30 de septiembre de 2022

El presidente ruso, Vladimir Putin, descamisado y a lomos de un caballo

El presidente ruso, Vladimir Putin, descamisado y a lomos de un caballoAFP

Putin, contra las burlas hacia su pecho desnudo: «sería repugnante ver a los líderes del G7 sin camiseta»

El presidente de Rusia recomendó a los líderes occidentales, actualmente sus enemigos, hacer más deporte para estar fuertes como él

Vladimir Putin, presidente de Rusia, acostumbra a dejarse fotografiar sin camiseta. A lomos de un caballo o armado con un rifle, busca dar una imagen masculina y fuerte. Sin embargo, los líderes del G7 no opinaron lo mismo cuando, durante su última cumbre, se burlaron de su afición por posar descamisado.
En Alemania, Boris Johnson sugirió, jocoso, que todos los líderes del G7 debían quitarse la ropa «para demostrar que somos más fuertes que Putin». No contento con la broma, el socarrón premier británico propuso que «enseñaran los pectorales». Justin Trudeau se sumó a la broma y recomendó «montar a caballo con el pecho al aire».
A Putin no le hicieron gracia los comentarios. Durante una rueda de prensa en Ashgabat, capital de Turmekistán, el líder del Kremlin lanzó un contraataque verbal: «No sé si se refieren a desnudarse solo hasta la cintura, o quitarse también los pantalones. De cualquier manera, creo que sería una imagen repugnante».
Recalcó la importancia de la salud y del cuidado del físico, al argumentar que «todo en una persona debería estar desarrollado harmoniosamente, tanto el cuerpo como el alma. Pero para encontrar esa harmonía, hay que dejar de abusar del alcohol y otros malos hábitos, y hacer ejercicio, entrenar, hacer deporte».
«Conozco a todos mis colegas personalmente. No estamos en el mejor momento de nuestras relaciones», admitió Putin, «pero creo que, si se lo proponen, pueden conseguir progresar en sus físicos. Pero deben trabajarlo más. Al menos están hablando de ello, lo cual ya es un paso, y los felicito», terminó, irónico, el invasor de Ucrania.
Las burlas contra Putin llegan en un momento clave de la invasión a Ucrania. Mientras las tropas de Rusia libran una batalla constante en el Donbás, para hacerse con las regiones separatistas de Donetsk y Luhansk, los líderes mundiales se reunieron, primero en Alemania para la cumbre del G7, y después en Madrid para la de la OTAN.
Allí, se aprobó el ingreso de Suecia y Finlandia en la alianza transatlántica, con lo cual se expandirá hasta tocar las fronteras de Rusia, posibilidad que aterra a Putin. El líder del Kremlin ya ha amenazado con responder de forma militar, y organizar un despliegue nuclear si la OTAN coloca bases en los países escandinavos.
Comentarios
tracking