18 de agosto de 2022

Maniobras militares Rusia Bielorrusia 8

Buques de guerra rusos en el puerto de SebastopolAFP

104 días de guerra en Ucrania

Ucrania fuerza a la flota rusa a retirarse todavía más hacia el interior del mar Negro

Rusia instala misiles en Crimea y en la costa de Jersón para mantener el bloqueo naval sin poner en riesgo los buques de su Flota del Mar Negro

Sin capacidad de incorporar nuevos buques al bloqueo naval por el cierre del Bósforo a los barcos de guerra, Rusia trata de salvaguardar su Flota del Mar Negro y ha retirado sus naves a 54 millas náuticas (100 kilómetros) de las costas ucranianas.
Según señaló la Armada ucraniana por medio de un comunicado, los ataques con misiles y drones artillados sobre los barcos rusos que bloquean el puerto de Odesa han obligado al Kremlin a tomar la decisión de retirar todavía más sus barcos mar adentro.
Rusia ya había tomado la decisión de salvaguardar sus buques y alejarlos del alcance de los misiles ucranianos Neptune tras el hundimiento del crucero lanzamisiles Moskva el 14 de abril de 2022.
Según el informe de la flota de guerra ucraniana, Rusia ha cambiado de táctica y trata de mantener el bloqueo mediante sistemas de misiles «Bal» y «Bastión» instalados en la península de Crimea y en la región de Jersón.
Además, Rusia intenta convertir la ocupada isla de las Serpientes en punta de lanza de su bloqueo naval, para lo cual está fortaleciendo su destacamento.
El informe advierte que, a pesar de la retirada de los buques rusos, «la amenaza de ataques con misiles desde el mar permanece. Desde el inicio de la invasión, los barcos y submarinos enemigos han lanzado más de 300 misiles contra el territorio ucraniano».
Apunta a que «la intensidad de los ataques de cohetes ha disminuido» y que, posiblemente, «la Federación Rusa ha empleado una cantidad excesiva de misiles modernos y se ve obligada a emplear misiles obsoletos».
A pesar de los éxitos logrados por Ucrania en el mar Negro (según el ministerio de Defensa ucraniano, han logrado hundir 13 buques rusos), la Flota rusa del Mar Negro mantiene 30 barcos y submarinos en la zona impidiendo la navegación a buques mercantes.
«Hemos privado a la Flota rusa del Mar Negro del control total sobre el área noroeste del mar Negro, que ha pasado a ser ‘zona gris’», señala el comunicado.

Batalla de Severodonetsk

La guerra en tierra se concentra en la ciudad de Severodonetsk, último reducto ucraniano del oblast de Luhansk, en el Donbás.
Tras haber recuperado un 70% de la ciudad el pasado 5 de mayo, las tropas ucranianas combaten ahora calle a calle contra los soldados rusos.
Según el ministerio de Defensa ucraniano, las pérdidas están siendo enormes en ambos bandos. Los combates se han recrudecido con gran destrucción de infraestructuras y sin un avance claro por parte de unos y otros.
Sin embargo, la situación es muy cambiante y puede dar un vuelco en cuestión de horas, como ocurrió hace dos días cuando las tropas ucranianas reconquistaron los principales barrios de Severodonetsk en un momento en que Ucrania ya daba por perdida la plaza.
En su discurso de la noche del lunes, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, informó de que las tropas ucranianas afrontan una difícil situación en Severodonetsk donde los rusos mantienen una contundente ventaja numérica.
Pese a ello, «nuestros héroes mantienen sus posiciones. Los feroces combates callejeros continúan en la ciudad».
Según un informe de las milicias prorrusas de Luhansk, los soldados ucranianos han logrado hacerse fuertes en la instalación industrial de Azot y en el aeropuerto de Severodonetsk.
Comentarios
tracking