar para frenar la invasión.
Las alarmas antiaéreas han sonado en varias ciudades ucranianas. No sólo en el este, también en la ciudad de Lviv, en el occidente ucraniano. La gente en Kiev trata de escapar de la ratonera urbana y refugiarse cuanto más al oeste posible mejor, en regiones sin infraestructuras estratégicas sensibles de ser bombardeadas, como aeropuertos, puertos o bases del ejército.
Según el ministerio de Defensa ucraniano, el ejército ucraniano está luchando por el control de las ciudades de Genichesk, Skadovsk y Chaplinka, junto a la península de Crimea.

Ofensiva implacable

El Ejército ruso ha asegurado que la ofensiva está siendo implacable y que los separatistas de Donetsk y Lugansk avanzan a buen ritmo por el Donbás conquistando metro a metro y kilómetro a kilómetro territorio ucraniano gracias al implacable fuego de la artillería rusa.
Mapa del ataque ruso a Ucrania

Mapa del ataque ruso a UcraniaKindelan

El ministerio ucraniano del Interior confirmó esta afirmación y anunció que la ciudad de Shchastia, hasta ahora bajo control ucraniano, había sido conquistada por los separatistas del Donbás con el apoyo militar ruso.
La guardia fronteriza ucraniana señaló también que las tropas rusas entraron por el norte por el puesto fronterizo de Vilcha, a 150 kilómetros de Kiev, y avanzan hacia la capital.
El portavoz del ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov, trató de tranquilizar a la aterrorizada población y aseguró que la población civil «no tiene nada que temer» pues el ejército ruso sólo está golpeando «infraestructuras militares, las instalaciones de defensa aérea, los aeródromos militares y de la aviación», para lo cual se están empleando armas de alta precisión.
En ese sentido, anunció que «la infraestructura militar aérea de las fuerzas armadas de Ucrania ha sido neutralizada y sus defensas antiaéreas destruidas».
En concreto, aseguró que han destruido 74 instalaciones militares. Entre ellas, 11 aeródromos, tres puestos de mando, una base naval y 18 infraestructuras relacionadas con las defensas aéreas.
A pesar de ese anuncio, el ejército ucraniano aseguró que había derribado cinco aviones y un helicóptero ruso en el Donbás.
La primera oleada de la invasión rusa ya ha dejado un goteo incesante de muertos. Según el gobierno ruso, en las primeras horas de la invasión murieron 40 militares rusos y 10 civiles. Las cifras siguen aumentando.

Defensa total

Al mismo tiempo, el ejército ucraniano trata de levantar la moral de sus tropas y ciudadanos y anunció que logró «liquidar» a 50 «ocupantes rusos» en Lugansk. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski decretó la Ley Marcial en toda Ucrania, cerró el espacio aéreo y ordenó a sus fuerzas armadas «causar el mayor número de bajas posibles al invasor».
Además, Ucrania llamó a la movilización general de la población por medio de sus Unidades de Defensa Territorial: «Ucrania ha entrado en modo de defensa total. Cualquiera que esté listo y sea capaz de sostener un arma puede unirse a las Unidades de Defensa Territorial en su región».
Mientras tanto, la reacción occidental sigue limitándose a anuncios de «sanciones severas». «Coordinaremos, entre la UE, la OTAN y el G7, un paquete de sanciones muy severas», anunció la ministra alemana de Exteriores, Annalena Baerbock.
Las condenas occidentales tampoco se han hecho esperar: El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró tras iniciar la invasión que «el mundo responsabilizará a Rusia del ataque a Ucrania y le hará rendir cuentas». «Seguiremos apoyando a Ucrania», aseguró. Los demás países del bloque occidental se sumaron a la condena: Italia, Francia, Bélgica, Irlanda, República Checa, Alemania.... También España que, por medio de un comunicado del gobierno «condena enérgicamente la invasión militar de Ucrania por parte de la Federación Rusa».
El Consejo de Europa condenó el ataque y lamento que suponía «una hora oscura para Europa y para todo lo que representa». La OTAN, por medio de un comunicado, «condenó en los términos más fuertes posibles, el terrible ataque contra Ucrania».
Por el momento, la reacción occidental se limita a palabras: condenas y anuncios de sanciones, pero sólo palabras. Mientras tanto el precio del petróleo se dispara por encima de los 100 dólares el barril y las bolsas europeas se desploman.

Un futuro poco halagüeño

Las perspectivas de futuro no son halagüeñas. La OTAN sigue al margen, pero eso podría cambiar: Polonia, las repúblicas bálticas y Rumanía invocaron el artículo 4 del Tratado de Washington que establece que «las partes se consultarán cuando, a juicio de cualquiera de ellas, la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquiera de las partes se siente amenazada».
Entre los presidentes de Ucrania y Rusia se lanzan acusaciones de «nazismo»: Zelenski comparó a Rusia con la Alemania nazi y Putin, en su discurso para justificar la invasión, aseguró que «los neonazis han tomado el poder en Ucrania».
Por otro lado, Zelenski reclamó la formación de «coalición anti Putin» que obligue a Rusia a dar marcha atrás: «El mundo debe obligar a Rusia a la paz».
El temido éxodo de refugiados también ha comenzado. Si se llegará a la anunciada cifra de 5 millones de refugiados, aún no se puede saber. Pero cientos de ucranianos han atravesado la frontera con Rumanía para escapar de la guerra. También se han registrado cientos de refugiados ucranianos intentado acceder a Eslovaquia. La cifra podría aumentar ya que, el Kremlin, ha asegurado que la ofensiva durará «el tiempo que sea necesario».
Comentarios
tracking