10 de diciembre de 2022

El asalto al Capitolio de 2021, cuando más de 2.000 manifestantes irrumpieron en la sede del Gobierno estadounidense

Asalto al Capitolio de 2021, cuando más de 2.000 manifestantes irrumpieron en la sede del Congreso y del SenadoTwitter / @tomiahonen

Estas son las teorías de la conspiración que envuelven el asalto al Capitolio

Desde un involucramiento de Antifa, hasta una operación de falsa bandera del FBI, estas son las teorías que pretenden exculpar a los fieles de Trump

El 6 de enero de 2021, una muchedumbre enfurecida irrumpió en el edificio del Capitolio, en Washington DC, para protestar contra la derrota de Donald Trump en las elecciones presidenciales.
La insurrección, considerada internacionalmente como una fea demostración antidemocrática, causó la muerte de cinco personas, e incontables estadounidenses salieron heridos. La Casa Blanca fundó un comité de investigación especializado para ajusticiar a los involucrados y causantes, y ya han multado a más de 300 manifestantes.
A medida que la investigación avanza, más indicios señalan a Trump como posible agitador. Sin embargo, también han ido surgiendo teorías de conspiración, que ofrecen respuestas alternativas.

La insurrección fue culpa de Antifa

La primera en sugerirlo fue Laura Ingraham, presentadora en la cadena Fox News. A través de su cuenta de Twitter, la periodista, de afiliación Republicana, sugirió que los seguidores del movimiento militante izquierdista ‘Antifa’ podrían estar detrás de la violencia en el Capitolio.
Pero el Comité de Investigación de la Casa Blanca, que tenía sus pruebas, no tardó en desmentir las acusaciones. En diciembre de 2021, reveló que tanto Ingraham como Kilmeade enviaron mensajes de texto al jefe de personal Mark Meadows, para que intentase convencer a Trump de poner freno a la violencia.
Sin embargo, muchos Republicanos ya habían comprado la historia, y ejercían su presión en el ámbito político. Matt Gaetz, representante de Florida en el Congreso, llegó a alegar en enero que «algunos de los manifestantes que asaltaron el Capitolio eran miembros del violento grupo terrorista Antifa», ya que el ataque «tenía todos los símbolos de una provocación de Antifa».

Las protestas fueron pacíficas

Cuesta imaginar que alguien pueda describir unas manifestaciones que dejaron cinco muertos e incontables heridos como «pacíficas». Pero de nuevo, la cadena Fox News fue quién lideró el esfuerzo para causar esta impresión.
Durante las demostraciones, varios presentadores del canal enfatizaron lo «tranquilas» que estaban siendo las manifestaciones: «No parece un asalto, solo son protestas», comentaba el presentador Brett Baier, mientras que desde Washington, el corresponsal Mike Tobin alegaba que «aparte de los objetos que se rompieron en la entrada al Capitolio, no ha habido vandalismo».
«La gente como Brett Baier suavizó el terreno desde el principio, y convenció a gran parte del público de que la insurrección no fue violenta», explicó Angelo Carusone, CEO del grupo de vigilancia mediática Media Matters, a la revista americana Rolling Stone.
La idea de que la muchedumbre estaba compuesta únicamente de gente pacífica se diseminó entre el público y alcanzó el Congreso. Andrew Clyde, representante de Georgia, afirmó que aunque algunos manifestantes fueron violentos, la gran mayoría caminó por el Capitolio «de forma ordenada, permaneciendo tras las vallas, haciendo fotos y videos como si fueran turistas de visita».
En este caso, una imagen vale más que las mil palabras de Clyde.
Durante los días siguientes, emergió una fotografía que mostraba al representante de Georgia y a su equipo de seguridad apilando muebles contra la puerta de una de las estancias del Capitolio. Levantan la barricada con evidentes caras de susto, para protegerse de estos pacíficos turistas.

La operación de falsa bandera del FBI

Esta teoría emergió unos meses después de la insurrección. Tucker Carlson, otro presentador de Fox News, publicó en noviembre de 2021 un documental que argumentaba, de forma velada, que la insurrección fue «una operación de falsa bandera» organizada por el FBI «contra el pueblo».
La agencia de verificación de noticias Politifact descubrió que la acusación contra el FBI originó en un artículo especulativo, escrito por Darren Beattie, un antiguo redactor de discursos de Trump que fue despedido en 2018. Carlson encontró el artículo, le gustó la teoría, y hasta invitó a Beattie a su programa para hablar del tema.
Como las demás teorías, la suposición ascendió hasta el plano político. Primero fueron los Republicanos Marjorie Taylor Green y Matt Gaetz quienes corroboraron la acusación al FBI, y luego el propio Donald Trump.
Durante su aparición en el podcast de la influencer Candace Owens, el expresidente afirmó que miembros del FBI presionaron a la muchedumbre para que irrumpiese en el Capitolio, además de «gente de BLM, y gente de Antifa». «No dudo de que estaban allí en medio, agitando y antagonizando», agregó el Republicano.

El fraude electoral de 2020

Por último, la conspiración en el núcleo de todo: Joe Biden solo ganó las elecciones de 2020 porque hizo trampas, aunque el resultado final demostró que a Trump le faltaban 74 votos electorales, es decir, algo así como siete millones de votos normales.
Desde entonces, Trump y sus fieles se esfuerzan por encontrar pruebas que demuestren esta teoría y, de momento, no han encontrado ninguna.
Comentarios
tracking